Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 469 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


LOS CONTRATOS SAGRADOS Y TU POTENCIAL DIVINO PDF Imprimir E-mail
Escrito por CAROLINE MYSS   

Tomado del libro El Contrato Sagrado

…La herencia arquetípica es prehistórica, primaria. Proviene de nuestros orígenes energéticos en lo Divino, que también es la fuente de nuestro Contrato Sagrado: el plan guiado de la vida. Creamos nuestro contrato en colaboración con la guía divina, y éste incluye muchos acuerdos individuales, o subcontratos, que debemos cumplir con ciertas personas, en lugares y momentos determinados. Las palabras Acuerdos y Contratos representan los primeros compromisos, las tareas que te han sido asignadas y las lecciones que te has comprometido a aprender en esta encarnación con el fin de realizar tu potencial divino.


Las experiencias y relaciones que estás destinado a tener se establecen con tus padres, tus hijos, tus amigos íntimos y con cualquier persona con la que compartas una pasión. Esos seres —así como tus enemigos— se cruzan en tu camino porque, en un momento anterior a esta vida, llegaste a un acuerdo con ellos para contribuir en su crecimiento espiritual y recibir lo mismo a cambio. De hecho, todas tus relaciones y experiencias son una oportunidad para la evolución y la transformación de tu vida. Algunas relaciones pueden ofrecerte múltiples oportunidades. En cada una de ellas tendrás que decidir cómo ejercer tu poder.

La decisión es tu mayor poder. Es un poder incluso mayor que el amor, porque, antes de amar, debes decidir convertirte en amante. Tomemos el ejemplo de una situación tan simple como el momento en que alguien te pide disculpas por haberte hablado de forma desconsiderada. En ese preciso instante, el poder de la transformación se encuentra por completo en tus manos. Puedes superar el enfado y escoger el perdón, de este modo, convertirás ese instante en un intercambio que restablecerá la energía de ambas partes. O, por el contrario, puedes reprimir tu naturaleza divina y hacer que esa oportunidad potencial para la curación se convierta en una transacción de energía contaminada. Optar por la actuación que está en sintonía con tu potencial divino refuerza el poder de tus numerosas «facetas», de tus mundos interiores y exteriores.

Tu potencial divino te habla a través de la conciencia, que te hace saber cuándo has actuado de forma incorrecta. Todos hemos sentido alguna vez la punzante sensación de culpa cuando hemos prejuzgado a otra persona, incumplido nuestra palabra o dejado escapar una oportunidad que se nos había presentado. Si analizas con detalle esa sensación, verás que es el resultado de haber reprimido o haber actuado en contra de tu potencial divino. En el extremo opuesto, podrás reconocer la sensación de armonía celular y bienestar físico que te invade cuando actúas con amor, compasión, generosidad y amabilidad.

Tu potencial divino se comunica contigo a través de la intuición y siempre te advierte que «te muestres despierto» cuando estés en pleno momento «decisivo» —un importante «momento contractual»— o en el instante en que debas reconocer a alguien con quien tienes un acuerdo. Como todas las relaciones que forman parte de tu contrato contienen una parte de tu espíritu, al igual que tú posees una parte del espíritu de los demás, cuando tengas una intensa reacción energética ante una persona, lugar o situación determinada, será porque has encontrado una parte de tu espíritu que habita fuera de tu ser. El entorno que te rodea y tu interior se agudizan. Tus emociones y pulsaciones aumentan, y tu capacidad de raciocinio puede esclarecerse o nublarse. Tu cuerpo transmite reacciones fisiológicas perceptibles. Si os detuvierais en el preciso instante en que se producen ese tipo de reacciones e interpretarais de inmediato vuestro entorno de forma simbólica, entenderíais los acontecimientos o relaciones de ese momento desde una perspectiva de la realidad completamente diferente. Por ejemplo, seríais conscientes de la aparición del Guerrero interior, que se expresa a través de vuestro genio. O sentiríais cómo el Amante invade vuestros sentidos mientras os dejáis llevar por la seductora paz de una puesta de sol.

Tu potencial divino también te habla a través de los sueños. Lo hace por un deseo de aprovechar mejor la vida, pero no trata sólo de obtener beneficios o logros materiales, aunque ese tipo de ambición puede manifestarse como parte de la realización de tu potencial. Tu potencial divino es la expresión total de tu espíritu; es el descubrimiento de las profundidades de tu capacidad para crear, expresar amor, compasión, perdón, generosidad y sabiduría. Serás más consciente de tu potencial divino cuando reconozcas la necesidad de conocer el porqué de las cosas. Se tornará más perceptible en el momento en que decidas ver más allá del plano físico de la vida, más allá de lo que los hindúes y los budistas llaman «maya» o ilusiones. Tu potencial jamás revelará su verdadera magnitud de una sola vez, antes te motivará a descubrir el principal objetivo y sentido de tu vida. No has nacido sabiendo lo buen artista, poderoso sanador o incondicional amigo que puedes llegar a ser en esta vida. No has nacido sabiendo cuánto puedes llegar a amar y preocuparte por otra persona. Debes aprender a actuar con valor, con seguridad en ti mismo y con fe. Esos son los potenciales que debes descubrir. Ésas son las cualidades espirituales que debes adquirir.

Al igual que los héroes de un viaje mítico, estamos destinados a luchar para tomar las decisiones adecuadas. Nuestro potencial divino nos alienta a satisfacer las necesidades básicas del yo para sobrevivir en el mundo físico. Nuestra misión es evolucionar hasta superar nuestro propio yo. No obstante, no podemos crecer espiritualmente mediante el uso exclusivo del intelecto. La lógica y el orden divinos son diferentes de la lógica y la razón mundanas, y no siempre pueden ser percibidos por la mente. Piensa en las numerosas historias o mitos bíblicos en los que lo Divino se revela en su totalidad: cuando el Señor se apareció en el monte Sinaí, le dijo a Moisés que advirtiera a los demás que no lo miraran, porque si lo hacían, morirían. San Pablo cayó de su caballo y perdió la vista temporalmente tras ver a Cristo resucitado. La cabeza humana de la deidad hindú con cabeza de elefante, Ganesha, ardió hasta convertirse en cenizas cuando su madre, Parvati, invitó al dios Shani a mirarlo, porque su orgullo le hizo olvidar el poder destructivo de la mirada de Shani. Estas historias reflejan la gran verdad de que las facultades humanas no están preparadas para asimilar con facilidad la conciencia divina.

…Para realizar tu potencial divino e, incluso, para solucionar los múltiples problemas de la vida diaria —como las luchas de poder en el trabajo o la superación de heridas del pasado— debes situarte en un plano de conciencia más elevado. Debes ir más allá de la razón hasta llegar al lugar donde «veas» y «entiendas» el significado simbólico o más importante de las experiencias. Tus arquetipos serán tus guías en ese reino de perspectiva simbólica. Tu búsqueda de sentido es una forma de práctica espiritual. Las preguntas como «¿Para qué he nacido?» y «¿Cómo puedo encontrar la voz de Dios en mi interior?» son, en realidad, invocaciones espirituales, oraciones que no reciben una respuesta expresada en palabras, sino en experiencias. Estas preguntas activan tu potencial divino, infunden vigor a tus arquetipos y te obligan a cumplir con tus acuerdos, o contratos, con otras personas.

Adquirir la capacidad de ver de forma simbólica y actuar dejándose guiar por la intuición, requiere práctica… Cuando logres interpretar de forma simbólica el contenido de tu existencia, podrás tomar decisiones mucho mejores. En el momento en que los proyectos que habías hecho se ven interrumpidos de manera repentina, puedes optar por considerar ese acontecimiento como una «intervención contractual» y no como una crisis. La aportación más importante de la visión simbólica es la oportunidad de decidir; puedes decidir entre considerar los acontecimientos como algo arbitrario y antagónico o como oportunidades que forman parte de un plan en el que tú tienes la palabra. La visión simbólica te ayuda a comprender las preguntas cotidianas que se te plantean, así como el desarrollo espiritual de tu vida.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner