Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 440 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


PROCESO DIGESTIVO PDF Imprimir E-mail
Escrito por DEEPAK CHOPRA   

Extraído del libro Energía sin límites

Todo lo que haces y logras día a día, desde el latir de tu corazón hasta los millones de procesos microscópicos que se producen en cada una de tus células, pasando por los actos de caminar, pensar y trabajar, todo requiere energía, y ésta se obtiene de lo que comes. Pero ¿de dónde proviene la energía latente en la comida? En último término, por supuesto, proviene del sol, que provee la luz y el calor que necesitan las plantas a fin de crecer; por lo tanto, es mediante la comida que los seres humanos obtenemos la energía del universo.

Durante la digestión, las moléculas complejas de los alimentos se descomponen en formas progresivamente más simples. Esta transformación se denomina metabolismo. La mayor parte de la energía obtenida del metabolismo de la comida se torna disponible durante las etapas finales, cuando el oxígeno se combina con moléculas básicas tales como los azúcares simples. Esto se denomina oxidación y se está produciendo constantemente, a gran velocidad. La sangre traslada a todas las células del cuerpo el oxígeno que llevas a los pulmones. Al llegar a estas células se combina con las moléculas de alimento, que también han sido llevadas hasta las células en el torrente sanguíneo. Esta mezcla de oxígeno con moléculas simples de alimento es similar al consumo de combustible en un hogar, en el que la leña, al arder, libera grandes cantidades de energía bajo la forma de calor y luz. En el cuerpo humano, empero, la energía producida por la oxidación de la comida se libera de una forma mucho más controlada. Como resultado, el cuerpo puede recoger esa energía y acumularla para usos futuros. Es esta energía la que nos permite vivir y actuar.

El ayurveda habla del <fuego digestivo> como el medio a través del cual se libera la energía. Agni, que significa <fuego> en sánscrito, descompone el alimento que ingerimos y lo asimila en el organismo. Lo de <fuego digestivo> se puede entender como metáfora para designar las enzimas descritas por la fisiología moderna.

La producción de energía metabólica depende del número de factores críticos, incluido el tipo de alimentos que ingieres, tu estado general de salud, la calidad y cantidad del aire que respiras y hasta los pensamientos y emociones que experimentas constantemente.

En años recientes se ha escrito mucho sobre la importancia de los buenos hábitos de alimentación para la salud y vitalidad. Pero desde el punto de vista ayurvédico, la fortaleza de la digestión es aún más importante que la nutrición. Por cierto, el valor nutritivo de cualquier alimento sólo es útil en la medida en que tu cuerpo pueda aprovecharlo mediante el proceso digestivo. Si la digestión es débil, el alimento no se metabolizará adecuadamente y su energía acabará perdiéndose.

Además del gasto inútil de energía y valor nutritivo, existe otro efecto importante de la digestión incompleta. Una mala digestión hace que se acumulen residuos de comida en el cuerpo. Si no se lo elimina correctamente, este residuo acumulado se convierte en la base de una amplia variedad de impurezas y toxinas. La palabra sánscrita que designa esas impurezas residuales es ama. Según el Ayurveda, ama es una importantísima causa de fatiga y otros problemas de salud a largo plazo. De hecho, creo que el desequilibrio digestivo y la resultante acumulación de ama está presente en casi todas las personas que padecen de fatiga crónica.

El ayurveda describe el ama como una sustancia pegajosa que bloquea los canales normales del flujo en la fisiología. Esto incluye, no sólo las venas y arterias del sistema circulatorio, sino también los conductos que transportan todas las enzimas y sustancias metabólicas del cuerpo. Como bloquea el flujo normal de la energía biológica, el ama resulta fundamental en el problema de la fatiga crónica. Es como una manta mojada que sofoca, literalmente, los fuegos productores de energía dentro del cuerpo.

A veces se puede ver el ama bajo la forma de un recubrimiento blanco de la lengua, sobre todo al despertar. Esto se debe a que, durante la noche, las impurezas de la digestión incompleta suben desde el tracto digestivo y se acumulan en la boca. Otros síntomas de ama son la sensación de debilidad, movimientos intestinales irregulares y marcadas fluctuaciones en el apetito. Naturalmente, la fatiga crónica en si es señal importante de producción de ama.



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner