Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 434 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


DIME QUE COMES Y TE DIRÉ DE QUÉ SUFRES PDF Imprimir E-mail
Escrito por ALEJANDRO SEGEBRE   


Un cuerpo ácido es un cuerpo enfermo y un cuerpo alcalino es un cuerpo sano. Lo único que puede determinar si nuestra sangre será ácida y garantizar una vida llena de achaques y dolencias es el consumo de azúcar y proteínas animales.

Un cuerpo ácido permite un crecimiento exagerado de hongos, levadura y moho que son llamados microformas y estas fermentan el azúcar y la convierten en una toxina o veneno llamada acetaldehído. El acetaldehído reduce la absorción de proteínas y minerales disminuyendo la habilidad de producir enzimas y hormonas causando así una desnutrición celular.  Además, esta micotoxina se pega en las paredes de los glóbulos rojos haciéndolos menos flexibles e incapaces de meterse en los capilares de la circulación evitando así la oxigenación de las células.

El oxígeno no puede permanecer en el ácido por lo tanto se evapora. Entre menos oxígeno presente  más producción de alcohol habrá  y la falta de oxígeno  es la principal causa de muerte celular.  El acetaldehído destruye las enzimas esenciales y  los neurotransmisores  en el cerebro los cuales son los responsables de realizar el impulso nervioso causando así  cambios en el estado de ánimo.

El hígado convierte el acetaldehído en alcohol y este proceso elimina de nuestro cuerpo el magnesio, azufre y potasio haciendo que la célula pierda energía y el cerebro este confuso, mareado y desorientado. Mucho ácido en los intestinos causa crecimiento exagerado de bacterias malas las cuales convierten los aminoácidos de las carnes y lácteos  en productos tóxicos y venenosos así:

El aminoácido lisina y ornitina se convierten en cadaverina y putrescina causantes de la putrefacción en el colon.

El aminoácido tirosina se convierte en tiramina; sustancia que causa contracción de los vasos sanguíneos aumentando la presión arterial  y  produciendo dolor de cabeza.

El aminoácido histidina se convierte en histamina; sustancia que causa reacciones alérgicas  como asma, rinitis, ronchas, tos, rasquiña.

El aminoácido triptófano se convierte en indol-escatol ambas productoras del olor a rata muerta de la materia fecal.

Los síntomas de un cuerpo ácido son fatiga, cansancio, pereza mental, energía baja, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, espasmos,  retención de liquido e hinchazón de las extremidades, fibromialgia, alergias, rinitis,  depresión, nerviosismo, insomnio, falta de concentración, infecciones vaginales y urinarias, impotencia, infertilidad, próstata crecida, rasquiña rectal, gripas frecuentes,  y problemas menstruales.

La mejor manera de estar sano es haciendo que nuestro cuerpo este alcalino. Los alimentos alcalinos número uno son los vegetales y frutas. El ingrediente principal que alcaliniza la sangre es la clorofila acompañado de las vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos  y antioxidantes, todos ellos presentes en el reino vegetal.

El núcleo central de la clorofila es el mineral magnesio, segundo mineral más alcalino del planeta tierra después del calcio que ocupa el primer puesto y es el rey de los minerales y se encuentra en todo lo que es vegetal.

 

 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner