Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 411 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

TU CONTROLAS TUS PUNTOS FIJOS EMOCIONALES PDF Imprimir E-mail
Escrito por ESTHER Y JERRY HICKS   

Por regla general las personas no se creen capaces de controlar lo que piensan. Observan las cosas que ocurren a su alrededor y las analizan, pero por lo general creen que no poseen ningún control sobre lo que se formula dentro de ellos. Se pasan la vida clasificando los acontecimientos bajo los rótulos de bueno o malo, deseado e indeseado, justo  o injusto, pero rara vez comprenden que tienen la capacidad de controlar su relación personal con estos acontecimientos.

ES IMPOSIBLE CONTROLAR CONDICIONES QUE HAN CREADO OTROS
Puesto muchas personas aprueban algunas de las condiciones que otros han creado pero desaprueban otras, se plantean la misión imposible de tratar de controlar las condiciones. A través de la fuerza o el poder personal, o reunir a la gente en  grupos para adquirir más poder o control, tratan de preservar su propio Bienestar afanándose en asumir el control sobre cualquier circunstancia que crea que representan una amenaza para ellos. 

Pero en este universo basado en atracción en el que no existe la exclusión, cuando más se esfuerza uno en rechazar cosas indeseadas, más cosas indeseadas atraen a su experiencia. Y cuantas más cosas indeseadas se manifiesten en su experiencia, más reafirma uno en su creencia (convenciéndose a sí mismo) de que tenía razón al considerar perniciosas e invasivas esas cosas indeseadas. Dicho de otro modo, cuanto más defiendes tu creencia, más te ayuda la ley de atracción a mantenerlas.

¿Pero que  “verdad”  es la auténtica VERDAD? Si prestas la suficiente atención a algo, la esencia de aquello en lo que has pensado acaba convirtiéndose en una manifestación física. Y cuando otros observan esa manifestación física, contribuyen a través de la atención que le prestan, a que se expanda. Y al cabo del tiempo, esta manifestación tanto si es deseada como si no, se denomina “verdad”.

Deseamos que comprendas que tienes absoluta libertad para elegir las verdades que creas en tus experiencias. Cuando entiendas que la única razón de que alguien experimente algo reside en la atención que presta al tema, comprenderás fácilmente que la verdad existe solo porque alguien le ha prestado atención. Así, cuando dices debo prestar atención a eso, porque es verdad, es como si dijeras “otros han prestado atención a algo que no deseaban y en función de la atención que le han prestado han hecho que  eso fluyera hacia su experiencia, yo también debo hacerlo.

Existen muchas cosas maravillosas que conviertes en tus verdades, y muchas otras no tan maravillosas que conviertes en tus verdades. La creación deliberada consiste en elegir deliberadamente las experiencias que contribuyen tus verdades. Tus pensamientos inciden en tu punto de atracción Cuando los pensamientos que has activado son más generales que específicos, las primeras vibraciones son muy insignificantes y no poseen un gran poder de atracción, por así decirlo. Por consiguiente, en esos primeros estadios no es fácil que veas pruebas manifiestas de la atención que prestas al tema.

Pero aunque no veas aun esas pruebas no significa que no se produzca la atracción de otros pensamientos que coinciden con los tuyos. Dicho de otro modo, tu pensamiento se hace más intenso, su poder de atracción es más potente y las vibraciones de otros pensamientos similares se unen a él. Y a medida que tus pensamientos adquieren más fuerza, comprendes a través de tus indicadores emocionales el grado en que esta creciente vibración de pensamientos coincide con la energía de tu fuente. Si coincide con quien eres, tus emociones de Bienestar te lo indican. Si no coinciden con quien eres,  tus emociones de malestar te lo indican.

Por ejemplo, es posible que cuando eras pequeño tu abuela te dijera: “Eres un niño maravilloso. Te quiero mucho. Gozaras de una vida feliz y satisfactoria. Tienes muchas dotes, y el mundo se beneficiara de tu presencia”. Esas palabras te producían una sensación grata porque se correspondían en un sentido vibratorio con lo que animaba en tu interior.

Pero cuando alguien te dice: “Eres malo. Deberías avergonzarte de ti mismo. Me has disgustado. Eres un desastre”, esas palabras te producen un profundo malestar porque la atención que le has prestado ha hecho que te conviertas en algo distinto en sentido vibratorio a lo que realmente eres y lo que sabes.  La forma en que te sientes es una indicación clara y precisa de tu alineación, o falta de alineación, con tu fuente de energía. En resumen, tus emociones te indican si “permites”  o te resistes a tu conexión con la Fuente.

LOS ESTADOS DE ÁNIMO COMO INDICADORES DE TUS PUNTOS FIJOS EMOCIONAL
Cuando persistes en centrarte en un determinado pensamiento te resulta cada vez más difícil seguir concentrándote en él  por qué la ley de atracción te facilita otros pensamientos similares. De este modo desarrollas, desde el punto de vista emocional, un estado de ánimo o una actitud. Desde el punto de vista vibratorio, adquieres, por así decirlo, un talante vibratorio habitual o fijo.

Tu estado de amino es in fiel representante de lo que atraes hacia tu experiencia. Tu estado de amino, o un  sentimiento generalizado sobre determinado tema, contribuye una clara indicación de la vibración que has practicado. Dicho de otro modo, cada vez que activas en ti un tema en virtud de tus experiencias en tu medio, tu vibración se sitúa de inmediato en su frecuencia habitual o punto fijo.

Por ejemplo: digamos que cuando eras niño tus padres experimentaron graves dificultades económicas. Por consiguiente, en tu casa hablaban con frecuencia de la falta de dinero y la incapacidad de adquirir lo que deseaban, lo cual iba acompañado por las correspondientes emociones de preocupación y temor. A menudo en respuesta a tus peticiones, te decían que “El dinero no crece en los arboles”, y que “el mero hecho de desearlo no significa que lo consigas”, y que “tú, al igual que el  resto de la familia, debes conformarte con lo que tienes. No hay vuelta de hoja… debido a los años en que prestaste atención a esos pensamientos de “de falta de dinero”, tu pensamiento habitual sobre el dinero—Tu punto fijo emocional—se convirtió en un pensamiento de escasas expectativas de éxito financiero. Así, cada vez que pensábamos en el dinero o la riqueza, caías de inmediato en un talento o una actitud de frustración, preocupación o ira.

O quizás cuando eras niño la madre de un amigo tuyo se mató en un accidente trágico y tu estrecha  relación con alguien que padecía un trauma infantil tan grave hizo que creciera en ti el temor por el bienestar de tus padres. Cuando partían de viaje en coche, te invadía el pánico hasta que regresaban. Así, poco a poco, desarrollaste la costumbre de preocuparte por el Bienestar de las personas a las que quería. Tu punto fijo emocional es la inseguridad.

O quizás cuando eras adolecente  tu abuela murió de un ataque al corazón. Y durante los años que siguieron  a su muerte oíste con frecuencia a tu madre expresar su inquietud sobre las elevadas probabilidades de que le ocurriera lo mismo a ella o a sus hijos (¡incluso a ti!). Prácticamente cada vez que hablabais de tu abuela, su inesperada muerte se convertía en una parte emocional de la conversación que generaba temor. Aunque tu cuerpo era saludable y te sentías físicamente bien, en tu fuero interno latía la preocupación por tu vulnerabilidad fisca. Así, al cabo del tiempo, adquiriste un punto fijo Emocional basado en la vulnerabilidad física.

TÚ PUEDES CAMBIAR TUS PUNTOS FIJOS EMCONIONALES
Del mismo modo que tus estados emocionales dominantes pueden pasar de una sensación de Bienestar y seguridad a otra de malestar o inseguridad, tus puntos fijos pueden pasar de no sentirte bien a sentirte bien, pues adquieres un punto fijo emocional simplemente prestando atención a un determinado tema, y a través de tu pensamiento practicado.

No obstante, la mayoría de las personas no elaboran deliberadamente pensamientos, sino que dejan que sus pensamientos graviten hacia lo que ocurre en torno a ella. Ocurre algo. Lo observan. Se produce en ella una respuesta emocional a lo que observan. Y dado que la mayoría de las veces se sienten importantes para controlar lo que observan, llegan a la conclusión de que no tienen ningún control sobre su respuesta emocional a lo que observan.

Queremos que comprendas que ejerces un control absoluto sobre tus puntos fijos. Y queremos que comprendas la extraordinaria utilidad de que adquieres deliberadamente tus puntos fijos. Porque de este modo, cuando esperes algo, lo conseguirás. Es posible que los pormenores sean distintos de lo que imaginabas, pero la esencia vibratoria siempre coincidirá exactamente con la tuya.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner