Boletín de Angeles
Suscríbete! Todo lo que deseas saber sobre los ángeles, tarot, artículos, historias, vivencias angélicas







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 512 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA



CONFIA EN LOS ANGELES PDF Imprimir E-mail
Escrito por DOREEN VIRTUE   

Tomado del libro Terapia Angélica

“Sabía que eso era lo que mis ángeles me estaban diciendo!”...Mis clientes repiten esta frase prácticamente a diario en una forma u otra. Cuando les transmito lo que escucho que dicen sus ángeles, a menudo admiten que ya estaban conscientes de este consejo. Puede ser que los ángeles le hayan sugerido a mi cliente que deje su empleo, que cuide mejor de su cuerpo, que perdone a su padre o que se mude a otro lugar. Con mucha frecuencia, mis clientes admiten la sabiduría del consejo angélico, luego añaden un "pero…"
“Pero no tengo suficiente tiempo o dinero”
“Pero podría sentir que he fracasado y sentirme humillado, y las cosas estarían peores que ahora”.
“Pero, ¿qué tal que los ángeles estén equivocados?”
“Pero, ¿qué tal que Dios esté tratando de embaucarme hacia una vida de pobreza, austeridad y sufrimiento?”

Al igual que la Ley del Libre Albedrio impide que los ángeles lo ayuden a menos que lo pida, la misma ley infiere que tenemos el derecho de aceptar o rechazar la ayuda angélica que nos es ofrecida. La mayoría de nosotros no rechazaría conscientemente la ayuda de un ángel. No obstante, podemos permitir por error que el miedo nos convenza de que no debemos aceptar los bienes ofrecidos.


Después de todo, muchos de nosotros crecimos aprendiendo que no es correcto aceptar regalos gratis. Pueden habernos regañado por no decir “gracias” cuando alguien nos ofreció un regalo. O quizá aprendimos: “No recibes algo sin dar nada a cambio”, y sentimos sospechas cuando alguien, incluso un ángel, nos ofrece ayuda. Podríamos preguntarnos: “Dónde estará la trampa?” como si Dios nos pidiera que le devolviéramos el favor en forma que tienen que ver con sufrir o pasar dificultades.

¡Usted merece la ayuda de Dios y de los ángeles!
Usted es un hijo precioso y sagrado de Dios, y todos merecemos cosas buenas. Si usted tiene o tuviera hijos, ¿no desearía lo mejor para ellos? Además, tenga en cuenta que nuestro ser superior está eternamente conectado con Dios. Por lo tanto, en esencia, cuando Dios nos da, se está dando a Sí mismo. Jamás piense que los ángeles están demasiado ocupados para ayudarlo. No crea ni por un momento que sus necesidades son demasiado triviales o insignificantes para que el reino del cielo intervenga. Esto sería solamente nuestro ego inferior alejando la ayuda, debido a sus sentimientos arraigados de indignidad. Su verdadero ser sabe que usted es muy, muy valioso. Su verdadero ser sabe que todos somos parte de la perfección que es Dios.

Si se siente extraño pidiendo y aceptando la ayuda divina, pídale a sus ángeles que lo ayuden a cambiar esa tendencia. Ellos pueden sanar la baja autoestima y cualquier característica de su personalidad que lo haga sufrir. Alejan gustosos cualquier obstáculo que bloquee su total realización, que es su herencia divina de nacimiento, regalo de su sagrado Creador.
 

 

 


Banner