Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Encuesta
Alguna vez haz comprado por internet?
 


Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 441 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO PDF Imprimir E-mail
Escrito por SANTIAGO ROJAS   

La felicidad para mi consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia. Así como los trastornos del sueño son una alta fuente de distrés, puede llevar a padecer trastornos del sueño. Dormir es el método que la naturaleza escogió para hacer descansar la mente y al cuerpo.

Es necesario para la salud, el bienestar y la vitalidad en cada día. El ser humano pasa, aproximadamente, una tercera parte de la vida durmiendo. Los trastornos del sueño se pueden encontrar en una tercera parte

de la población, aunque de manera intermitente, y se clasifican para su comprensión en tres grandes grupos: exceso de sueño o hipersomnia; defecto de sueño o insomnio; y las alteraciones episódicas del sueño llamada parasomnias.

HIPERSOMNIA
Se puede presentar de dos maneras: las que ocurren con un sueño muy largo de noche (más de nueve hora en la noche en el adulto) y con dificultad para despertarse, o con somnolencia durante el día. Su principal  causa  es no poder dormir bien, aunque factores como el cansancio  extremo, la desnutrición, los procedimientos físicos, la convalecencia de enfermedades, así como la anemia y la depresión pueden causarla.

Los problemas de obstrucción de las vías respiratorias también pueden ser sus causantes, así como la detención de la respiración  en el sueño (apnea del sueño) y el consumo de ciertos medicamentos o de alcohol en exceso. Después de un periodo de distrés alto que lleva al agotamiento se suele observar este trastorno. La persona con hipersomia, además, no tiene igual motivación ni capacidad  para enfrentar las dificultades  de su vida, lo que hace difícil su adaptación.

INSOMNIO
Es la capacidad de quedarse o mantenerse dormido. Un sueño reparador debe proveer el descanso suficiente para estar lucido y vitales al otro dia. Para lograrlo, el adulto necesita dormir entre siete y ochos horas, en promedio cada noche, de manera ininterrumpida y en un ambiente tranquilo, con poco ruido, luz y actividad alrededor. Si se despierta en la noche y no se logra dormir por periodos de siquiera tres horas continuas, es muy difícil la recuperación mediante el sueño. Es fácil ver el caso de los padres de recién nacidos que están adaptando al horario de alimentación.

Las causas del insomnio de conciliación, como se denomina la capacidad de quedarse dormido, se encuentra den grandes fuentes de estrés o en sus acompañantes: la ansiedad, el temor, la preocupación excesiva, el cambio de horario, el uso de estimulantes como la cafeína, excitación excesiva y algunas enfermedades.

El insomnio de mantenimiento, el que no permite continuar cuando las preocupaciones llenan la mente y hay expectativas frente a nuevas circunstancias. Este trastorno termina convirtiéndose en generador de distres en la medida en que se vuelve cada vez más frecuente.

PARASOMNIAS
Son alteraciones del sueño comunes en los menores de edad, más en los niños que en la niñas. Son, entre otras, las pesadillas, la enuresis (orinarse en la cama), el sonambulismo y los terrores nocturnos. En el adulto también se presentan pesadillas con algunas frecuencias, así como los ronquidos y, en mucho  menor caso, el sonambulismo. Mientras más edad se tenga, si se tiene sobrepeso o se padecen algunas enfermedades, mayor es la posibilidad de que se presente apnea del sueño.

CONSEJOS PARA FAVORECER
EL SUEÑO NATURAL
Las siguientes recomendaciones pueden prevenir trastornos del sueño y, la gran mayoría de las veces, ayudan a evitar diestrés en la vida.
*Asistir a un chequeo médico y pedir exámenes de laboratorio, por lo menos una vez al año, para tener la certeza de mantener una buena salud o detectar a tiempo problemas que pueden evitarse.
*Mantener las fosas nasales destapadas antes de dormir y, de ser necesario, usar dilatadores nasales externos.
*Evitar comidas copiosas y excesos de bebidas antes de dormir. Es necesario esperar dos horas después de comer para acostarse. De paso, evitar el sobrepeso.
*Practicar técnicas de relación que dejen la mente tranquila estando en la cama.
*Usar la cama solo para dormir o hacer el amor. No para leer, descansar, ver televisión, etc.
*Desconectar (no solo apagar) todos los aparatos electrónicos de la habitación para evitar esa radiación que dificulta el sueño reparador.
*Poner la cabecera de la cama hacia el  norte o, en su defecto, hacia el oriente.
*No tomar bebidas estimulantes (café, té, algunas gaseosas colas) ni alcohol después de las cuatro de la tarde.
*Llegar a la cama solo cuando ya se tenga sueño.
*Evitar a exposición a cualquier tipo de ruidos.
*Generar una rutina para dormir que consista en acostarse  a la misma hora y levantarse a la misma hora, a pesar de tener sueño, para acostumbrar el cuerpo a un horario de sueño nocturno.
*No hacer ejercicios después del atardecer, salvo una caminata suave.
*Al despertase en la noche sin sueño, levantarse para ir a otro lugar y solo regresar a la cama cuando sienta sueño para no asociar en la mente el lugar de dormir con el de estar despierto  o  inquieto.
*La apertura de la terapia floral y los farmanutrientes  son ayudas no toxicas ni adictivas muy eficaces para que dormir sea fuente de placer y restauración durante la noche para empezar bien el nuevo día.



 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner