Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 494 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

LA PUREZA DE INTENCION PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

 


Cuantos afanes persigue el ser humano  por generar obras “buenas” pero cuántas de ellas con pureza de intención? La experiencia de la bondad está contaminada por nuestra vanidad de creernos bondadosos, generosos y buenos. Cada vez que pronunciamos nuestros pareceres mentales, emocionales o de cualquier otro orden, todo lleva impreso una información que dista de fundamentos racionales y es rica en la fuerza de la intención. Es esta intención la que termina generando contundentemente la consecuencia ó el impacto que han causado palabras, acciones e incluso lo no visible: pensamientos y emociones.

Y cuando nos toca asumir el efecto de nuestro sentir, decir, pensar y actuar, a veces sino muchas veces, nos frustramos y enojamos queriendo ahogar nuestra propia voz interior que nos susurra: “tenías una  intención oculta”. Podríamos estar hablando de un estilo de manipulación.

Manipular es una elección de la estrategia que hemos elegido para obtener un “bien” ó  un “resultado”, generalmente cuyo exclusivo benefactor somos nosotros. Laceramos la honestidad en nuestras relaciones personales y creamos conflictos evitables de haber jugado limpio. Violentamos el  derecho del otro de elegir su respuesta ante nuestra petición ó estímulo, alimentando la violencia, debilitando la confianza y creando separación.

La pasada semana santa, me encontraba orando por uno de mis enemigos, de los que se su nombre, rostro y apellido, pero algo me incomodaba: una basurita de resentimiento y enojo hacia esa persona. Interrumpí la oración y navegando por la red, se abrió paso una información que me ilustró y me permitió comprender  el contexto emocional, mental y espiritual de donde se generaba todo el daño que ha hecho.

Como escoba, esta comprensión barrió la “basurita”  y pude retomar la oración con plenitud,  con serenidad y dicha interior.

Si te ves enfrentado a una situación que no cumplió tus expectativas, hurga en tu alma con despiadada honestidad los móviles genuinos que pudiesen estar ocultos en tu psiquis, libéralos llevándolos a tu consciente; ve al ruedo, mueve tus fichas claras y limpias, tal vez pierdas, tal vez ganes, sea  lo uno o lo otro permanecerá contigo la alegría de la lealtad para contigo mismo.

Cuando quieras algo de un ser querido, de la vida ó de Dios, pídelo pero ¡juega limpio!

Hace unos años atrás asistí a una charla del Dr. Jorge Carvajal quien utilizó la frase “con pureza de corazón” y me recordó el consejo de una vieja amiga cubana: “no hagas cosas malas que parezcan buenas”.



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner