Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 433 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


LA VIRTUD DE LA EXPERIENCIA PDF Imprimir E-mail
Escrito por RAMTHA   

“Yo estoy aquí para decirte que se te ama incluso más allá de lo que entiendes  que es amor. Pues siempre te he visto como un Dios que lucha por entenderse a sí mismo. Y de cada experiencia de todas tus vidas, has adquirido conocimiento, sabiduría; has dado algo al mundo, has añadido algo a la virtud de la vida que se despliega”.

EN TUS AVENTURAS DENTRO DE LA EXPLORACIÓN Del pensamiento, has elegido exprésate a través de la forma celular llamada humanidad, para poder aprender todo lo que hay por aprender  sobre la experiencia humana, sobre Dios viviendo en forma  limitada llamada materia. Esta experiencia es necesaria para la completa comprensión de Dios. Pues ¿Cómo puedes entender lo limitado hasta que no hayas experimentado y entendido la limitación? ¿Cómo puedes entender la totalidad de ti mismo, el Dios que tú eres, hasta que no experimentes y abraces la totalidad de lo que Dios es, desde la expresión salvaje  del  pensamiento hasta llegar a la restricción de la materia? ¿Cómo puedes entender la alegría, la libertad y el siempre jamás, hasta que no experimentes la tristeza, la limitación y la ilusión de la muerte?

Aunque juegas tus juegos e ilusiones con una gran terrible seriedad, el único motivo por el que están ahí es para enseñarte, para expandirte, para iluminarte, para ayudarte a entender. Esta vida es simplemente una plataforma sobre la cual jugar tus juegos y experimentar tus ilusiones para obtener el premio mayor de la vida: la sabiduría.   

¿Qué es la sabiduría? Es un maravilloso tesoro que pertenece totalmente al Dios dentro del hombre; un tesoro que se acumula en el alma del hombre. La sabiduría es el cumulo de emociones adquiridas mediantes todas  tus aventuras en el reino de pensamiento llamado Dios, y es lo único que te llevas contigo cuando abandonas ese lugar. ¿Crees que te llevas tus magnificas ropas, o tus grandes mansiones, o tus veloces automóviles? ¿Qué crees que te llevas contigo? Te llevas lo que eres: todas tus emociones adquiridas durante tu camino en el principio llamado vida. La emoción es precisamente de lo que se trata esta vida.

Todo lo que la humanidad ha aprendido a través de la tiranía y la restricción de los mandatos religiosos y gubernamentales  a través de la separación y degradación entre las razas, la separación entre el hombre y la mujer, entre hermano y hermano se ha llevado acabo degradando a Dios hasta quizás la más baja de las decadencias. Sin embargo, no hubieras sabido lo que se siente al vencer a otro en la batalla, al negar la libertad al prójimo o al degradar a la mujer por debajo del hombre, si no hubieras experimentado todas esas cosas. No habrías sabido emocionalmente estas cosas si primero no te hubieras convertido en el creador que las soñó hasta hacerlas realidad y luego, intencionalmente, vivió el sueño. Con todo, al vivirlas vida tras vida y momento a momento, se han convertido en una realidad tan firme que la mayoría os habéis vuelto neuróticos, inseguros y totalmente perdidos en el sueño.

Y te preguntas: ¿Dónde esta esté Dios que permite  a la humanidad tratarse tan brutalmente? ¿Y dónde está el amor de Dios después de todo, si él ha permitido que ocurran todas estas atrocidades? Bueno, Dios ha estado ahí todo el tiempo, pues él ha sido todas tus ilusiones y todos tus juegos. Y Dios ciertamente te ha amado todo el tiempo al permitirte experimentar todos tus sueños de acuerdo con tus propios designios. Simplemente has olvidado que fuiste tú quien creo el sueño en primer lugar y que tiene la opción de cambiarlo en cualquier momento.

Tejes tus ilusiones cual relatos de gran desgracia y tristeza. Dañas tu cuerpo. Acabas con tu mente. Adoras ídolos. Criticas a los demás. Eres dictador. Odioso, posesivo, temeroso, y en verdad arrogante. ¿Con que fin? Para entender lo que es ser todas estas cosas.  ¿Cuál es el resultado final? No morir nunca, sino vivir para siempre; entender y abrazar lo que se llama el reino de los cielos; ver la cara de DIOS  y darte cuenta de que es la tuya. Todos vosotros- entidades eminentes atrapadas por sus propias inseguridades, su propia pequeñez de pensamiento-sois mucho más grandes que los juegos que habéis jugado, los cuales han ocultado profundamente detrás de nuestras ilusiones la sublime belleza que todos vosotros sois, no os maldeciréis, ni juzgaríais, ni os alteraríais como lo hacéis. 

Yo he llegado hasta vosotros, y yo soy todo lo que vosotros habéis sido y lo que llegareis a ser  para ayudar a reavivar en vosotros el saber interior que ya, poseéis para que nunca volváis a perderos ni a regodearos en la culpabilidad, el miedo y la renuncia de uno mismo. Vosotros estáis muy por encima de todo eso. ¿Por qué te amo tan profundamente? Por lo que tú eres, también lo soy yo. Todo lo que eres en el espectro de tu ser, yo soy, pues yo soy el espectro desde el cual contemplas y creas tus ilusiones. El Yo soy que yo soy, es amor que trasciende la expresión común aquí, ya que no tiene condiciones ni obligaciones. Yo  te amo simplemente por lo que eres, cualquier que sea tu expresión, es el padre que yo amo tan profundamente.

Ahora deseo hablarte sobre lo que tú percibes como tus equívocos y fracasos. Al crear el hombre la noción de lo bueno y de lo malo, lo perfecto y lo imperfecto, también ha creado las trampas llamadas culpabilidad y remordimiento que han hecho tan difícil progresar en la vida. Pero yo te digo: cualquier cosa que hayas hecho a través de la virtud de tus muchas vidas en este plano, nunca ha sido mala, ni tampoco buena. Ha sido simplemente una experiencia de la vida que te ha ayudado a ser quien eres ahora, y eso es, en verdad, la cosa más preciosa y maravillosa. Porque tú eres en este ahora, lo más grandioso que has sido nunca desde que empezaste este camino extraordinario, ya que tu sabiduría es mayor de lo que nunca ha sido.

Todo lo que tú has hecho, yo también lo hice. Y cada uno de tus errores, yo cometí los mismos. Y todo aquello que has juzgado en ti por carecer de fuerza y virtud, yo también lo juzgue. Pero yo nunca habría conocido la fuerza de mi ser si no hubiera conocido mi debilidad. Nunca hubiera amado la vida si no la hubiera visto desprenderse de mí. Y nunca había sido capaz de abrazaros a todos vosotros si no hubiera despreciado la crueldad del hombre.

Cualquier cosa que haya hecho, por vil o miserable que haya sido, la hiciste simplemente con el fin de crear un aprendizaje para ti mismo. Y  a lo largo de ese aprendizaje te has dañado, dolido, entristecido, y te has degradado a ti mismo y, sin embargo, te has elevado por encima de ello, porque aquí estas ahora, dispuesto a conocer y abrazar la belleza que tu eres. Todo aquello que sintáis que habéis fallado o hecho algo malo, deseo que completéis esto: Desde el momento de tu nacimiento, tú y tus amados hermanos emprendisteis una gran aventura hacia el entendimiento emocional de todo el pensamiento; pensamiento a pensamiento. Tu alma fue creada para almacenar la emoción de cada pensamiento, cada dimensión de Dios que aceptaste a través del Dios o espíritu de tu ser. Cada pensamiento que aceptaste y sentimiento en tu alma, pero que aún tengas que entender completamente, tu alma te presionara a experimentarlo. ¿Para qué? Para obtener el entendimiento emociona completo de todos los aspectos de ese pensamiento, visto sólo a través de la virtud de la experiencia, que es la virtud llamada vida.

Has sido impulsado a lo largo de la eternidad a evolucionar y a extender la vida hasta la creatividad, y a experimentar cada manifestación de esa creatividad, desde el pensamiento hasta la luz, hasta la materia, hasta la forma y otra vez devuelta hasta el pensamiento; desde el amor y la alegría, hasta la envidia, el odio y la tristeza, y de nueva a la alegría. Tu alma te ha impulsado de experiencia en experiencia, de aventura en aventura, para poder realizarse a sí misma con el entendimiento completo de cada forma de pensamiento, cada actitud, cada emoción para que así puedas conocer y entender la totalidad del pensamiento, que es la totalidad de Dios, la totalidad del Yo.

Tu alma anhela todo aquello que no ha experimentado. Cuando tu alma anhela una experiencia, ello significa que necesita información emocional sobre esa experiencia. Por eso, tu alma crea un sentimiento llamado deseo, que cautiva la totalidad de tu ser y te impulsa hacia una aventura, una experiencia. Entonces, cuando la experiencia ha terminado y las emociones se calman, has obtenido, gracias a esa experiencia, un tesoro mucho más valioso que todo el oro de este plano, te ha hecho avanzar hacia la sabiduría; lo cual indica que tu alma dice que ya nunca más tendrás que experimentar eso otra vez, pues has adquirido todo el entendimiento de ello. Entonces, tu alma perseguirá otro anhelo, y serás impulsado a hacer otras cosas, porque lo necesitas, lo quieres, porque el fuego dentro de ti te impulsa a experimentar toda la vida.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner