Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 390 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


MEDITACION KUNDALINI PDF Imprimir E-mail
Escrito por OSHO   

 

Primera Etapa: 15 minutos.
Mantente relajado y deja que todo tu cuerpo vibre, sintiendo las energías que se mueven hacia arriba desde tus pies. Abandónate completamente y hazte uno con ese vibrar. Tus ojos pueden estar abiertos o cerrados.
Segunda Etapa: 15 minutos.
Danza…de cualquier forma que lo sientas, y deja que todo el cuerpo se mueva como quiera.
Tercera Etapa: 15 minutos.
Cierra los ojos y permanece inmóvil, sentado o de pie…observando todo lo que está ocurriendo dentro y fuera de ti.
Cuarta Etapa: 15 minutos.
Manteniendo los ojos cerrados, túmbate y permanece inmóvil.
Permite que el cuerpo se sacuda, pero no lo hagas tú. Permanece de pie en silencio, siéntelo llegar, y cuando tu cuerpo empiece a temblar un poco, ayúdale; pero no lo hagas tú. Disfrútalo, siéntete dichoso por ello, permítelo, recíbelo, dale la bienvenida; pero no lo fuerces.
Si lo fuerzas, se convertirá en un ejercicio, un ejercicio corporal. Entonces el sacudimiento estará allí, pero sólo en la superficie; no te penetrará. En tu interior permanecerás sólido como una piedra; serás el manipulador, el hacedor, y el cuerpo sólo te estará siguiendo. Y no se trata del cuerpo, se trata de ti.
Cuando digo que te sacudas, que vibres, quiero decir sacudir tu solidez. Tu ser, que es como una roca, debe ser sacudido hasta los cimientos, de forma que se haga líquido, fluido, que se funda, que fluya. Y cuando tu ser rocoso se haga líquido, tu cuerpo le seguirá.
Entonces ya no hay un sacudir, sino solamente sacudimiento. Entonces no hay nadie que lo está haciendo; simplemente está ocurriendo. Por ello no hay ningún hacedor.


Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner