Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 487 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

PORQUE SIENTO MIEDO CUANDO ALGUIEN SE ME ACERCA? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Escrito por OSHO   

¿ES SÓLO DESCONFIANZA?
Extraído del Libro El Miedo (OSHO)

La confianza es posible solamente si tienes confianza en ti mismo. Primero, debe ocurrir algo fundamental en tu interior. Si confías en ti mismo, podrás confiar en la existencia. Pero si no confías en ti mismo, ninguna otra forma de confianza será posible. Y todo el mundo siente miedo en mayor o menor medida. Es por eso que nadie deja que otros se acerquen demasiado.
 
Cuál es el miedo? El miedo es que el otro pueda ver el vacío interior si se acerca demasiado. Nada tiene que ver con el otro. El asunto es que nunca han podido aceptar su propio vacío interior. Ese es el miedo. Has creado una superficie profusamente decorada. Tienes un rostro hermoso, una linda sonrisa, hablas muy bien, eres muy coherente, cantas bien, tienes un cuerpo armonioso y el conjunto es el de una persona hermosa. Pero todas esas cosas están en la superficie. Detrás de ellas solamente hay vacío. Temes que si alguien se acerca demasiado pueda ver más allá de la máscara, más allá de la sonrisa y más allá de las palabras. Y eso asusta. Sabes que no hay nada más, que eres sólo una fachada. Es el miedo a la falta de profundidad.
No es que no puedas tener la profundidad. Por supuesto que sí, pero no has dado el primer paso. El primer paso es aceptar ese vacío interior con alegría y volcarse dentro de él. No evites tu vacío interior porque, si lo haces, impedirás que los otros se acerquen. Si encuentras alegría en tu vacío interior, serás completamente abierto e invitarás a los demás a acercarse y a mirar dentro de tu santuario más profundo. Porque cuando se acepta, ese vacío tiene una cierta cualidad, la cual es diferente cuando es rechazado.
La diferencia está en la mente. Si rechazas el vacío, este se parecerá a la muerte; si lo aceptas, ese mismo vacío se convertirá en la fuente misma de la vida.
 
Solamente a través de la meditación podrás permitir el acercamiento de los demás: cuando hayas comenzado a sentir tu vacío interior con alegría, como una celebración, como una canción; cuando tu vacío interior no te produzca pánico; cuando dejes de sentir miedo; cuando encuentres solaz y un refugio, un santuario y un descanso en ese vacío. Y cuando estés cansado, sumérgete en tu vacío interior, fundiéndote en él. Cuando hayas comenzado a amar tu vacío interior y la felicidad que brota de él como miles de lotos flotando en el lago del vacío, abrirás tus puertas para que los demás se acerquen.
 
El problema es que es tan grande el miedo de sentirte vacío que prefieres no asomarte a ese lago. Prefieres oír la radio, ir al cine, mirar la televisión, leer el periódico o una novela de misterio. Prefieres hacer algo, cualquier cosa, a fin de evitar continuamente el vacío interior. Cuando sientes fatiga, prefieres dormir y soñar, en lugar de enfrentar el vacío. Nunca lo estrechas entre sus brazos. Esa es la razón.
 
Preguntas: “Por qué siento miedo cuando alguien se me mundo siente temor cuando alguien se acerca?” Esa pregunta es en sí una gran revelación. Todo el mundo siente temor cuando alguien se acerca, pero muy pocas personas son conscientes de ese miedo.
 
Las personas permiten la cercanía pero sujeta a muchas condiciones. Ni siquiera en el amor permites que el otro se acerque y penetre en ti. Y recuerda que si permites que el otro se acerque y penetre en ti, experimentarás una dicha infinita.
 
Cuando los cuerpos de dos amantes se unen, se produce un orgasmo físico. Cuando las mentes de dos mentes se penetran, hay un orgasmo psicológico, y cuando dos espíritus se funden el uno en el otro, se produce un orgasmo espiritual. Muchos hombres creen tener un orgasmo y el ochenta por ciento de las mujeres, puesto que no eyaculan, al menos visiblemente, creen no tener un orgasmo. Pero la eyaculación no es lo mismo que el orgasmo. El orgasmo físico es una danza de energía que recorre el cuerpo entero llenándolo de alegría. Es un rejuvenecimiento seguido de una paz indescriptible.
Si el orgasmo físico es hermoso, no es nada comparado con el orgasmo psicológico. Cuando las personas permiten que alguien se les acerque mucho, independientemente de cuál sea la relación –un amigo, un amante, un hijo, un padre-, cuando la cercanía es tan grande que las mentes comienzan a fundirse.
 
Dos cuerpos solo se pueden tocar; ni siquiera en el acto sexual pueden pasar más allá del contacto, porque dos objetos físicos no pueden existir en el mismo sitio. Dos pensamientos tampoco pueden ocupar el mismo espacio porque los pensamientos son objetos sutiles. La combinación es mejor, pero de todas maneras permanece una separación sutil. La penetración espiritual es la única posibilidad de estar con alguien realmente, porque el espíritu es vacío. Dos vacíos pueden estar juntos. Y no solamente dos, sino todos los vacíos del mundo pueden estar juntos en el espacio. Pueden ocupar el mismo espacio simultáneamente, al mismo tiempo. El número de vacíos que pueden coexistir es infinito.
 
Cuando comiences a disfrutar la alegría de sentir tu vacío interior, podrás permitir que los demás se acerquen. No sólo podrás permitirles la entrada, sino que los acogerás gustosamente, porque la única forma de que otro entre en ti es permitiéndole la entrada. No hay otra manera.
 
Pero en el estado en que te encuentras ahora, cada vez que algo comienza a suceder, tratas de escapar. Recuerda: cuando algo te produzca miedo, no es el momento de escapar, sino de estar aquí.
 
Es muy reveladora la pregunta de por qué sientes miedo cuando alguien se te acerca. Significa que comienzas a tomar consciencia de tu vacío interior. Ahora permite que esa conciencia crezca; permite que esa conciencia se convierta en una conciencia extraordinaria.


Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner