Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 509 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


COMO TE ESTA MATANDO TU DIETA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Dr. Steven Pratt   

Los alimentos que comes todos los días, desde la comida rápida que engulles sin pensar hasta el delicioso platillo que saboreas en un restaurante elegante, hacen mucho más por ti que solo engordarte o adelgazarte. Los efectos en tu cuerpo hacen la diferencia entre desarrollar una enfermedad crónica y tener una larga y vigorosa vida. Los alimentos pueden prevenir o reducir en gran medida el riesgo de sufrir problemas de visión, apoplejías, enfermedades cardiovasculares, diabetes y una serie de posibles causas de muerte. Estas no son promesas vagas: son hechos que hoy día están comprobados y tienen su fundamentación en una gran cantidad de investigaciones con resultados impresionantes e irrefutables.
 
La mayoría de los investigadores más prestigiosos del mundo están de acuerdo en que por lo menos un 30% de todos los canceres están directamente relacionados con la nutrición. Algunos argumentan que la proporción es del 70%. Por ejemplo, hoy sabemos que las personas que comen una gran cantidad de frutas y verduras tienen la mitad de probabilidades de desarrollar cáncer que aquellas que las consumen en menor proporción.
 
No solo el cáncer está relacionado con la nutrición: casi la mitad de las enfermedades cardiovasculares y a un alto porcentaje de casos de hipertensión se les puede identificar una conexión con la dieta.
 
Nuestra dieta literalmente nos está matando. Mientras el hombre desarrolló una alimentación basada en plantas hace más de cincuenta mil años, nuestra dieta moderna, la nuestra y la de nuestros padres, se ha desarrollado solamente durante los últimos cincuenta u ochenta años y no es eficiente. Los humanos estamos programados para la inanición, no para la sobreabundancia de alimentos; nuestros genes están programados para el modo cazar-recolectar y para seguir una alimentación rica en frutas, verduras, granos integrales, nueces y semillas y animales magros, no la mayoría de alimentos y bebidas que conseguimos hoy en día en los supermercados. 
 
A continuación presento once desastrosas modalidades nuevas que se han adoptado en los hábitos alimenticios y que rigen su salud y la de la mayoría de las personas en las sociedades industrializadas modernas:
1.    Aumento en el tamaño de las porciones
2.    Reducción de la cantidad de energía que se usa: la gente no hace suficiente ejercicio
3.    Desequilibrio entre las grasas que se ingieren: aumento en la ingesta de grasas saturadas, ácidos grasos omega 6 y ácidos transgrasos, junto con una enorme disminución de la ingesta de ácidos grasos omega 3
4.    Incremento en el consumo de cereales procesados
5.    Disminución en la ingesta de frutas y verduras según los estándares históricos
6.    Disminución en el consumo de carne magra y pescado
7.    Disminución en la ingesta de antioxidantes y calcio (especialmente de alimentos integrales)
8.    Una proporción poco saludable entre la ingesta de ácidos grasos omega 6 y omega 3, situación que está directamente relacionada con una larga lista de enfermedades crónicas
9.    Gran aumento del consumo de azucares refinadas como porcentaje general de la ingesta de calorías
10.Disminución del consumo de alimentos integrales, los que ha desembocado en una marcada disminución en la ingesta de Fitonutrientes
11.Disminución en la variedad de alimentos que se comen.
Pocas personas, incluyendo profesionales de la salud, están conscientes del gran deterioro del estado de nuestra salud en los últimos tiempos.
¿Cuál es la respuesta? Claramente, tenemos que intentar hacer las cosas mejor si queremos tener una vida más larga y saludable. En términos simples, es necesario trabajar con un sistema: nuestro cuerpo, que está preparado para triunfar en épocas de hambruna y gran exigencia de gasto de energía y que se adapta a niveles mucho menores de actividad en un mundo en el que hay exceso de alimentos. En otras palabras: necesitamos obtener la mayor nutrición posible de una menor cantidad de calorías. Esto solo es posible si escogemos alimentos que tengan más nutrientes y menos calorías para que ello llegue a constituir el eje central de nuestra dieta diaria.


Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner