Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 479 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

LIBERATE DE LOS MIEDOS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Escrito por BRENDA BARNABY   

Extraído del Libro Más Allá de El Secreto

“El miedo es ilusorio… No puede vivir. El valor es eterno… No puede morir” Sri Swami Sivananda

El miedo es una reacción natural de nuestro organismo, un poderoso sentimiento biológico ante un riesgo o peligro, tanto real como imaginario. Responde a una primera función defensiva y de supervivencia, que nos lleva a evitar esos peligros o a escapar de ellos. Su presencia es una importante ventaja cuando la amenaza es real, pero totalmente negativa cuando se trata de miedos imaginarios.

Las consecuencias más frecuentes del miedo son la ansiedad, que exaspera nuestro sistema nervioso, y la angustia, un sentimiento de opresión y tristeza con tendencia a hacerse recurrente si adopta el carácter de manía depresiva. En gran parte de los casos los motivos que desencadenan esos miedos son irreales o exagerados, y seguramente no tan graves como los imaginamos. Si permitimos que nos invadan, debilitamos nuestra salud y nuestra resistencia a los pensamientos negativos. De hecho, pueden convertirse en la principal barrera mental a la elaboración de pensamientos beneficiosos y positivos.

Ya en el siglo XVII, el gran William Shakespeare, uno de los talentos de mayor intuición y sensibilidad psicológica de la historia, puso en boca de uno de sus personajes la siguiente frase: <De lo que tengo miedo es de tu miedo>.

Aunque tenga miedo, hágalo igual es el desafiante título que lleva uno de los mayores superventas mundiales sobre este tema, cuya autora es la psicóloga estadounidense Susan Jeffers. Ella misma confiesa en su <Introducción> que fue una persona dominada por el miedo y por el temor a cambiar sus pensamientos: <Cuando yo era más joven, me gobernaba siempre el miedo. De modo que no debe sorprender el hecho de que, durante años, me hay aferrado a muchas cosas de mi vida que, a todas luces, no me favorecían. En parte, mi problema era la incesante vocecita que, dentro de mi cabeza, seguía diciéndome: “Será mejor que no cambies la situación; eso no es para ti; nunca lo harás por ti misma; no corras riesgos; podrías cometer un error…Lo lamentarás!”>.

Si te sientes identificado con la joven Susan de este relato, ya sabes que tendrás que esforzarte para liberarte de las ataduras del miedo que impiden que tu mente acepte cambiar. Jeffers no nos propone suprimir el miedo, sino reconocerlo, analizar sus causas y los pensamientos negativos que las provocan. Es decir, aprender a convivir con él; aceptarlo para poder enfrentarlo, según reza el expresivo título de su obra.

Alguien ha dicho que los héroes de guerra se lanzan a sus valientes hazañas porque ya no pueden aguantar su propio miedo. Susan Jeffers no cree en esa intempestiva reacción, sino en un proceso consciente de reeducación de nuestra mente:

Aunque la incapacidad para enfrentarse con el miedo pueda parecer y sentirse como un desequilibrio psicológico, en la mayoría de los casos no es así. Creo que se trata, sencillamente, de un problema educacional, y que al reeducar la mente, uno puede aceptar el miedo como un simple hecho de la vida, más que como un obstáculo para el éxito.

A partir de la convicción de la doctora Jeffers comenzó a leer, a asistir a talleres de formación, a hablar y discutir con personas autorizadas. Siguiendo sus consejos y sugerencias, llegó a elaborar un método para <desaprender> el pensamiento que la hacía prisionera de sus inseguridades. Según su propio relato, comenzó a ver el mundo como un lugar menos amenazador y más alegre, y pudo experimentar el sentido del amor por primera vez en su vida.

EL SECRETO CONSISTE EN ASUMIR EL MIEDO Y HACER LAS COSAS DE TODOS MODOS

De acuerdo al sistema de Susan Jeffers, el miedo puede dividirse en tres niveles. A su vez, los miedos del primer nivel se dividen en dos categorías: miedo a las cosas que suceden y miedo a las cosas que exigen una acción del sujeto. Veamos una lista de ambas, necesariamente incompleta:

Los Miedos del Nivel 1

Cosas que sucede:

• Envejecimiento
• Incapacidad
• Jubilación
• Soledad
• Los hijos dejan el hogar
• Catástrofes naturales
• Crisis económica
• El cambio
• La muerte
• Atentados, violencia
• Una enfermedad, un accidente
• Perder un ser querido
• Un atraco
• Una violación

Cosas que exigen acción:

• Tomar decisiones
• Cambiar de trabajo o de profesión
• Hacer nuevas amistades
• Volver a estudiar
• Comenzar o finalizar una relación
• Hablar por teléfono
• Bajar de peso
• Se entrevistado
• Hablar en publico
• Conducir vehículos
• Tener relaciones sexuales
• Cometer un error

Una de las características más insidiosas del miedo es que tiende a impregnar muchos sectores de nuestra vida. Por ejemplo, si tenemos miedo a hacer nuevas amistades, resulta lógico que también temamos ir a fiestas, solicitar empleo, tener relaciones sexuales, etc. Esto resulta más claro si se observa la lista del segundo nivel del miedo. Este nivel no responde a determinadas situaciones, sino que involucra a la personalidad del sujeto, a la integridad de su yo íntimo. Veamos algunos de esos miedos, apuntados por Susan Jeffers:

Los Miedos del Nivel 2:

• Al rechazo
• Al fracaso
• Al éxito (más frecuente de lo que se piensa)
• A la propia vulnerabilidad
• A sentirse engañado
• A la impotencia
• A la desaprobación
• A la pérdida de imagen

El Miedo del Nivel 3:

Para la autora de las listas anteriores, este Nivel 3 tiene una sola categoría, que los incluye a todos. El padre de todos los miedos es el temor a no poder afrontar  y controlar el miedo. La única línea de la lista del nivel 3 es por lo tanto la siguiente:

• ¡No puedo manejarlo!

En otras palabras, no puedo afrontar la soledad; no puedo afrontar el hecho de envejecer; no puedo afrontar el fracaso; no puedo afrontar las responsabilidades del éxito…

“En el fondo de cada uno de tus miedos está simplemente el miedo”. Susan Jeffers

La forma de enfrentarte a todos tus miedos no es pretender controlar los aspectos externos de la situación, las actitudes y acciones que pertenecen al mundo exterior a ti mismo, que en realidad no puedes manejar. No se vence al miedo controlando lo que hace o dice tu pareja, tus hijos, tus amigos, tu jefe o tus compañeros. No superarás tus temores imaginando lo que sucederá en una entrevista, en un examen, en tu nuevo empleo, o lo que ocurrirá con tu dinero. Por el contario, sólo conseguirás aumentar tu ansiedad, ya que son aspectos que escapan a tus posibilidades de control. Déjalos fluir normalmente, y verás que sientes un enorme alivio.

NO DEBES INTENTAR VENCER EL MIEDO CONTROLANDO LOS FACTORES EXTERNOS

El matrimonio formado por los psicólogos James y Constance Messina ha dedicado más de treinta años a estudiar los efectos del miedo, y sus consecuencias en distintos aspectos de nuestra vida. Durante su periplo profesional han tratado miles de casos, con una técnica propia que se basa en los principios de la psicología conductista. su enfoque básico consiste en objetivar los miedos, por ejemplo apuntando en un diario los que hemos sentido cada día, para luego comprobar cuáles son más constantes y reiterados en el tiempo, y cuáles sólo circunstanciales.

Una vez que has registrado los miedos más activos y constantes en tu vida, debes pasar a un proceso de clasificación y análisis, que los doctores Messina describen paso por paso:

Paso 1

Una vez que has hecho la lista de tus miedos, ordénalos por orden de importancia decreciente, colocando en primer término el que te afecta con mayor intensidad.

Paso 2

A partir de ese ranking de tus miedos, explora tu nivel de motivación para enfrentarte a ellos, respondiendo por escrito a las siguientes preguntas:

• ¿Cuán reales son para mí estos miedos?
• ¿Cómo influyeron en actitudes pasadas o actuales en mi vida?
• ¿Cómo determinan la imagen, concepción y estima de mí mismo?
• ¿En qué cosas me inhiben?
• ¿Qué emociones me bloquean?
• ¿Cuánto hace que tengo estos miedos?
• ¿Estoy realmente convencido de que quiero superarlos?

Paso 3

Una vez que has explorado tus motivos para enfrentarte a tus miedos, convéncete de la necesidad de vencerlos. En una hoja aparte, responde a las siguientes preguntas:

• ¿Cómo influyen esos miedos en la toma de tus decisiones?
• ¿Cómo exacerban tus sentimientos de inseguridad?
• ¿En qué medida te impiden hacer cambios en tu vida?
• ¿Cómo influyen en tu respuesta a la oferta de ayuda por parte de otros?
• ¿Hasta qué punto te mantienen atado y cerrado en ti mismo?
• ¿Cómo han influido en tu formación, profesión y objetivos laborales?
• ¿Contribuyen a que experimentes actitudes autodestructivas?

Paso 4

Cuando ya has definido y catalogado la influencia de los miedos en tu vida, vuelve a la lista original y disponte a enfrentarlos uno por uno, comenzando por el más perjudicial y arraigado en tu mente.



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner