Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 510 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


TIENE EDAD EL CEREBRO? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por TONY BUZAN   

Tomado del libro Tu Cerebro Más Joven

“Aquello que puedas hacer, o sueñas que puedes hacer, comiénzalo. La  audacia tiene genio, poder y magia. Empieza ahora.” Johann Von Goethe

La plasticidad del cerebro tiene implicaciones muy interesantes para el envejecimiento. Sabemos  que nuestro cerebro es maleable a lo largo de la vida. ¿Podríamos usar esta  plasticidad para mantener nuestra mente en forma, llevándola  siempre a zonas nuevas para compensar cualquier deficiencia? En otras palabras, ¿es posible poner a prueba nuestro cerebro realizando cambios, sea cual sea nuestra edad?


Pues eso parece. Es más, es muy probable que esté totalmente bajo nuestro control. Podemos hacer estos cambios simplemente cambiando el modo en que utilizamos el cerebro. Taub y sus colaboradores han encontrado muchas pruebas de que el  cerebro se puede curar gracias a su propia plasticidad. Curiosamente, algunas personas que han perdido la función de un brazo debido a un  accidente cerebrovascular,  han sido entrenadas para volver a usarlo, inutilizándoles el brazo sano y obligándolas usar el que aparentemente está muerto, mediante una técnica denominada terapia de restricción inducida  del movimiento. Aunque la parte del cerebro que controlaba el brazo esté dañada, la terapia de restricción inducida del movimiento lo obliga a abrir nuevas áreas para mover el miembro sin vida. Se han obtenido resultados similares  con los problemas de habla, e incluso con la dislexia. Aunque esta investigación todavía se encuentra en su primera fase, Mezernich cree que la plasticidad del cerebro puede realmente capacitarnos para protegernos contra el declive de la edad.

NUEVAS CELULAS CEREBRALES. En primer lugar, las investigaciones han demostrado que las células nerviosas se pueden regenerar después de una lesión. En segundo lugar, también han demostrado que a lo largo de la vida se creaban nuevas células nerviosas en algunas partes del cerebro, como el hipocampo. La neurogénesis, tal como se bautizó a este proceso de creación de células nerviosas, era bastante limitada. No obstante, el mero hecho de que existiera ya fue una sorpresa total y ocasionó un tremendo revuelo entre los neurocientificos. ¿Y si se pudiera estimular hasta el nivel donde se pudieran reparar las células cerebrales dañadas?

Algunos investigadores estudian formas de estimular la neurogénesis a través de medicamentos. Otros exploran la posibilidad de potenciarla con células madre (las células especiales de las cuales se desarrollan nuevas células corporales). Estas células madre encierran la posibilidad de invertir enfermedades mentales asociadas al envejecimiento como el alzheimer, el parkinson y el Huntinton.

APRENDIZAJE. Una de las cosas más sorprendentes sobre el cerebro humano es su gran capacidad de aprender a lo largo de la vida. Hay unas cuantas funciones básicas que están desde el principio, como saber respirar, controlar el latido del corazón y la temperatura corporar. Aparte de estas habilidades innatas, casi todo lo demás lo ha de aprender, y lo hace renovando las conexiones como respuesta a las condiciones que le plantea el mundo exterior. Dale un estímulo, y sus conexiones neuronales cambiarán y aprenderán. Sin embargo,  las conexiones siguen sin inmutarse, o incluso llegan a deteriorarse.

Cuando somos jóvenes, el cerebro ha de hacer un gran esfuerzo para aprender. De niños, el cerebro es un hervidero de actividad de aprendizaje y necesita el doble de glucosa que un adulto para mantener este proceso. Las investigaciones con animales han demostrado que las neuronas que se estimulan mediante el aprendizaje formas conexiones más fuertes con otras neuronas. Se crean más vasos sanguíneos en las áreas del cerebro que están siendo estimuladas, aumentando así el flujo de sangre y aportando energía en forma de glucosa y oxígeno extra para alimentar las células. Las células gliales, las encargadas del mantenimiento del cerebro, crecen rápidamente en las zonas estimuladas. Lo mismo sucede con el proceso de mielinizacion, la envoltura de la cola transmisora de la neurona o axón que está protegida por la mielina aislante, que aumenta la potencia de las señales de la neurona. El aprendizaje puede incluso estimular el crecimiento de células nerviosas totalmente nuevas en la zona apropiada.

UTILIZARLO. En el cerebro no hay prácticamente nada que esté en un lugar fijo. Aunque los neurocientíficos dibujen mapas de las zonas del cerebro que controlan diversas funciones –habla, capacidad espacial y demás-, estos mapas son sutilmente diferentes para cada persona. La competencia entre las neuronas significa que las fronteras están cambiando constantemente según los estímulos que reciben.

Por ejemplo, cuando hay partes del cuerpo que se usan con frecuencia, el área del cerebro dedica a esa parte crece. Los escáneres de los cerebros de los violinistas demuestran que tienen un área mucho más grande dedicada al pulgar y a los dedos de la mano izquierda, la que se utiliza para coger el mástil del violín y tocas las cuerdas. Cuanto más joven se empieza, más amplia es la zona. Cuanto mayor es el estímulo de un área del cerebro, más grande y fuerte se vuelve.

Un secreto para poner a prueba la edad de tu cerebro es intentar hacer algo nuevo. No serás el único. Einstein tocaba el violín para despejarse y poder resolver sus problemas científicos. Winston Churchill pintaba paisajes para tener otro enfoque de la política.

PRUEBA LA EDAD DE TU CEREBRO. Tu cerebro es sorprendente y puede seguir siéndolo. Tal como hemos visto, ahora la ciencia nos confirma lo que muchas personas han estado diciendo durante algún tiempo: que la función del cerebro no tiene porqué deteriorarse con la edad. Si utilizas correctamente y sigues poniéndolo a prueba, puedes desarrollar su extraordinario potencial a cualquier edad.
 

 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner