Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 450 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


MENSAJES QUE TE ENVIA TU CUERPO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Alicia Lopez Blanco   

Cualquier alteración del equilibrio interno se plasma en nuestra imagen exterior. Saber leer las señales en tu organismo te ayudará a recuperar la salud y la belleza.

¿Qué te dice tu postura?

  • Cabeza y cuello adelantados: Das prioridad al plano mental, lo que acentúa tu tendencia a planear y fantasear.
  • Cabeza hundida dentro del tronco: Puedes tener dificultades para la comunicación.
  • Tronco curvado hacia delante, hombros proyectados hacia adelante y hacia abajo: Clásica postura de agobio y sobrecarga. Quizá hay dificultades para la acción, la autoexpresión y la autorrealización. Tendencia a hacerse cargo de los deseos y necesidades ajenas.
  • Tórax amplio y abierto, hombros relajados: Entusiasta y sociable; quizás hay una fuerte impulsividad, con tendencia a la exposición y a la vulnerabilidad.
  • Tronco proyectado hacia adelante, hombros hacia atrás: Es un signo de miedo o tendencia a sentirse perseguido. ¿Huyes de alguna cosa?
  • Abdomen proyectado hacia fuera: Sensible, emocional y con capacidad empática. Cuidado: puedes ser dependiente en tus relaciones con otras personas. Puede haber tendencia al desborde emocional y la melancolía.
  • Pelvis hacia delante: Dificultad para concretar logros y obtener placer.
  • Pelvis hacia atrás, abdomen retraído: Escondes tus emociones y tienes dificultades para contactar con lo que sientes. Ojo: retención de lo tóxico (incluida las emociones).
  • Rodillas estiradas: Miedo a derrumbe, no aceptación de la diversidad.
  • Rodillas semiflexionadas: Dependiente, con tendencia a buscar apoyo en los demás. 
Dime que te duele…
  • PROBLEMAS DEL CORAZON
    Puede expresar conflictos con: la vitalidad o la conexión con los sentimientos. También expresa agresividad, enfado, exigencias.
    Reclama: Fluir, confianza y tolerancia. Aceptación.
  • CANCER (Alergias, infecciones y sistema inmunológico en general)
    Conflictos con: las emociones negativas, la permisividad, la pasividad, las frustraciones no resueltas, la tristeza.
    Reclama:Afirmación de la autoestima, afecto.
  • FALTA DE ENERGIA
    Conflictos con: la forma de defenderte de los estímulos que te llegan del exterior.
    Reclama: conexión con el sentido de la vida, movimiento hacia la satisfacción de tus deseos y tus necesidades.
  • LA PIEL
    Conflictos con: el contacto en las relaciones interpersonales, o con el medio ambiente.
    Reclama: acercamiento físico a otras personas, confianza, entrega, aprender a recibir.
  • LOS OJOS
    Conflictos con: las distintas maneras de ver la realidad.
    Reclama: ampliación de la mirada, incorporar puntos de vista.
  • LOS OIDOS
    Conflictos con: la capacidad de escucha.
    Reclama: desarrollo de la capacidad empática, apertura a aprender, aceptación.
  • LAS FOSAS NASALES
    Conflictos con: el instinto, la memoria ancestral, los mimos hacia uno mismo.
    Reclama: confiar en la intuición, prevención, autocuidado.
  • LAS PIERNAS
    Conflictos con: la autoafirmación y la confianza en uno mismo.
    Reclama: apertura, movimiento, afrontar problemas.
  • LAS RODILLAS
    Conflictos con: la comunicación, la aceptación, el perdón.
    Reclama: desprenderse de bloqueos, abrirse, ser más humilde.
¿Cómo desarrollamos la confianza en nosotros mismos?
Básicamente hay dos maneras: por medio de la atención consciente en el aquí y ahora y mediante la autoaceptación. Para aprender a escucharnos tenemos que “estar en el presente”, en las sensaciones, en la emoción que experimentamos, en los sentimientos y en los pensamientos. Se trata de intentar, al menos todas las veces al día que nos sea posible, prestarnos atención y preguntarnos: ¿Cómo me siento en este momento? ¿Cómo percibo mi cuerpo? ¿Qué emoción registro? ¿Cómo la experimento? Cuando se internaliza este proceso, la persona ha entrenado la capacidad de escucharse. Este es un medio para hacerse responsable de la acción que se está efectuando. Si uno se hace responsable de esta acción y no se la adjudica a un factor externo, es capaz de producir cambios cuando éstos sean necesarios.
¿De qué modo podemos aprender a autoaceptarnos?
La autoaceptación es una condición previa para el cambio. No podemos cambiar aquello que no aceptamos ni reconocemos como propio. “Aceptar” no significa necesariamente “gustar”, significa experimentar, sin negación ni rechazo, que un hecho es un hecho. Nuestra capacidad para vernos y aceptarnos tiene consecuencias en nuestra autoestima.
¿Qué se aconseja para mejorar nuestro cuerpo y nuestra vida?
El ejercicio de la responsabilidad por la vida, la buena alimentación, el trabajo corporal y el desarrollo de una autoestima positiva. Es muy importante el tomar conciencia, en el “aquí y ahora”, de quien es cada uno, de los propios valores, sentimientos e ideas. Para asumir el protagonismo de la propia vida se necesita voluntad, perseverancia y coraje, pero la recompensa es muy valiosa.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner