Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Mayra Caballero


Administradora de Empresas
Universidad Autónoma del Caribe
Orientadora Familiar
Universidad de la Sabana, Bogotá
Universidad de Navarra, España
Especialización en Familia
Universidad Simón Bolivar, Barranquilla
Entrenamiento en Terapia de Familia Sistémica
Participación en Talleres Ser Pleno 2005-2010

 


Online
Tenemos 411 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


PAREJAS CON NIÑOS EN EDAD ESCOLAR PDF Imprimir E-mail
Escrito por Mayra Caballero   

Es el primer desprendimiento del hijo. La escolaridad marca el principio de una cadena de actividades, implica nuevas exigencias económicas y emocionales. En la edad escolar el niño busca darle un sentido de competencia versus sentido de inferioridad. Los padres, manteniendo su espacio íntimo, acompañan al niño en el descubrimiento y potencialización de sus áreas de competencia y de sus fortalezas.
Hay que manejar cuidadosamente los déficit y las competencias del niño para no hacerlo sentir inferior. En esta época el niño se socializa; aprende a convivir con los demás, a intercambiar, a ser amigo, a trabajar en equipo. Es vital acompañarlo en este proceso y ayudarlo a negociar conflictos cuando se presenten.
El manejo de la autoridad que hacen los padres debe estar apoyado en el fomento de la autonomía y en la progresiva toma de decisiones en los diferentes campos de la vida del niño.

Los riesgos que se dan en esta etapa son:

  • Casi siempre se debilita la relación por descuido de otros campos compartidos de la pareja.
  • Se transmiten miedos hacia el mundo externo por parte de los padres a los hijos.
  • Limitar la socialización del niño impidiendo el desligue paulatino de la familia.
  • Desprendimiento afectivo.
  • Contradicciones entre los padres en cuanto a normas y reglas familiares en la crianza de los hijos.
  • Exclusión del padre en el cuidado y tareas de los hijos, pasando a ser un recargo para la madre.
  • Es la finalización del hechizo de los años iniciales que vivía la pareja.
QUE HACER? 
  •  Conservar el equilibrio en los roles como pareja y como padres.
  • Reajuste en la organización de tareas.
  • Compartir logros.
  • Uso adecuado del tiempo libre.
  •  Apoyar la adquisición gradual de independencia del niño.
  • Crear confianza en los hijos.
  • Jugar mucho con ellos.
  • Hacer programas en familia.
  • Trabajar mucho en la formación de la autoestima del hijo y en mejorar la estima de la pareja.
  • Establecimiento de límites adecuados en la familia.
  • Confirmación del compromiso mutuo.
  • Aprovechar para compartir más en pareja el tiempo con que cuentan.
  • Mucha comprensión y mucha COMUNICACION. 

     VOLVERSE EXPERTOS EN CONOCER LO QUE HACE AGRADABLE Y DESAGRADABLE AL OTRO.



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner