Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Online
Tenemos 421 invitados conectado(s)


EL PODER DE LA FIBRA PDF Imprimir E-mail
Escrito por ALEJANDRO SEGEBRE   

“La capacidad de la manzana para bajar el colesterol, los triglicéridos y el azúcar lo posee su fibra: pectina”


El primer y más significativo apunte que hay que tener en cuenta es que el más importante alimento que existe en el planeta tierra es la fibra, porque baja el colesterol y triglicéridos, atrapa la grasa en los intestinos, limpia las arterias coronarias, drena el sistema linfático, baja el azúcar, baja de peso, elimina el estreñimiento, celulitis y hemorroides y posee un alto poder anticancerígeno.

La fibra está en la cáscara de los granos y los cereales, de la cubierta externa, del afrecho, de la membrana externa de los vegetales, del pellejo, bagazo, residuo, hilacha, salvado y bran, que poseen los alimentos del reino vegetal. Que quede bien claro: toda fibra pertenece al reino vegetal, razón por la cual fuimos diseñados para ser vegetarianos.



A pesar de que existen diferentes tipos de fibra, todas tienen la capacidad de aliviar cualquier problema digestivo y de mejorar el funcionamiento de los intestinos (colon) y eliminar el estreñimiento. El requerimiento de fibra que necesita nuestro cuerpo diariamente es de 50 gramos, lo que nos proporciona un poder anticancerígeno de más de un 60%. Especialmente en los del colon, pulmón, mama, recto, boca, esófago, estómago, ovario y endometrio. Para cumplir con ese requerimiento, tendríamos que comer 10 naranjas diarias, cada naranja tiene 5 gramos de fibra.

Además, es importante consumir un suplemento diario que contenga fibra y el más recomendado es la cáscara de una semilla india llamada ‘zaragatona’, que pertenece a una planta llamada PLANTAGO OVATA, que posee mucílago, un tipo de fibra. Cuando el  mucílago entra en contacto con el agua se infla y se forma una especie de gel o gelatina que tiene la capacidad de proteger la pared del tubo digestivo (mucosa) del ácido producido en el estómago y aumentar el bolo fecal para que este se deslice más fácilmente o ruede por las paredes del colon hacia el recto, eliminando así el estreñimiento y las hemorroides.

En la cáscara de los granos (lenteja, arveja, garbanzo, fríjol blanco, rojo, cabecita negra, cargamanto, soya) existen dos compuestos llamados lignina y ácido fítico, que tienen poder antitumoral, anticancerígeno y antioxidante. Cuando la lignina se combina con la bilis, en el intestino delgado, se retrasa la absorción de las grasas evitando que el colesterol pase a la sangre, que el hígado se vuelva graso y que se formen cálculos en el hígado y la vesícula biliar.

Los azúcares que contienen las cáscaras de los granos se fermentan en los intestinos por las bacterias presentes, y forman ácidos grasos de cadena corta como butiratos, acetatos y propionatos, los cuales bloquean el crecimiento de cándida (hongo blanco) en el intestino. Además, el butirato bloquea el crecimiento de cáncer de colon.

La capacidad de la manzana para bajar el colesterol y el azúcar lo posee su fibra llamada pectina. Además, elimina metales tóxicos como plomo y mercurio y residuos de radiación. Los cálculos de la vesícula biliar, que son de puro colesterol, se pueden ablandar y disolver por el ácido málico y tartárico contenido en las manzanas. Además, evita el crecimiento de bacterias que producen fermentación y ácido en el colon.

Receta infalible: jugo de zanahoria y manzana. Sirve para limpiar el colon, bajar triglicéridos, colesterol, eliminar celulitis y estreñimiento. Tomar 8 vasos de agua al día. Los ingredientes que necesitas para preparar el jugo son: una zanahoria pequeña, una manzana roja pequeña, un pedacito de cristal de sábila sin la concha y otro de jengibre. Los jugos son bien licuados, sin azúcar y sin colarlos. La cantidad de ingredientes mencionados en la receta son para un solo vaso de jugo, el cual se debe preparar, preferiblemente, antes de consumirlo. Si no se puede, mantenerlo refrigerado en la nevera, máximo por un día, es decir, no preparar el jugo de un día para otro.
 

 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner