Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Mayra Caballero


Administradora de Empresas
Universidad Autónoma del Caribe
Orientadora Familiar
Universidad de la Sabana, Bogotá
Universidad de Navarra, España
Especialización en Familia
Universidad Simón Bolivar, Barranquilla
Entrenamiento en Terapia de Familia Sistémica
Participación en Talleres Ser Pleno 2005-2010

 


Online
Tenemos 460 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


ESTRATEGIAS PARA FAMILIAS DIVORCIADAS Y MIXTAS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Dr. PHIL MCGRAW   

Tomado del Libro La Familia es Primero
 

“El valor no está definido por aquellos quienes lucharon y no se derrumbaron, sino por aquellos que pelearon, se derrumbaron y se levantaron nuevamente.”

Para quienes están divorciados, y viven como padres solteros, o en una familia mixta: Reconozco que hay muchos de ustedes allá afuera que necesitan respuestas y que las necesitan ahora. ¿Cómo desempeño el papel de padre y madre?, ¿Cuánto exijo y requiero de mis hijos durante la transición del divorcio?, ¿Qué papel desempeño con mis hijastros?, y muchas otras. De acuerdo con algunas estadísticas, la taza de divorcio en los Estados Unidos es cercana al 50%. Lo que esto significa es que millones de padres e hijos están luchando con problemas y necesidades significativas.

Antes de hacer referencia a los retos que sus hijos enfrentan, si uno de sus padres biológicos está fuera del hogar –o si usted ha introducido a una nueva pareja a la unidad familiar- quiero prevenirlo pues la mayoría de las dificultades que enfrentan los padres dentro de una estructura no tradicional no son iguales a las que se enfrentan los de una estructura tradicional.

Aun antes de un divorcio, los niños han interiorizado el conflicto entre los padres y ya podrían tener problemas de comportamiento. Entonces, hablemos de las condiciones que probablemente encontrará en un hogar que ha sido tocado por el divorcio o la separación.  Si es padre soltero o de familia mixta, la vida de su hijo ha sido sacudida desde el centro. Su hijo o hija pueden experimentar mucho miedo con relación al futuro. Pueden preocuparse de que el padre que obtenga la custodia primaria también los “abandone”. Pueden reaccionar con el apego predecible o la agresión basada en el enojo. Usted debe entender que si en la visión de su hijo, el padre o la madre han sido arrancados del hogar, entonces el niño puede culparlo por esa partida. Su enojo es una manera de lidiar con la vulnerabilidad. Es un mecanismo de protección porque si usted ataca, ser rechazado ya no es un problema. Inconscientemente, la actitud del niño se convierte en “atrápalos antes de que te atrapen”. Usted no debe tomarse estas reacciones como algo personal, es mejor que observe sobre la superficie y mire compasivamente lo que hay más allá.

Sin importar la reacción externa de su hijo, puede apostar a que la partida de un padre y/o la adición de un padrastro o madrastra al ambiente familiar provocarán una gran respuesta mentar y emocional. Algunos niños se pondrán una máscara; otros no. De cualquier forma, está ahí. Ahora y en el futuro, continuará siendo una reacción y su trabajo será manejar esa reacción de forma constructiva y reincorporarla, de la manera en que sea posible.

Tanto la investigación como mi propia experiencia clínica me han enseñado que las necesidades psicológicas de su hijo se incrementan enormemente durante y después de un divorcio. El trauma de una familia fracturada deja un residuo emocional más allá del corto plazo. La reacción residual puede ser emocional, logística o ambas. Por ejemplo, cuando un matrimonio se rompe, los problemas financieros no están lejanos. Los problemas económicos pueden dar lugar a situaciones dolorosas, con frecuencia, existe inequidad inesperada y perturbadora entre el nivel de vida del padre divorciado y el de su esposa, un contraste que puede ser confuso para el niño. De acuerdo con las estadísticas, más mujeres que hombres obtienen la tutela del niño y, normalmente, las mujeres sufren más un descenso significativo en el ingreso. Después de un divorcio, aproximadamente la mitad de los niños no ven a sus padres. Y es aquí donde me entristezco: los niños viven en medio de esta montaña rusa económica y emocional; experimentan culpa y miedo, además de la confusión.

Lo que es más, si usted es un padre soltero que luchó por obtener la custodia primaria, puede enfrentarse con mayor supervisión y disciplina de los hijos ahora que está solo. Y es duro. Hay una tendencia natural a dejar que la disciplina se relaje. Frecuentemente, usted se esfuerza poco y su hijo sufre.

Volver a casarse también trae una explosión de estrés, con nuevos hermanastros, nuevas reglas, demandas y prácticas religiosas. La pérdida de un ejemplo a seguir puede ser particularmente devastadora, si los niños se enfrentan con acelerados retos y elecciones. Encuentran que la brújula de padre custodio no siempre es muy fiable.

Cada una de esas exigencias y muchas otras, demasiado numerosas para ser mencionadas, son parte de la realidad del divorcio en el mundo de hoy. Cada una requiere de una estrategia de adaptación específica. Sin embargo, permanece la constancia de las necesidades que acentúan estas exigencias y factores estresantes. Cualesquiera que sean los retos particulares, se convierten en fracturas para su hijo y pueden mitigar sus necesidades importantes. Estos retos pueden no llegar en el mejor momento para usted, ya que usted se encuentra emocionalmente en aguas agitadas. Se sentirá abrumado por momentos, al tratar de lidiar con ellos. Sin embargo, debe conectarse con las necesidades de su hijo.

De acuerdo con la Academia Norteamericana de Pediatría, alrededor de la mitad de los niños muestran una respuesta sintomática durante el primer año posterior al divorcio. Estos síntomas incluyen irritabilidad, incremento del llanto, miedo, disminución en el desempeño escolar, abuso de sustancias, depresión, comportamiento agresivo y delincuencia. Si usted está conscientemente enfocado y es sensible a las necesidades de sus hijos durante este periodo difícil, realizará un mejor trabajo para llenarlas. Sus necesidades más profundas (que pueden durar un periodo extenso, especialmente si son ignoradas o manejadas erróneamente) incluirán:

Aceptación: Esta será la necesidad más grande de sus hijos porque tener un bajo concepto de sí mismos es muy probable en una etapa frágil y formativa; sobre todo, si ellos se encuentran en una edad temprana. Ellos necesitarán con urgencia tratar de obtener aprobación y “pertenencia”, luego que el sentido de pertenencia a su familia ha sido destrozada.

Compromiso de seguridad: Usted necesitará ir más allá de los esfuerzos normales para asegurarles a sus hijos que, aunque su familia se haya fragmentado, la protección que siempre les fue otorgada permanece sólida. Ellos deben experimentar que su capullo vital está intacto y que usted está vigilando. Los hechos dicen más que las palabras, entonces la llave será mantener el paso, los límites y las rutinas normales en su hogar, preservando la misma participación en temas escolares, y dando a su hijo el mismo acceso a las interacciones con sus amigos.

Libertad de culpa o responsabilidad por el divorcio. Con frecuencia, los niños cargan con la culpa por la disolución del matrimonio. Este sentimiento nace de muchas de las acusaciones que surgieron durante el divorcio y los actos que parten del hecho de que los hijos son el pegamento principal que mantiene unidas a las familias. Los niños personalizan su parte en el divorcio porque saben que se portaron mal y sienten que, de alguna forma, son castigados por eso a través del rompimiento de sus padres. Recuerde que cuando los niños, solos o entre sus amigos, experimentan dolor, se sienten aislados. En sus mentes, la línea entre el dolor y el castigo se borra. Sea consciente de esto y asegure a sus hijos que ellos no tienen la culpa.

Necesidad de Estructura. Con la pérdida de un líder familiar en la casa (ya sea el padre o la madre), sus hijos estarán revisando y probando una estructura. Déselas en grandes cantidades. Este es el peor momento para romper los patrones e incluso, complacer. Refuerce la disciplina constantemente y con la cantidad adecuada de dinero por un buen comportamiento. Ahora más que nunca, sus hijos necesitan la misma igualdad en todos los aspectos de sus jóvenes vidas. Ellos necesitan ver que el mundo sigue girando y que todavía son parte integral de lo que pasa.

Necesidad de un padre estable que tenga la fuerza para dirigir el asunto. Se sienta o no una persona valiente y fuerte, tiene que verse de lo mejor para sus hijos. Ellos están preocupados por usted y su pareja, sobre todo si hay una crisis visible. Ellos lo conocen mejor de lo que usted se conoce, con un frente valiente o sin él, así que tomarán ese gran desgaste emocional que ha experimentado. Sin embargo, usted debe hacer todo lo que sea posible para asegurarles que tiene fuerza, capacidad de atender el negocio. Al hacer esto, logra que ellos se relajen nuevamente. Así que muéstrese como una persona con fuerza y flexibilidad.

Necesidad de permitir que los niños sean niños. Sus hijos no deben adoptar la tarea de sanar el dolor. Con mucha frecuencia, los niños sirven como una armadura o como salvadores de los padres en crisis. Piense esto: ¿No cree que los niños ya están en una etapa difícil en este mundo sin la necesidad de arreglar su vida? Una vez dicho esto, hay dos reglas principales que usted debe seguir, sobre todo en la crisis y en los momentos de inestabilidad en su familia.

No agobie a sus hijos con situaciones que ellos no pueden controlar. Ninguno debe lidiar con tal responsabilidad. Esto promoverá sentimientos de impotencia e inseguridad, causándoles que se cuestionen sus fuerzas y habilidades propias.

No pida a sus hijos que lidien con temas de adultos. Los niños no están preparados para entender problemas de adultos. Su enfoque debe estar en navegar por las diversas etapas del desarrollo infantil por las que pasan.

Obviamente, su objetivo general debe ser cumplir con todas estas necesidades y minimizar el precio que su hijo debe pagar porque usted y su ex pareja han sido incapaces de mantener su relación. Digo esto porque es la verdad y no porque quiera culparlo. No estoy siendo juez. Sólo usted sabe si romper fue o no lo mejor para usted y sus hijos. De cualquier forma, es lo que sucede. El divorcio pasó y usted, su ex pareja y su hijo, o hijos, tendrán que sacar lo mejor de ello.
 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner