Boletín de Angeles
Suscríbete! Todo lo que deseas saber sobre los ángeles, tarot, artículos, historias, vivencias angélicas







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 500 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA



RABIA: UNA MIRADA ANGELICAL PDF Imprimir E-mail
Escrito por DOREEN VIRTUE   

Tomado del libro Terapia Angélica

Canalización Angélica por Doreen Virtue: Cuando estás rojo de ira como la lava, si te dijéramos entonces que extingas tus verdaderos sentimientos y ocultes el mal que te han hecho, lo único que lograríamos sería que te descompusieras de la rabia. Pequeño, te sientes herido, y ¿quiénes somos nosotros para decirte que estás equivocado? En verdad, eres un hijo sagrado de Dios y jamás te equivocas. Sin embargo, puedes haberte confundido momentáneamente en la perspectiva que hayas asumido respecto a la verdad.


Déjanos explicarte: puede ser que hayas creído que otra persona te ha dejado de amar, o que creas en la desaprobación o en el desamor de alguien por ti. Esto, como sabes muy en tu interior, es imposible. No hay amor que pueda ser despojado a alguien que comparte todo lo sagrado del mundo. Cuando te sientes lleno de ira, solo estás discutiendo contigo. La lava fluye en tu interior sobre las rocas de tu conciencia, y el dolor y el sufrimiento te hacen hervir de ira ante el profundo dolor de que alguien te ha hecho tanto daño.

“Cómo es posible que no sepan el daño que me causan?” gritas en silencio en el abismo de tu pecho, llorando, deseando, anhelando una resolución a tu dolor. Quieres que los demás sepan la profundidad de tu pena. Quizá deseas incluso que la otra persona sienta por un momento tu dolor para que puedas comprender la profundidad de tu aflicción.

Te repetimos enfáticamente que esta batalla es contra ti y en tu propia mente. Querido hijo de Dios, ¿verdaderamente deseas vivir en un campo de batalla? Por  supuesto que no, ningún ángel enviado aquí a la tierra ha deseado jamás tener conflicto alguno. Fuiste concebido para que vueles por encima de la ira y la veas como si fuera un río enfurecido, un flujo constante de energía por debajo de ti, no en tu interior.

Puedes crear un espacio en tu interior ahora mismo en donde reine la paz. Incluso si no estás listo para liberarte de tu ira, puedes acordar con facilidad la creación de una cavidad que te ofrece un espacio al lado de tu ira. Observa esa cavidad, como un espacio de aire bajo el agua, danzando a su propio ritmo de paz. Obsérvala llena de un dolor encantador, como una burbuja de aire nadando en círculos a su propia y festiva manera. Mientras te deleitas en esta alegría en tu interior, puedes visualizarte nadando dentro de esa burbuja en tu parque interior.

Siente cómo te diviertes ante la libertad de surcar tu propio espacio interior. Lánzate a una maravillosa aventura en donde las preocupaciones sobre tu seguridad se sienten en las sillas traseras dejando paso a la certeza absoluta de que estás a salvo eternamente. Siente lo bien que esta libertad luce ante ti, lo natural que es nadar en océanos de seguridad. Cuando te sumerges en esta conciencia de libertad, también eres libre de escoger otros pensamientos que floten alegremente a rienda suelta y con encanto.

Tu libertad proviene de ver que nadas por la vida rodeado de peces ángel en vez de tiburones. Estás nadando en círculos de semejantes, y estás rodeado de otros seres que son exactamente iguales a ti. Ten compasión por aquellos en tu círculo, sabiendo que ellos van por el camino inocentemente como tú. Si uno, o más de ustedes, nada ocasionalmente interponiéndose en tu camino, ¿puedes perdonarlo y seguir nadando en libertad? ¿O te dejas sobrecoger e hipnotizar por su aparente falta de orden, y te quedas petrificado con la mirada fija en el pasado? Deseas flujo y armonía, y esto requiere absolutamente poner tu atención en el aquí y ahora.

Estamos aquí para ayudarte a poner en orden divino y en armonía la danza de tu vida y de tus relaciones. Mira a tu alrededor con tus ojos internos ahora mismo, y comprenderás que tus ángeles nadamos contigo en perfecta armonía como un hermoso banco de peces. Estamos conectados divinamente por las ideas que orquestan nuestro movimiento sincronizado sin esfuerzo ni preocupación. Fluye con nosotros incesantemente, y atraparemos tus ocasionales lapsos de memoria como tu verdadera identidad. Te rodearemos y te guiaremos en una danza continua de gloria hacia Dios y hacia toda la humanidad.

 

 


Banner