Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 438 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

CIERTOS ALIMENTOS Y BEBIDAS PUEDEN AUMENTAR NUESTRA CONCIENCIA PDF Imprimir E-mail
Escrito por DOREEN VIRTUE   

Tomado de Lo Que Nos Dicen Los Ángeles

De la misma forma que nuestro crecimiento espiritual influye en nuestras relaciones con los demás, nuestra dieta también lo hace. El camino espiritual desarrolla en nosotros una visión más positiva de nuestra persona y de la vida. Esta actitud más elevada nos hace sentir más ligeros y libres emocional y físicamente. De todas formas, debemos tener presente que, aunque trabajemos en nuestro desarrollo espiritual, la dieta tiene un papel fundamental en nuestro bienestar. Una dieta pesada, cargada de productos químicos, puede hacer sentir pesado al espíritu más ligero, mientras que otro tipo de alimentos puede potenciar el espíritu, la mente y el corazón. Muchas personas espirituales reciben mensajes intuitivos que les sugieren que eliminen ciertos alimentos o bebidas de su dieta. Otras personas que se encuentran en el camino espiritual dejan de tolerar sustancias de baja frecuencia, como el café o el azúcar. Comienzan a desarrollar reacciones negativas a la ingestión de las mismas.


Los ángeles nos explican que cada alimento o bebida tiene su <frecuencia>, que corresponde a la cantidad de <fuerza vital>. La fuerza vital proviene de la luz del sol y el aire que han hecho que la planta crezca. La fuerza vital de un alimento varía también dependiendo del procesamiento que recibe antes de ser ingerido. Los alimentos con un alto contenido de fuerza vital complementan y propician el crecimiento espiritual de los seres humanos. Nos ayudan a sentirnos más livianos, más llenos de energía y más conscientes de la guía divina.

Los alimentos que contienen una mayor fuerza vital son aquellos que crecen por encima de la superficie de la tierra, en lugares de mucha luz solar, como ocurre en las zonas tropicales. La piña, la guayaba, el mango y la papaya frescos contienen mucha fuerza vital. Si los incluimos regularmente en nuestra dieta, veremos que aumenta nuestra sensibilidad para percibir las intuiciones espirituales.

Los alimentos que crecen en condiciones luminosas no tan buenas tienen menos de fuerza vital. Es el caso de los vegetales que lo hacen bajo tierra. Los alimentos orgánicos tienen una frecuencia más alta que los que no lo son, ya que los pesticidas contienen la energía de la muerte, que disminuye la vibración de los alimentos. La preparación culinaria, el enlatado y el proceso de congelación, entre otras cosas, disminuyen o eliminan la fuerza vital de los alimentos. Los ángeles nos sugieren que tomemos los alimentos de la forma más parecida posible a su estado natural, es decir, vegetales orgánicos frescos o ligeramente cocidos al vapor.

Los productos de panadería integrales, hechos con cereales enteros (disponibles en muchos comercios de alimentación y tiendas de productos naturales), tienen un mayor nivel de fuerza vital que los que se hacen con harina blanca. La eliminación de la cáscara del grano mata la fuerza vital del cereal.

El azúcar, la cafeína, y el chocolate no tienen fuerza vital y además bloquean nuestra capacidad de recibir claramente los consejos celestiales. La carne roja, las aves y otros productos animales (incluidos lácteos) tampoco tienen fuerza vital, y están muertos o inertes. Si el animal fue cruelmente tratado durante su vida o en el proceso de matanza, la energía del dolor del animal permanece en su carne y en los productos derivados (como en el caso de los lácteos). La energía del dolor baja la frecuencia de nuestro cuerpo. Por eta razón, si decidimos consumir carne roja, aves o productos lácteos, debemos decir una bendición que trasmute la energía del dolor. También podemos consumir aves criadas de manera tradicional o sus huevos, asegurándonos de que los animales hayan sido tratados con humanidad y sacrificados causándoles el menor dolor posible.
 

Los ángeles dicen que el pescado tiene un nivel más alto de energía vital que la carne roja o la de ave. El agua donde nadan los peces crea unas reacciones electroquímicas que transmutan la energía del dolor en el momento de la muerte. Es posible que aquellas personas que se encuentran en el camino espiritual, y que se preocupan por las repercusiones energéticas de su dieta, acaben convirtiéndose en semivegetarianas, es decir, que se alimentan de vegetales frescos o ligeramente cocidos al vapor, frutas, productos elaborados con cereales enteros y pescado.

 

La Fuerza Vital en las Bebidas

Los ángeles dicen que es conveniente que bebamos agua <de la forma más natural posible>. Ellos desearían que todos pudiéramos beber agua fresca extraída de un río o de un pozo. Al no tener esta opción, podemos consumir agua embotellada en cuya etiqueta diga <agua de manantial o mineral>, que tiene mucha más fuerza vital que las aguas procesadas llamadas simplemente <agua potable>. Los ángeles nos piden también que evitemos las bebidas artificiales con gas.

Los zumos tienen un alto nivel de fuerza vital, únicamente si son consumidos antes de veinte minutos de haberse hecho, a partir de frutas o verduras frescas. Pasado ese tiempo, el espíritu de las frutas y las verduras se va. Las frutas y verduras orgánicas dan como resultado un zumo de mayor contenido de fuerza vital que los hechos con vegetales no orgánicos. Los zumos congelados o concentrados carecen de fuerza vital.

El alcohol, el café, las bebidas azucaradas, las bebidas elaboradas a base de chocolate y los refrescos tampoco contienen fuerza vital. Es más, eliminan de nuestro organismo la fuerza vital de otros alimentos que hemos consumido.

Deja que el Cielo te Ayude a Controlar Tus Deseos no Saludables

Si sientes deseos de comer alimentos procesados que contengan grasas y tengan un bajo nivel de fuerza vital, o bebidas que no te ayudan en tu camino espiritual, pide mentalmente al arcángel Rafael y a los ángeles de la curación que te ayuden. Antes de irte a la cama por la noche, pide a Rafael que entre en tus sueños y te libere de aquellos deseos que no sean saludables. Cada vez que tengas la sensación de que no te controlas frente al deseo de tomar una bebida o un alimento, pide mentalmente al cielo que te ayude.

Usando este método, Dios y los ángeles han curado mi ansiedad por la comida que no es saludable. Actualmente, y gracias a Su ayuda, no siento que tenga que hacer sacrificios debido a mi dieta. Por el contrario, escojo con gran alegría comer alimentos saludables y ligeros. Y como resultado, mi cuerpo está en óptimas condiciones para recibir los consejos celestiales, y por lo que me cuentan muchos de mis alumnos, a ellos les ocurre otro tanto.
 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner