Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 387 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


DIETAS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por SANTIAGO ROJAS POSADA   

Tomado del libro Desintoxícate

¨Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina¨. Hipócrates

Todo lo que ingerimos a lo largo del día en nuestra alimentación representa una medicina o un tóxico en potencia para nuestro organismo. Sencillamente, porque producirá efectos en la salud y bienestar en cualquier dirección, razón por la cual los terapeutas especializados en nutrición han adoptado estilos de alimentación que sean compatibles con las necesidades de salud física, su manera de pensar y hasta sus creencias religiosas para sus pacientes. Las dietas también han sido marcadas por la influencia del lugar geográfico donde se desarrollaron, las condiciones del clima, el acceso a cierto tipo de alimentos y el poder adquisitivo. Por todo lo anterior, y a pesar que cada creador o defensor de un tipo de dieta piense lo contrario, no existe una dieta ideal, única y universal. Solo existen estrategias que, bien llevadas, pueden generar beneficios a un grupo de personas, aunque podrían ser contraproducentes para otras.

Es fácil ser vegetariano en la India, donde la cultura lo favorece, al igual que comer carne en abundancia en países como Argentina, y comida de mar y olivas en el Mediterráneo, donde, ya sea por la cultura, la costumbre o la accesibilidad a ciertos alimentos lo hacen posible.

Entonces, describiré diferentes estilos de alimentación para que el lector conozca variantes que le puedan ayudar a definir una forma más acorde a sí mismo, para tener una alimentación que ayude en el proceso de desintoxicación natural. No son estrategias para unos días, son estilos de alimentación que se siguen por largos periodos de tiempo, incluso de por vida, que si son bien llevados y se logran integrar a la vida cotidiana de manera adecuada auguran éxitos.

De todas maneras, quiero dejar claro que un estilo de alimentación no debe ser visto como una religión con un dios llamado comida, a la que se traiciona (se peca) sino se siguen sus directrices, sino más bien como un acompañante en el camino que nutre nuestro cuerpo de manera que nos hace más fácil el proceso de vivir en la tierra. En realidad, considero que uno come por lo que es y no es (o se convierte en) lo que come. Así que con la mente clara y amplia, con argumentos reales y reflexiones serenas, y validando lo que el cuerpo tiene de capacidad, quiere disfrutar y puede tolerar, los invito a que escojan un estilo  de  alimentación que  les permita vivir mejor ante la avalancha de tóxicos que están siempre en la vía. Además, si alguna persona tiene como objetivo la búsqueda de un camino espiritual de manera clara y consciente, escoger una forma determinada de alimentación puede ayudarle a lograrlo, pero no considero que este sea el único medio para alcanzarlo.

RECOMENDACIONES:

Estas son algunas reflexiones válidas para cualquier persona que busque un cambio en su alimentación diaria, que quiero que tengan en cuenta antes de explicar cada una de las dietas que se pueden adoptar. 

 

  • Se trata de aprender a comer y no de contar calorías, pesar los alimentos o morirse de hambre. Las dietas que se siguen para perder peso se relacionan con sufrimiento y frustración, y, por ello, solo se siguen por un tiempo muy limitado. Las dietas de fondo se asumen con calma porque encierran una comprensión de lo que se hace; por eso, es buen estudiarlas bien y llenarse de todas las razones para seguirlas. Claro que también se puede ensayar hasta encontrar  la  adecuada.

  • Así como no  es lo  mismo tocar   que acariciar,  oír que escuchar, ni  ver que observar, es esencial diferenciar comer de saborear. Comer es el acto automático de ingerir alimento, al saborear, la persona está dedicada por completo al acto mismo de integrar el alimento a la vida. El alimento también posee un campo energético propio con propiedades muy especiales según su tipo, además de las condiciones a las que estuvo expuesto en su producción y conservación que solo pueden ser recibidas por el consumidor si se entrega con todo su ser al acto de comer. Se necesita contemplar lo que se ha de recibir y, de manera respetuosa y con agradecimiento sincero, llevarlo a su ser. Así, el alimento no solo nutrirá al cuerpo físico, sino que lo hará con toda su energía.

  • Es bueno que la comida sea variada, con sabores y colores diferentes, lo que indica que contiene variedad de nutrientes. Es fundamentar que la dieta sea suficiente en cantidad, ya que al pasar mucha hambre, se abandona. Cada persona debe encontrar su punto adecuado. Recordemos que la digestión comienza en la boca (cuando se mastican y ensalivan los alimentos). Al masticar cada bocado adecuadamente, uno se sacia antes y se logra comer solo lo necesario.

  • Es esencial aprender a escuchar las necesidades, gustos y condiciones de nuestro cuerpo y, desde ahí, junto con los de nuestra mente, poder validar la dieta a seguir. A pesar de que cada una de las dietas que ahora expondré son en esencia saludables, no lo serán si el ser que las recibe no puede integrarse bien a ellas, ya sea por condiciones de su cuerpo o creencias de su mente. Ignorar lo que el cuerpo tiene y sabe, o lo que la mente piensa y cree al embarcarse en esta travesía de vida, puede ir en contra de uno mismo, generando al final una toxicidad mayor de la que se quería evitar.

  • Como medida complementaria, también, es necesario aprender a relajarse y practicar un poco de ejercicio físico y buscar más calidad de vida, no solo de comida.

  • Es esencial perderle el miedo a la palabra dieta y tratar de pensar que lo que se busca es equilibrar la alimentación.

  • El plan alimenticio será mucho más efectivo si se hace por motivaciones propias y estables. Es esencial fijarse metas saludables a largo plazo, para no desesperar. Si se establecer una relación saludable con la comida, es perfectamente válido consentirse con el helado favorito de vez en cuando; esto ayudará a lograr la meta a largo plazo sin tantas frustraciones.

  • Comer balanceadamente, tomando en cuenta las necesidades personales de macronutrientes, conduce a un estado de rendimiento óptimo permanente y a una salud duradera, lejos de tanta toxicidad y de la comida chatarra.

  • Una dieta que no modifica los malos hábitos alimentarios para la vida no sirve para nada. El dilema siempre estará en qué, cuánto y cuándo comer. Estos parámetros deben ser ajustados al estilo de vida y a las necesidades y realidades personales, como dijimos anteriormente. También, es importante aclarar por qué se quiere hacer esta dieta, puesto que si no está seguro de la razón por la cual se quiere hacerla, entonces es fácil abandonar el programa.

Ahora bien, independientemente de la dieta que uno escoja, es esencial recordar que el tipo de alimentos y bebidas que se consuman sean de la mejor condición y libres de los contaminantes a los que nos hemos referido con anterioridad. Así, será posible que la dieta cumpla con todas las sanas funciones que tiene la capacidad de lograr.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner