Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 427 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


CAUSAS EMOCIONALES DE LA HIPERTENSION PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por CRISTINA CAIRO   

Todo tipo de sufrimiento mental produce una consecuencia en el cuerpo. Lo que sentimos es somatizado de alguna forma para que exista una comunicación entre el consciente y el inconsciente.

PRESION ALTA.

Es señal de problemas emocionales guardados y no resueltos. Indica una persona extremadamente preocupada por no perder, que vuelve sobre los detalles y sufre por no aceptar determinadas situaciones.

Libérate de recuerdos desagradables y relájate, deja que el tiempo resuelva esa situación para ti. Deja de limitar tus pensamientos a un hecho determinado y de canalizar tus fuerzas negativas, porque ellas pueden destruirte mucho antes de que te des cuenta. Alivia tu corazón desapegándote de aquello que te incomoda. Libérate del miedo al futuro, pues muchas veces tememos y sufrimos anticipadamente por hechos que nunca ocurrirán.


Usa técnicas de respiración y “suelta” tus problemas. Con seguridad ellos irán a resolverse con o sin ti. Dirige tu mente hacia otros asuntos y vive plenamente. Deja de sobrevalorar tus problemas y sufrimientos. Sal de esa posición de víctima y forma una nueva personalidad, llena de tranquilidad y seguridad.

PRESION BAJA.

Simboliza sentirse carente y con incertidumbres. Fíjate cuántas veces has sido pesimista el día de hoy. El sentimiento de frustración destruye tu ánimo y así parece que te falta lo esencial en la vida. Busca ver todos los lados de la cuestión y percibe que estás recibiendo un amor que piensas que posees. Tu expectativa en relación con las personas hace que te sientas débil en el momento de tomar decisiones. Debemos aprender que es inútil esperar algo de alguien; necesitamos reconocer y agradecer las pequeñas cosas que se nos ofrecen. Cuando te sientas poco amado, debes pensar que ninguna persona será perfecta para ti pues la expectativa es tuya y no de quien vive a tu lado. Fortalece tu personalidad con conocimientos de psicología y verás cuánto tiempo estás perdiendo con esa postura de víctima. Debes saber conquistar aquello que deseas, sin miedo de no conseguirlo. Siéntete fuerte y cree en tu potencial, pues todos nosotros tenemos capacidad para realizar nuestros sueños. Pero recuerda, no te quedes esperando que caiga del cielo, porque de lo contrario te puedes lastimar y pensar que todo es muy difícil de conseguir. ¡Lucha y no te apenes de ti mismo!

¡La felicidad se conquista! Por lo tanto es inútil intentar atraer amor dependiendo, pues lo máximo que conseguirás con esto será trastornar la vida de la persona a quien amas de una manera tal que ella no sabrá si su sentimiento por ti es de amor o de pena.

Ocupa tu tiempo con actividades importantes y reacciona positivamente contra ese sentimiento de “víctima del desamor”. Debes recordar que el amor se conquista mediante una imagen segura, activa, alegre y dispuesta. Se desgasta con la imagen de enfermedad, cansancio y mediante críticas indirectas y directas sobre el comportamiento del otro: esto tan sólo fastidia y distancia a la persona que amamos.

Ponte en el lugar del otro e imagina la escena de una persona emocionalmente débil que vive aferrada “a tus pies”, implorando tu amor. ¿Qué es lo que harías? O mejor, ¿Cómo te sentirías respecto a ella? Tú, tal vez, intentes probarle que le amas, pero ella, por inseguridad, volvería siempre a exigirte más amor.

El deseo de posesión produce infelicidad, intrigas y, consiguientemente, presión baja para “atraer” amor de otra forma que no sea la exigencia explícita. ¿Comprendiste? Solo estoy mostrando que la presión baja desaparece cuando la persona normaliza sus sentimientos y comienza a disfrutar el estar en paz consigo misma. Comienza a gustarte más y piensa en obsequiarte, paseando, conociendo personas, comprándote regalos, practicando deportes o gimnasia, y cuidando más tu apariencia. Sólo de esta forma tú podrás ser feliz, pues descubrirás que estamos en la vida para canjear alegrías e informaciones y que, cuando no percibimos esto, estancamos la alegría y la libertad para vivir y amar a todo y a todos con intensidad.

 

 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner