Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.






Banner

 



ALIMENTOS Y ZUMOS TERAPÉUTICOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por DANIEL REID   

Tomado del libro El Tal de la Salud, el Sexo y la Larga Vida

Los alimentos y zumos terapéuticos que se enumeran a continuación están clasificados según sus  afinidades naturales y sus efectos terapéuticos sobre los seis principales aparatos del organismo: el digestivo, el excretor, el respiratorio, el circulatorio, el nervioso y el reproductor. Dentro de cada apartado, los alimentos y zumos se enumeran según las enfermedades y estados degenerativos que contribuyen a curar y prevenir. Todos los alimentos terapéuticos deben consumirse tan frescos como sea posible, sin combinaciones incompatibles con otros productos, y todos los zumos deben tomarse al natural e inmediatamente después de su extracción.


•    Aparato digestivo: estómago, intestinos, hígado, vesícula biliar, páncreas.

Gastritis. Trastornos estomacales debidos a un exceso de gases y ácidos formados por combinaciones de alimentos incompatibles, especias estimulantes, alcohol, café y otros irritantes.
Yogur: Calma la inflamación; neutraliza los gases y ácidos tóxicos; favorece una digestión eficaz. Yogur natural únicamente, aunque si lo desea puede añadirle un poco de melaza.
Zumo de zanahoria, remolacha y pepino: Poderosa mezcla alcalinizante; neutraliza la acidez de
estómago; favorece la digestión en un estómago estancado; 10 partes/ 3 partes/ 3 partes, 1/2 litro al día.
Vinagre de sidra de manzana: Contiene ácido málico (todos los demás vinagres contienen ácido acético), que es muy beneficioso para la digestión; equilibra el pH del estómago; 2 cucharaditas de café en un vaso de agua, veces al día, según necesidades.
Otros alimentos beneficiosos: Almendras, melaza, manzana cruda, tomate crudo, papaya.

Obesidad. Un exceso de tejido adiposo depositado por todo el cuerpo, especialmente en abdomen, muslos y nalgas, y debido a un excesivo consumo de féculas y azúcares refinados y al consumo habitual de combinaciones de alimentos incompatibles; en ocasiones, la obesidad se debe a trastornos glandulares, pero tales trastornos también suelen ser resultado directo de los malos hábitos alimenticios, de modo que pueden corregirse con esta misma terapia nutricional; el ayuno y las irrigaciones colónicas resultan muy valiosos como primera medida para corregir la obesidad y los trastornos glandulares, seguidos luego por la terapia nutricional.
Zumo de zanahoria: El zumo de zanahorias crudas limpia de desechos todo el canal digestivo, desintoxica el hígado y equilibra el sistema endocrino, todo lo cual ayuda a curar y prevenir la obesidad; 1 litro al día.
Zumo de zanahoria, remolacha y pepino: Un importante síntoma de la obesidad es la acidosis de la sangre y los tejidos; esta mezcla presenta poderosas propiedades alcalinizadoras en la corriente sanguínea y los riñones, con lo que favorece la eficacia del metabolismo y la excreción de desechos; 10 partes / 3 partes / 3 partes, l litro al día.
Zumo de col: El zumo de col cruda limpia el estómago e intestino superior de desechos putrefactos, con lo que mejora la función digestiva y facilita una rápida eliminación; mezclar con zumo de zanahoria a partes iguales, 1/2 litro al día.
Otros alimentos beneficiosos: Todas las frutas y verduras crudas, que proporcionan las enzimas activas, minerales orgánicos alcalinos y fibra que hacen falta para el buen funcionamiento digestivo y metabólico.

•    Aparato excretor: colon, riñones, vesícula biliar, ganglios linfáticos, piel

Alergias. Urticaria, sarpullidos, nariz chorreante y otras irritaciones consecutivas al consumo de determinados alimentos, por lo general alimentos naturales crudos; los alimentos crudos poseen excelentes propiedades desintoxicantes, capaces de provocar una excreción catártica de toxinas acumuladas, generalmente a través de la piel (por ejemplo, la bilis anaranjada que se excreta por la piel tras la ingestión de grandes cantidades de zumo de zanahoria); estas «alergias» desaparecen por completo cuando el cuerpo queda desintoxicado a fondo; el ayuno y las irrigaciones colónicas son los mejores métodos para iniciar este proceso, seguidos luego de terapia nutricional.
Zumo de zanahoria: Desintoxica el hígado, el estómago y el canal intestinal; equilibra el pH en todo el organismo; 11 1/ 2 litros al día. Zumo de pepino: Limpia la sangre y los riñones de ácidos y otras toxinas, con lo que favorece la excreción de desechos; equilibra el pH; Puede mezclarse con zumo de zanahoria, 1 litro al día.
Aceite de germen de trigo: Rico en inositol, que favorece el metabolismo de las grasas, evitando la acumulación de desechos tóxicos; mejora la absorción del oxígeno en la sangre, lo cual facilita la función metabólica.
Otros alimentos beneficiosos: Zumo de limón o pomelo (sin azúcar) en agua destilada; yema de huevo cruda; zumo de patata crudo; infusiones de cebada.

Estreñimiento. El excesivo consumo de alimentos cocidos y desvitalizados, sobre todo en combinaciones incompatibles, produce un entorpecimiento de la función intestinal y causa estreñimiento crónico; el colon se llena de heces y subproductos tóxicos de la fermentación y la putrefacción, lo que perjudica la peristalsis, irrita el colon y a la larga intoxica por ósmosis la corriente sanguínea; la primera medida para corregir el estreñimiento son las irrigaciones colónicas, seguidas de terapia nutricional.
Melaza: 2 cucharaditas en agua tibia, dos veces al día.
Espinaca: La espinaca cruda es el mejor remedio natural para los intestinos perezosos e irritados; como zumo, mezcle 6 partes de espinaca con 10 partes de zanahoria, 1 litro al día.
Zanahoria: Las personas con estreñimiento crónico deberían consumir diariamente zanahoria cruda rallada, complementada con 1 litro de zumo de zanahoria.
Otros alimentos beneficiosos: Papaya; calabaza; manzana cruda; plátano maduro; almendra cruda.

•    Aparato respiratorio: pulmones, bronquios, garganta, nariz, senos nasales

Asma. Es una grave dificultad para respirar debida a la incapacidad de expulsar por completo el aire viciado de los pulmones; las acumulaciones de mucosidades en los pulmones y el consiguiente bloqueo de las vías respiratorias impiden la salida normal del aire, aunque no su entrada; las principales causas dietéticas son la leche pasteurizada y las féculas refinadas.
Rábano picante y zumo de limón: Los potentes efluvios del rábano picante recién rallado disuelven las mucosidades de los bronquios y senos nasales de forma rápida y eficaz; la mezcla con zumo de limón fresco dobla su eficacia; llene un tazón con rábano picante recién rallado, añada el suficiente zumo fresco de limón para formar una pasta y tome 1/2 cucharadita 2-3 veces al día, según convenga.
Zumo de zanahoria y rábano: El zumo de rábano fresco posee efectos semejantes al rábano picante, pero más suaves; aun así, es demasiado fuerte para beberlo solo, y debe combinarse con zumo de zanahoria, 5 partes de rábano por 11 de zanahoria, 1/2 litro al día.
Otros alimentos beneficiosos: Ajo, Arándanos, Aceite de germen de trigo; semillas de calabaza; semillas de girasol; zumo de apio; nabos; espinacas crudas.

Gripe. La gripe se debe principalmente a un aumento en la vulnerabilidad del cuerpo ante los gérmenes de la gripe, debido a una intensa toxemia del organismo que resulta de la excesiva retención de desechos tóxicos, que disminuyen la inmunidad; la gripe está más extendida en invierno porque en esta estación el cuerpo excreta los desechos más lentamente y la gente suele comer menos alimentos frescos y crudos; los tejidos intoxicados, principalmente en el aparato respiratorio, se convierten en caldo de cultivo para las bacterias patológicas transportadas por el aire; como en todos los trastornos semejantes, la primera medida eficaz consiste en un breve ayuno terapéutico con irrigaciones colónicas a diario para eliminar la causa de la toxemia, siguiendo luego con terapia nutricional.
Zumo de zanahoria, apio, perejil y espinaca: Esta mezcla es riquísima en potasio, que reduce rápidamente la acidez de todo el organismo e inicia así el proceso de desintoxicación necesario para la curación y el restablecimiento completos; esta mezcla contiene también toda la gama de minerales orgánicos y demás nutrientes que hacen falta para sustentar a los pacientes convalecientes, sin necesidad de atiborrarlos con alimentos sólidos; 8 partes / 4 partes/ 2 partes / 4 partes, 1/2litro al día, repartido en pequeñas dosis a lo largo de todo el día.
Otros alimentos beneficiosos: Zumo de lechuga; zumo de zanahoria y rábano; puré de limón entero; zumo de pomelo (en agua destilada tibia); agua destilada tibia.

Tos. La tos está causada principalmente por un esfuerzo del cuerpo por librarse de un exceso de mucosidades tóxicas a través de los pulmones y los bronquios; las toxinas irritan la delicada mucosa de la garganta, provocando el reflejo de toser.
Piña tropical: La piña madura contiene la enzima proteolítica bromelina, que digiere las células enfermas y los microbios extraños presentes en la garganta; el mismo uso que en la amigdalitis.
Rábano picante y zumo de limón: Para la tos acompañada de intensa congestión mucosa en pulmones y senos nasales; el mismo uso que en el asma.
Otros alimentos beneficiosos: Zumo de pomelo o de naranja; tomates crudos; ajo crudo; zumo de zanahoria y rábano (como en el asma).

•    Aparato circulatorio: corazón, pericardio, vasos sanguíneos

Arteriosclerosis. Endurecimiento de los vasos sanguíneos debido a una deficiencia de calcio orgánico y de otros minerales orgánicos esenciales, y a un exceso de calcio inorgánico y colesterol, derivado principalmente de los alimentos desnaturalizados, especialmente la leche pasteurizada, los huevos cocidos y las carnes grasas demasiado cocidas; estos depósitos de calcio inorgánico y colesterol se acumulan constantemente, endureciendo los vasos sanguíneos, reduciendo su diámetro y  permitiendo la formación de coágulos.
Zumo de zanahoria, apio, perejil y espinaca: Alcaliniza la corriente sanguínea; elimina depósitos de los vasos sanguíneos; 8 partes / 4 partes / 2 partes / 4 partes, '/2 litro al día.
Ajo: Purifica la sangre y elimina las acumulaciones de depósitos inorgánicos de las paredes de los vasos sanguíneos, con lo que restaura la elasticidad y el libre flujo de la sangre.
Zumo de remolacha y zanahoria: La remolacha cruda purifica la sangre y fortalece el plasma sanguíneo, mejorando la capacidad de transportar oxígeno; es mejor mezclada a partes iguales con zumo de zanahoria, ½ litro al día.
Otros alimentos beneficiosos: Espinacas crudas; apio; lechuga; uvas negras; semillas de calabaza; tomates crudos; algas (kelp).

Presión sanguínea (alta). Excesiva presión de la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos, debida principalmente a dietas de alimentos desnaturalizados y excesivamente cocidos, que producen depósitos de minerales inorgánicos y colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos, estrechándolos y aumentando la presión de la sangre; también puede deberse a la excesiva retención de subproductos tóxicos de la putrefacción de las proteínas en el tracto digestivo y el hígado.
Zumo de zanahoria, apio, perejil y espinaca: Los mismos beneficios y utilización que en la arteriosclerosis, que por lo general suele ir acompañada de alta presión sanguínea.
Espinaca: La espinaca cruda corrige los desequilibrios del pH en el torrente sanguíneo y canal digestivo, eliminando así una importante fuente de los desechos tóxicos que dejan depósitos en las paredes de los vasos sanguíneos y elevan la presión.
Zumo de remolacha y zanahoria: Los mismos efectos y utilización que en la arteriosclerosis.
Melaza: Fortalece y equilibra el torrente circulatorio, eliminando los estados tóxicos que provocan la
hipertensión; 2 cucharaditas en una taza de agua tibia, dos veces al día.
Otros alimentos beneficiosos: Ajo crudo; aceite de germen de trigo; germen de trigo, pacanas; semillas de girasol; tomates crudos; algas (kelp); lecitina.

Dolor de Cabeza. Existen muchas clases distintas de jaqueca, pero la mayoría se debe principalmente a una excesiva presión en los minúsculos capilares que riegan el cerebro; esta presión está causada por la presencia de impurezas en la sangre, que no sólo bloquean los capilares sino que también privan al cerebro de oxígeno y glucosa.
Espinaca: La espinaca cruda, entera o en zumo, purifica la corriente sanguínea y favorece la producción de hemoglobina, favoreciendo así el suministro de sangre y oxígeno al cerebro.
Zumo de zanahoria, remolacha y pepino: Esta mezcla destruye los cristales ácidos de los riñones, mejorando así su capacidad para limpiar la sangre de esas impurezas que suelen provocar jaquecas cuando llegan al cerebro; también purifica la sangre y favorece la producción de hemoglobina, aumentando el suministro de oxígeno al cerebro; 10 partes / 3 partes / 3 partes, 1/2 litro cuando se anuncia una jaqueca.
Lecitina: Un 20 por ciento del tejido cerebral está compuesto por lecitina, que, cuando se toma en combinación con vitamina C, produce un notable efecto rejuvenecedor sobre el cerebro; la lecitina orgánica también elimina los depósitos de colesterol inorgánico de las arterias coronarias, mejorando así el suministro de sangre oxigenada al cerebro; la lecitina líquida extraída de la soja es la variedad más recomendable.
Ajo: El ajo crudo es uno de los mejores limpiadores de los vasos sanguíneos que existen en la
naturaleza; tomado junto con la lecitina, no sólo elimina los estados tóxicos que suelen ser causa de las jaquecas sino que también mejora la memoria, la capacidad de aprendizaje y otras funciones mentales.
Otros alimentos beneficiosos: Zumo de lechuga; melaza; pacanas; germen de trigo; semillas de girasol; yemas de huevo crudas (por su lecitina y colesterol orgánico).

•    Sistema nervioso: cerebro, nervios, ojos


Hipertensión. Además del estrés y otros factores psicológicos, la hipertensión está causada por la irritación de diversos centros nerviosos debido a una deficiencia nutricional, retención de desechos tóxicos y falta de elementos alcalinos orgánicos; por ejemplo, la hipertensión crónica que conduce a arrebatos de violencia se ha podido curar en muchos pacientes mediante la administración de dosis suficientes de niacina (vitamina B3); la piridoxina (vitamina B6) en forma orgánica alivia la hipertensión asociada con el estrés nervioso.
Levadura: La levadura activa disuelta en una taza de agua tibia y tomada con el estómago vacío proporciona una abundante dosis de las principales vitaminas B en forma orgánica; la levadura de cerveza, aunque más agradable al paladar, está técnicamente «muerta» y, por tanto, no es una fuente tan potente de elementos nutritivos; 1 paquete pequeño de levadura activa granular eh una taza de agua tibia, dos veces al día.
Lecitina: La lecitina orgánica, el componente más fundamental del tejido cerebral y nervioso, puede tomarse como extracto líquido obtenido de la soja o en las yemas de huevo crudas.
Aceite de germen de trigo: La mejor fuente natural de vitamina E orgánica, que es esencial para una óptima función nerviosa; 1 cucharadita al día después del desayuno, otra después de la cena.
Zumo de zanahoria, remolacha y pepino: Alcaliniza los riñones y la sangre, con lo que elimina el exceso de acidez que suele ser causa contribuyente de la hipertensión; también proporciona minerales orgánicos y enzimas activas que favorecen las funciones nerviosas; 10 partes / 3 partes / 3 partes, 1litro al día.
Otros alimentos beneficiosos: Zumo de zanahoria; zumo de apio; melaza; germen de trigo; uvas negras; albaricoques; semillas de albaricoque (por la vitamina B„); hojas de nabo.

Insomnio. Incapacidad de conciliar el sueño debido a la tensión nerviosa y/o a un exceso de acidez en el organismo.
Melaza: Además de aportar hierro, cobre y potasio, la melaza es rica en calcio y piridoxina orgánicos, que favorecen las funciones nerviosas; el calcio orgánico es bien conocido como inductor del sueño; un vaso de leche pasteurizada no proporciona calcio orgánico al cuerpo ya que carece de la enzima vital lactasa, necesaria para extraer el calcio de la leche: 2 cucharaditas en agua tibia, antes de acostarse.
Plátanos: Los plátanos maduros son muy ricos en potasio, sodio y magnesio, que contribuyen a restaurar la salud y equilibrar un sistema nervioso nutricionalmente exhausto; también son ricos en aminoácido triptófano, conocido inductor del sueño.
Otros alimentos beneficiosos: Lecitina; germen de trigo; pomelo; chirivías; soja; miel.

•    Aparato reproductor: genitales, glándulas suprarrenales, próstata, ovarios, testículos, útero, canal urogenital

Trastornos de la menstruación. El excesivo sangrado en la menstruación, la sangre menstrual demasiado oscura, el mal olor menstrual y los ciclos menstruales irregulares suelen ser síntomas de un estado toxémico de la sangre así como de un desequilibrio endocrino, por lo general también debido a la toxemia de la sangre estos problemas suelen responder muy bien a un programa de ayuno con irrigaciones colónicas para limpiar el torrente sanguíneo y restablecer el equilibrio del sistema endocrino, siguiendo con terapia nutricional.
Zumo de zanahoria y espinaca: Esta mezcla, con afinidad específica hacia la sangre e intestino inferior, elimina el origen de la toxemia sanguínea en el colon, neutralizando así la toxemia que da lugar a los trastornos menstruales; 10 partes/ 6 partes, ½ litro al día.
Puré de limón entero: Este remedio ha dado magníficos resultados en el tratamiento de toda clase de trastornos menstruales, tales como el exceso de flujo, el mal olor, la sangre oscura, la irregularidad del ciclo y la tensión de la menopausia; el mismo uso que en la leucorrea.
Melaza: Fortalece y equilibra la sangre, especialmente la hemoglobina; 2 cucharaditas en agua tibia, dos veces al día.
Otros alimentos beneficiosos: Puré de naranja o pomelo entero; algas (kelp); zumo de remolacha; uvas negras (único alimento durante 1-3 días); aceite de germen de trigo.

Trastornos de la próstata.Este problema cada vez más frecuente responde a cuatro causas principales: deficiencia nutricional; excesiva toxicidad; excesivas eyaculaciones; presión del colon colapsado. La prostatitis puede provocar impotencia rápidamente y hacer que la micción resulte difícil y dolorosa, y a la larga imposible, siendo entonces necesario extirpar quirúrgicamente la próstata, cosa que en el hombre equivale virtualmente a una castración por lo que a potencia sexual se refiere; las irrigaciones colónicas son muy beneficiosas en aquellos casos provocados por un exceso de toxinas y/o un colon colapsado.
Semillas de calabaza: Hace siglos que las semillas de calabaza crudas se conocen en Oriente y
Occidente como el mejor alimento terapéutico para la próstata; son muy ricas en ácidos grasos insaturados, hierro orgánico y ácido pangámico (vitamina B15), elementos todos ellos esenciales para la función prostática; 60-90 g de semillas crudas al día.
Aceite de germen de trigo: Contiene vitamina E orgánica, esencial para la salud de la próstata; 2 cucharaditas al día, una después del desayuno y otra después de la cena.
Levadura: La levadura activa contiene abundantes suministros de casi todas las vitaminas B en forma orgánica, que contribuyen considerablemente a restaurar la salud de la próstata; 1 paquete de levadura activa granulada en una taza de agua tibia, con el estómago vacío, dos veces al día.
Zumo de zanahoria, espárrago y lechuga: Esta mezcla desintoxica y alcaliniza los riñones y todo el tracto urogenital, que pasa directamente por la próstata; 8 partes / 4 partes / 4 partes, 1/2 litro al día.
Zumo de limón: El zumo de dos limones en unos 180 c.c. de agua destilada tibia, tomado a intervalos de 3-4 horas durante 24-36 horas con exclusión de cualquier otro alimento o bebida, presenta poderosos efectos alcalinizadores y depuradores del tracto urogenital, próstata y órganos sexuales relacionados.
Zumo de remolacha roja: Un vaso de 250 c.c. consumido a lo largo del día, en dosis de 2-3
Cucharaditas por vez con exclusión de cualquier otro alimento, desintoxica y alcaliniza la próstata debido a su afinidad con los riñones y tracto urogenital.
Otros alimentos beneficiosos: Lecitina; avellanas; semillas de girasol; zumo de pomelo (en agua destilada); uvas negras (dieta exclusiva durante 13 días); polen de abeja; soja; zumo de zanahoria.



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner