Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 465 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

QUÉ ES EL TANTRA? PDF Imprimir E-mail
Escrito por GUILLERMO FERRARA   

Extraído del Libro El arte del Tantra

“El Tantra es el principio de un nuevo ser humano, científico y espiritual, amoroso y meditativo, profundo y sexual que vaya creando con su energía una forma de vida más cercana al Paraíso en la Tierra” Osho

El Tantra es una herramienta para la transformación humana; un camino que conduce a la liberación y que tiene su origen en el cuerpo, el cual necesita atender a varios aspectos para tener salud y un mayor caudal energético, y así vibrar en armonía con el universo, que en realidad es un gran cuerpo.

Para el Tantra, el cuerpo físico es el inicio de la búsqueda espiritual; las raíces que permiten llegar a las alas, el templo dentro del cual el individuo vive el juego de la vida.

Mientras que muchos sistemas de espiritualidad niegan el cuerpo, el deseo y el sexo (lo consideran tabú por miedo o porque cuando controlas la energía sexual gobiernas todas las energías de la naturaleza), el Tantra acepta el cuerpo como sagrado, el deseo como puente de trascendencia y el sexo como fuente de placer, meditación y éxtasis espiritual, lo cual es una vía muy inteligente.

Es una corriente de pensamiento que busca la completa libertad y la realización del individuo en todos los planos. Su origen es matriarcal, no dogmático ni represor, y no está sujeto a creencias, sino que basa todo su potencial de aprendizaje en la experiencia. Hace énfasis en la facultad femenina de la vida y por ende no mutila ni condena a la mujer como los sistemas patriarcales.

Etimológicamente, <Tantra> significa ‘tejido para la expansión de la conciencia’, y para ello cuenta con múltiples técnicas en el arte, la ciencia, la mística, el yoga, la danza, las respiraciones, los masajes, la espiritualidad, la actitud y el enfoque maravillado de la vida.

Su psicología se basa en actuar, sentir y pensar desde el alma en frecuencia paralela con lo divino o ser superior. Hay dos formas de vivir: positivos, conectados a la vida, al universo y a la naturaleza o por el contrario, solitarios, desconectados de la existencia y peleando en vez de aprendiendo.


PRINCIPIOS TÁNTRICOS

Aunque el Tantra no se rige por ningún principio ni norma pueden extraerse (a través de la experiencia directa) algunas pautas que indican cuál es tu rumbo de vida. Este listado es para que comprendas un poco mejor la visión tántrica:
 

* Sé simple y natural: no te apegues a la moda ni a los estereotipos de belleza. No hace falta complicarse ni adherirse capas de egos a la personalidad.

* Vive espontáneamente: sólo lo conseguirás viviendo desde el corazón. La mente calcula, proyecta y te separa del presente. Lo espontáneo es como un niño que dice lo que siente.

* No busques el control, sino la fluidez: todo control es antinatural. Los grandes movimientos políticos de control han caído. Todo lo que uno quiere controlar se escapa, tarde o temprano, como arena entre los dedos. Es mejor adaptarse al movimiento natural de las cosas; como hace el Ganges, que nunca es el mismo río.

* Celebra la existencia: agradece cada mañana que tengas otro día más para vivir y disfrutar. Todos los días son diferentes y tú puedes hacerlos especiales en cada ocasión. No hace falta estar enfermo para celebrar la salud; ni perder las piernas para valorar la capacidad de caminar. Se trata de una elección, un estado de conciencia.

* Vive desde la libertad: <libertad> significa hacer lo que te dicta el corazón, así como no dejarte dominar por costumbres, represiones y personas conflictivas.

* Eleva la energía: es de vital importancia porque significa que estás trabajando con tu conciencia. Cuando se eleva la energía, también lo hace la conciencia por cada uno de los chakras. La energía se cultiva con la práctica.

* Medita: la meditación, solo o en pareja, es la fuente donde saciar la sed del alma. Cuando meditas, las puertas de lo interno se abren generando mayor conocimiento, sensibilidad, amor y un profundo estado de calma. Verás cómo encuentras la meditación correcta para el momento que vives. Si necesitas quitar tensión de tu cuerpo y mente, primero comenzarás con alguna meditación activa y dinámica; si en cambio buscas mayor profundidad lo harás con meditaciones contemplativas y estáticas.

* No generes conflictos entre lo que sientes y lo que piensas: sentir, pensar y actuar son los movimientos diarios de un ser humano. Obviamente que cuando éstos no están en armonía sentirás dentro un nudo, un conflicto: ¿qué camino seguir: lo que siente el corazón o lo que piensa la mente? ¿Cómo actuar? Busca en lo profundo, siente si sale de tu centro, piensa si harás o no daño a otros y luego actúa sin remordimientos.

* Sé receptivo, estate abierto al universo: podemos vivir conectados al universo y como consecuencia fluidos y conscientes; o desconectados, lo que produce el sentimiento de separación, soledad y fracaso. Cuando te sientes conectado con tu propia conciencia a la conciencia cósmica, sin intermediarios, puedes sentir que una oleada de energía, un océano de conciencia, está detrás de toda la creación. Este estado de apertura permite al corazón sentirse vivo, sano, juguetón y vital; con proyectos, con entusiasmo y con la sensación de estar respaldado. Como dice pablo Coelho: “cuando tienes un deseo, todo el universo conspira para que se realice”

* Enfoca la mente en el presente: casi todas las líneas de espiritualidad oriental. Como el Zen, el Yoga, el Tantra, el Budismo y el Sufismo marcan la importancia de vivir el presente. Razonando sabemos que el paso se ha ido y es inmodificable (por lo tanto es inútil hacer algo), y que el futuro es inalcanzable; así pues, sólo nos queda el presente. Pero la mente, como un mono inquieto que va de rama en rama, salta de pensamiento en pensamiento. A lo largo del día, sesenta mil pensamientos discurren tu mente. En este contexto, la meditación es el arte de dejar la mente a un lado y percibir el presente, que nos señala el camino por donde nuestra alma debe viajar. Es importante ser conscientes de que la eternidad es el presente. Si la vida es eterna (la Vida con mayúsculas), entonces esa eternidad estuvo tanto en la época del Pitecantropus erectus como en la de Napoleón, y continuará más adelante; por lo tanto, ahora también tienen que estar. No puede haber un espacio de tiempo donde lo eterno no exista. El juego consiste en sintonizar con el ahora, descubrir el presente sin tiempo y ser conscientes de la eternidad. La promesa de vida eterna, después de la muerte, es absurda por el hecho de que si comenzara cuando uno muere tendría un principio, y todo lo que tiene principio tiene fin, para el Tantra, la vida eterna está aquí y ahora.

* Usa la energía de forma creativa: podrás obtener mucho caudal energético a través de las prácticas y ejercicios tántricos. Es tu responsabilidad saber qué harás con la energía. Puedes sacarla al exterior en forma artística, en tu trabajo particular, generando proyectos, amando, escribiendo o buceando en tu interior para hacer lo que siempre quisiste y habías postergado. La creatividad fluirá en abundancia. Si la energía no sale de forma creativa puede traerte problemas, dolores y mareos. Vigila tu energía y búscale el cauce correcto.

* Toma el sexo como una manifestación de dos buscando sentirse uno: el sexo es un fenómeno que puede hacernos sentir el perfume de la unidad. El sexo tiene una connotación mística y espiritual en su profundidad; representa a pequeña escala las leyes universales de equilibrio de la energía: el Sol y la Luna, el invierno y el verano, el agua y el fuego… De la misma manera, la mujer y el hombre pueden experimentar el estado de conciencia de unidad con la creación. Para ello, el maithuna tántrico ofrece el camino para acceder a este estado de conciencia expandida.

* Cuida el bindu, no eyacules: cuando el hombre tiene una eyaculación pierde la energía equivalente a medio litro de sangre. Los hombres tenemos cinco litros, por lo que medio litro de sangre quita el combustible energético. La eyaculación libera también entre 300 y 500 millones de espermatozoides. Después de una eyaculación, el hombre queda agotado y sin deseo; la sangre se retira del pene y decae cual cometa sin viento. El Tantra ofrece muchas técnicas para no eyacular y transmutar la energía sexual. La eyaculación puede postergarse durante mucho tiempo, y de esa manera acceder el hombre a sensaciones orgásmicas sin pérdida de semen. Tanto la sangre como el semen no pueden reproducirse artificialmente. En ningún laboratorio puede fabricarse estos componentes sagrados; por lo tanto, hay que cuidarlos. No se trata de no eyacular nunca más; depende de cómo te sientas. Puedes eyacular una vez cada diez actos sexuales o más. El arte de no eyacular y elevar la energía depende de tu habilidad, práctica y constancia. Una vez que aprendes el truco no es difícil, pero requiere tiempo. El potencial de transmutación de la eyaculación te puede convertir en un buda. Cuando un hombre no derrocha su semen está potenciando su vibración personal, ya que se atrae lo que se emite. Con una vibración de amor, el cuerpo comienza a generar energía y atracción. Vibra, acciona, se mueve con vitalidad. En lo puramente energético, la no eyaculación hace que el estado interior sea de conexión consciente con la energía de vida. El concepto de <brahamacharya> significa ‘no eyacular’, ‘contener’ y ‘alquimizar la energía’, por lo que no significa no tener relaciones sexuales (no significa castidad) sino contener el bindu.

El Tantra no es solo un camino de sexualidad. Aunque se enseña cómo usar la energía sexual, éste es sólo el primer escalón.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner