Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 549 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


HÍGADO Y RIÑÓN: GRANDES DESINTOXICADORES PDF Imprimir E-mail
Escrito por MILTON INSIGNARES   
Domingo, 24 de Abril de 2011 17:19

Extraído del libro Conócete y Cambia a través de la Enfermedad

Los dos órganos más sacrificados por todo lo que tienen que manejar y asumir son el hígado y el riñón, como también el intestino grueso (gran recolector de toxinas y cañerías de nuestro cuerpo). La acumulación de tóxicos en nuestro organismo termina bloqueando en la mayoría de los casos los sistemas de drenaje natural que poseemos, dando lugar a diferentes patologías ya sea desde una sencilla irritación o inflamación, gastritis, estreñimiento, hasta un cáncer. Soy un convencido de este proceso; ya que si mejoramos el eje hepatorenal, mediante la eliminación o drenaje de estos órganos, la mejoría en los pacientes sería sustancial. Una manera de aumentar el sistema de defensas de nuestro organismo es haciendo una buena limpieza y desintoxicación de éstos dos órganos. Si desintoxicamos el cuerpo podemos facilitarle que tenga los mejores elementos para curarse. 
 


El hígado es el laboratorio del cuerpo y todos los días lo exponemos a una cantidad de sustancias que alteran el funcionamiento de las enzimas (aproximadamente son 1000) como el exceso de grasa saturada, el alcohol, los azúcares refinados, harinas refinadas, drogas, aditivos alimentarios y otra cantidad de porquerías que alteran el metabolismo y los procedimientos que realiza en la producción de bilis, la cual es la sangre del hígado. Si se forman piedras o cálculos en la vesícula es porque el organismo y su hígado están procesando mal toda la información a través de una inadecuada alimentación, llámese física o mental (como disgustos, ataques de ira, estrés, etc.)

Dentro de los procedimientos que le sugiero al paciente para mejorar está en primer orden el de la desintoxicación, ya que no podemos hacer una buena siembra si el terreno está sucio y lleno de malezas. Una buena depuración hepática se puede tardar aproximadamente tres meses. Cuando hemos depurado el hígado y los riñones, cosa que no es nada fácil, por el tiempo que ha sido sometido nuestro organismo a tantas agresiones y abusos, tenemos a nuestro favor gran parte de la recuperación.

Por lógica, es imposible limpiar de un solo golpe la suciedad que se ha acumulado por meses o años. Utilizo colagogos y depuradores hepáticos, de forma natural como el ruibarbo, el boldo o la alcachofa, combinándolos con medicamentos biológicos y homeopáticos, pero también suministrándole un catalizador enzimático con un activador de mucosas y de drenaje linfático. Sugiero a mis pacientes lo importante de la colonterapia como facilitador de los procesos desintoxicativos y en la cual el recolector mayor de todo el sistema de cañerías que es el intestino grueso, esté limpio para que pueda fluir y adoptar una nueva flora bacteriana. Una buena dieta complementaria ayuda enormemente, cómo también ayuno de papaya, sábila o de uvas por cuatro a siete días.

El hígado es el gran almacén de la sangre y de la energía, pero esta última también la produce, la distribuye y la metaboliza con todos sus elementos en óptimas condiciones y, de sus fases, la de desintoxicación es la que nos ayuda en la producción de inmuno complejos como también en la neutralización de toxinas bacterianas, productos de degradación de la hemoglobina como son: exceso de calcio, fármacos como las anfetaminas, colesterol extra, cafeína, histaminas, hormonas producidas internamente o aportadas, benzopirenos (carcinogénico que se produce al azar la carne), anilina, insecticidas y sustancias inflamatorias.

El enfermo del hígado pierde la energía y la vitalidad, pierde su fortaleza y su potencia, el ánimo, el apetito y todo lo que tenga que ver con las manifestaciones vitales. Por eso es muy importante que le suministremos los oligoelementos necesarios y los catalizadores como son los de citocromo, magnesio, cobre, manganeso y selenio. Vitamina C, A, complejo B, zinc, antocianocidos (anticancerígenos que se encuentran en las moras y las uvas), polifenoles e isoflavonas (soya), ajo, prebióticos y probióticos.

La importancia de limpiar y drenar el riñón radica en que la sangre también se ha congestionado, está sucia por las grasas, drogas o por el exceso de minerales como la sal, el aluminio, calcio, ácido úrico, que la congestionan.
 

El riñón es el encargado de depurar la sangre y para que actúe y funcione de una manera optima y saludable le debemos proporcionar a nuestro cuerpo los alimentos y los nutrientes que en lo posible estén exentos de tanto contaminantes y que los pone a trabajar de más. Una buena forma de favorecer esto es suministrándole la cantidad de líquidos como el agua, o el contenido del agua de las frutas como el coco (tiene más de 230 sustancias químicas y es un súper regenerador celular renal), la patilla, el melón, etc., o con plantas depurativas como la cola de caballo, la barba de maíz o con medicamentos biológicos homeopáticos como el plantago mayor o el berberis.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
Última actualización el Domingo, 24 de Junio de 2012 12:28
 
Cargando...



Banner