Boletín de Angeles
Suscríbete! Todo lo que deseas saber sobre los ángeles, tarot, artículos, historias, vivencias angélicas







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 386 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA



¿QUE ES LA LUZ? PDF Imprimir E-mail
Escrito por JULIANA ACOSTA   

La luz es el origen de la creación, es todo contenido en una partícula que destella inmensos brillos y genera la amalgama de colores. Respira mi niña, que aquí estamos. La luz es el motivo de la existencia de sus almas, porque fueron creados en medio de una explosión Divina.

Nos explicamos: cuando la esencia decidió reproducirse, creo una explosión de sus propias energías y se manifestó  un residual divino. Cada una de sus partículas conservo sus propiedades de manifestación divina y, por ende, tiene la capacidad de desarrollar las propiedades del Señor. 

En la luz, cada partícula tiene el destello en todo su esplendor, lo que significa que puede vislumbrar la amalgama completa. Cuando las partículas reciben sus corporalidades, pierden la capacidad de ver el espectro en su totalidad. Cada una cumple las funciones de la totalidad y tiene la capacidad de expresarse de acuerdo con sus propios mandatos. Veras: esto es lo que se  conoce como materialización de la energía, porque la materia no es más que luz concentrada, energía condensada. 

Mi niña no te desesperes. Nos canalizas a tu ritmo, estamos aquí y no hay porque correr. Diles que la luz contiene todo, porque es la verdad y la verdad tiene diferentes matices, pues se dice de acuerdo con las interpretaciones de quienes la emiten. Entonces, la luz, como la verdad, tiene diferentes colores y aquí se abre paso a la pluralidad, a la diversidad, a lo opuesto. No hay absolutos, mi niña, porque la esencia es grande, magnánima e infinita.

Muchas veces los Ángeles se manifiestan de forma de destellos de luz. Es como si una  cámara me tomara fotos de forma acelerada, con una especie de flash enorme que me baña con su luz. Son bombardeos de luz que pasan de inmediato y cada vez que los experimento me sorprende con su intensidad, porque es brillante, potente y muy expansiva.

Es una clase de luz que no he visto en mi vida diaria y, cuando pasa el efecto, compruebo cuan oscuro es nuestro mundo, porque aunque lo iluminemos, no se asemeja a la luz que irradia el mundo espiritual. Me pregunto que hay más allá de esa luz, que es eso que no podemos ver con nuestros ojos y comprendo que quizás no estamos listos para ver tanta claridad, porque cuando vemos de frente el sol, nuestros ojos no pueden mantenerse abiertos y buscan un refugio. Mientras vivimos nuestras experiencias humanas, nuestra capacidad para ver la luz es limitada, mas esto no quiere decir que la luz no exista.

Los Ángeles nos están diciendo que la luz es el señor y que todos fuimos creados de la misma luz y, por eso, podemos alcanzar sus destellos. Si la luz contiene todos los colores, quiere decir que los colores en si no existen, sino que son otra creación de nuestras capacidades humanas. Esto simboliza la diversidad, la aceptación de Dios por de lo diferente, porque él es limitado.

Todos somos luz y nos manifestamos de diferentes maneras o colores. Si la variedad es la condición de la misma luz, nuestro objetivo es aprender a encontrar nuestro propio color y, con esto, expresar nuestra propia verdad y no la de los demás. Encontrar la luz significa rendirse a los procesos de la vida y determinar los aprendizajes personales. Son expresiones efímeras las que deben someter la fuerza de su espíritu, pero como en toda experiencia el resultado final es lo que cuenta y, una vez evaluada la lección que se enfrentó, son llamados a continuar el camino.

Han observa que el punto de avance es el sendero del alma es quizás el punto que más necesita afianzarse en este recorrido. Son llamados a continuar, a expandirse, a brillar. Cuando son llamados a avanzar sus vidas con pasos afirmados y seguros, deben tener la plena convicción de que el señor los guiara en sus andares.

Cada persona está hecha de luz y existe gracias  a ella. Cada humano posee la luz en su interior y puede activar esa fuente siempre que lo desee. Mantenerse en la  luz es el don que nos ha dado nuestro padre caminar y vivir siguiendo los destellos divinos. La luz es la fuente que permite renovar nuestra reacciones de energía cuando nos sentimos agotados; es inagotable e infinita, así que no dudemos en convocarla con frecuencia, porque es Dios y nos llama para que nos contagiemos con sus rayos, nos rodeemos de sus destellos y nos fortalezcamos.

La luz tiene la capacidad de desvanecer la oscuridad, porque cuando se manifiesta, es tan poderosa que es posible ver de inmediato. Recordemos que la luz es el fin de las tinieblas, es el comienzo de nuestros días y de nuestra existencia. Desde que nos despertamos, nos vemos enfrentados a un bombardeo de elecciones que debemos hacer. Cada decisión nos mostrara un camino particular y tendrás unas consecuencias determinadas. ¿Por qué no elegimos el camino que nos llevan a la luz? Son infinitos y se abrirán en el momento en que los tómenos.

Estos senderos están llenos de seres formados de amor, dispuestos a ayudarnos en nuestros recorridos; solo tenemos que llamarlos y pedirles su asistencia. Los caminos del amor nos permiten permanecer en la luz, aun cuando nos vislumbramos con claridad  hacia donde nos dirigimos, porque la luz es creativa y, para manifestarse, utiliza un sin número de recursos; por eso, se nos pide paciencia. 

Mantenerse en la luz significa dar paso al Señor en nuestra vida cada día; es estar en paz con nosotros mismos y con el universo que hemos creado; es proyectar esa luz interior que nos conforma y extenderla a todos nuestros actos y a todas las personas que forman parte de nuestra existencia. Recordemos que cada decisión y cada situación que enfrentamos nos ofrecen la posibilidad de seguir la luz o crear tinieblas.

El objetivo de nuestro recorrido corporal y de la encarnación del espíritu es encontrar un estado de paz en medio de las condiciones apremiantes que las capacidades humanas nos ofrecen; por eso, el Señor nos enseña métodos y formas para vivir desde la luz. Cada día más personas despiertan su espiritualidad y recuerdan las maneras de estar en contacto con Dios  y con la parte de su esencia que reside en cada uno. Todos estamos en capacidad de activar nuestra luz y de perpetuarla en los demás. Todos y cada uno de nosotros podemos hacerlo desde nuestras vidas.

Salgan de las cuevas de esas cavernas formadas por la mente y el miedo y observen que existen otros caminos que nos brindan paz. Este es un llamado universal del Señor. No les está diciendo que dejen la vida  a un lado y se vayan en su búsqueda a lugares remotos, sino que abran los ojos a la realidad, porque  todos tienen el compromiso de vivir de manera responsable y hacer que cada una de las vivencias sea una forma de expresar la grandeza del Señor.


 

 


Banner