Boletín de Angeles
Suscríbete! Todo lo que deseas saber sobre los ángeles, tarot, artículos, historias, vivencias angélicas







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 487 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA



LOS ANGELES Y LA ALIMENTACION PDF Imprimir E-mail
Escrito por DOREEN VIRTUE   

Tomado del libro Terapia Angélica

Mensaje de los Ángeles: ¿Te sorprendería saber que la vida humana puede mantenerse con una marcada reducción en el consumo de comidas? Quizá esto no te sorprende, porque tú sabes que las creencias circundan la realidad. Es solamente tu creencia en el hambre lo que crea fuertes punzadas y necesidades aparentes en tu sistema.

La comida no brinda ningún aporte moral y, sin embargo, vemos a muchos de ustedes buscando consuelo en tenedores que sostienen grandes pedazos de comida, en vez de sentir el antojo de reunirse con Dios.

Buscamos ofrecerles consuelo a esas personas con nuestra presencia sanadora, pero ¡a veces es difícil llegar a ellos! Por esta razón, les recordamos una condición a la cual ustedes llamaron en una ocasión “bendecir los alimentos.” Quisiéramos pensar que esta tradición no es algo pasado de moda, sino quizá una nueva tendencia en su horizonte.

Durante ese momento en que inclinas tu cabeza y recuerdas tu origen celestial, permites que tus ángeles nos convirtamos en tus compañeros de comida. Nos unimos a ti con una dulce melodía y mantenemos los ánimos elevados en la mesa. Puedes usar nuestra intervención en esas ocasiones, pues bendecir los alimentos es un método formal de invocarnos a tu lado. Usa cualquier método que te atraiga, querido. Lo que te suplicamos es que nos invites a tus comidas.

En los tiempos venideros, tu cuerpo se ajustará a las vibraciones de energía que te bombardeamos desde el espacio exterior a la atmósfera inmediata a la Tierra. La comida es conductora de energía y por eso tu cuerpo la asimila de muchas maneras. Una forma es la transmisión de información del suelo de la Tierra a la percepción de tu mente. La Tierra te habla a través de sus retoños: las plantas vivas que comes.

Considera las siguientes palabras: tus comidas son como una reunión en donde se intercambian mensajes e ideas, incluso sin que seas consciente de ello. Hablamos de lo que se encuentra en el plano invisible, y aun así sentimos que es hora de compartirlo contigo. Pues la Madre Tierra te llama para que escuches sus gritos y, no obstante, su llamada se atenúa cuando comes en abundancia, pero no en abundancia de los frutos que provienen de su suelo viviente.

En el tiempo que te toma comercializar sus plantas en variaciones infinitas, podrías llamar a la Tierra tu hogar con ternura y cuidado. Una caminata sobre la hierba sin zapatos, sentir el encanto de recostarte bajo un roble, o dejarte llevar suavemente por el viento puede reconectar tus vibraciones energéticas con las transmisiones que te son enviadas en ese momento.

El agua también transmite mensajes esenciales. Bebe más agua de lo que haces y consúmela sagradamente de la forma más natural que te pueda ocurrir. Lo que queremos decir es que sus fuentes más puras de plantas, minerales y vitaminas esenciales, provienen de la naturaleza en su forma más original. No hay guisado que pueda ofrecerte más de lo que puede hacer la Madre Tierra.

Conserva entonces tus herencias antiguas regresando a tus plantas y, mientras las consumes, escucha. Escucha. Escucha en silencio. Oye el mensaje amoroso de las plantas ofrecido desde sus raíces, sus tallos, sus semillas. Presta mucha atención a lo que escuchas en tu corazón y en tu mente, y honra su mensaje de amor.

Te puedes sentir atraído a realizar tu misión a través de esta noble forma de alimentarte. Sabemos que esto puede crear un poco de conmoción inicial a aquellos que buscan seguridad y alivio a través de medios más tradicionales. Queridos, les decimos la verdad: buscar seguridad en lugares pasados de moda ¡no es la salida!

Tu seguridad, la seguridad de tus niños es garantizada por la atención cuidadosa e inmediata prestada al reino vegetal. Pasa más tiempo en suave serenidad, y si no escuchas nada, ¡pídenos ayuda! Deseamos que escuches los gritos de la Tierra, no para que te reproches ni te sientas culpable por lo que los seres humanos parecen haber hecho. ¡No! Eso no ayudaría en nada. Deseamos que escuches y veas lo que tus Ángeles sabemos que es verdad: que no es demasiado tarde para salvar a la Madre Tierra. Ella busca armonizar contigo en sus grandes extensiones de belleza y en sus paisajes desérticos. Ella te dirá lo que necesita alivio. Pero nadie puede ser obligado a escuchar lo que ha decidido no oír. Ese es tu derecho, tu libre albedrío.

Solamente te pedimos que vayas a tu corazón, y en el amor te reconectes con el ser divino que realmente te ama: tu madre y tu planeta. Y si sigues su guía todo volverá a ser más natural para ti. Y anhelarás alimentos que reflejen esta imagen tuya como un ser natural. Es tu esencia. Es tu vida.

 

 


Banner