Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 433 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

EL SINDROME DE DIETA YO-YO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 
Escrito por DOREEN VIRTUE   

Tomado del Libro The YO-YO Diet Symdrome
Traducción: Claudia Salas

“Una persona con una forma de pensar normal, comerá normal. Si alguien es glotón, es porque su mente está llena de anhelos no expresados, los cuales él trata de sublimar” Ernest Holmes (The Science of Mind)

Gina, una morena de 42 años, trató todas las dietas, y ninguna le funcionó. Me dijo: “Necesita perder 15 kilos, pero en cambio gano  más peso”. Gina estaba desesperada. Midiendo 1.70, pesaba 80 kilos. Ella ha hecho una dieta tras otra desde que tenía 15 años, y recuerda que ha perdido y reganado su exceso de peso muchas veces. Gina sufre del Síndrome de dieta yo-yo –que es, que ella ha estado fluctuando en su peso de manera crónica.


Para personas como Gina, perder peso tiene poco que ver con la dieta. Ella sabía, así como muchos de nosotros, que la pérdida de peso depende de quemar más calorías de las que se consumen. Como Gina, la mayoría de nosotros ha leído incontables libros de dieta y se ha unido a clubs de dieta; somos expertos en dietas. Aún con este conocimiento, no hemos podido mantener el peso perdido lejos de nosotros. Un nuevo estudio muestra que la gente en el mundo tiene más sobrepeso ahora que nunca antes. Por qué? Porque  el peso tiene poco que ver con el cuerpo y todo que ver con la mente y el espíritu. Usamos la comida para relajarnos; como un premio; para retrasar el cumplimiento de nuestra misión de vida, y como pequeño alivio para el miedo, el estrés o el dolor emocional.

El síndrome de dieta yo-yo no es tema físico.  Es una respuesta comportamental a los pensamientos depresivos que tenemos sobre nosotros o sobre nuestra vida. En algún momento, una noción popular fue que la dieta yo-yo causaba metabolismos lentos, y que el reganar peso era una consecuencia natural de estar en dieta continuamente. Sin embargo, un estudio más reciente debate esta teoría.

Debido a que el síndrome de dieta yo-yo está enraizado en nuestra auto-imagen, no en un metabolismo defectuoso, siempre dirijo a mis clientes lejos del enfoque de sus cuerpos, peso o comida. Cada correlación física con el síndrome de dieta yo-yo puede tener sus raíces sicológicas. Por ejemplo, estudios clínicos y mi propia investigación muestra que los yo-yos – especialmente los comedores compulsivos- tienen niveles mucho más significativos de depresión y sicopatologías que la población en general.

El síndrome de dieta yo-yo crea un loco ciclo de depresión que lleva a comer, y luego el comer lleva a la depresión. Comparado con la población general:
•    Los comedores compulsivos son más propensos a verse a sí mismos y la vida a través de puntos de vista negativos.
•    Los comedores compulsivos son más propensos a comer demás en respuesta a emociones negativas.

Afortunadamente, esta negatividad puede ser detenida y sanada! En lugar de buscar controlar tu apetito y tu peso, trabajaremos en vías espirituales y sicológicas para tomar control de tus pensamientos para que estos sean más amorosos, positivos y veraces. Al cambiar una estructura de pensamientos basados en el miedo a una de pensamientos basados en el amor, encontrarás que los pensamientos y sentimientos negativos se disipan – y con ellos se van tus deseos compulsivos de comer. Las dietas son curitas. Ellas cubren, pero no detienen, el dolor escondido, causa raíz de comer en exceso. La única cura para el comer compulsivamente es sanar la fuente sicológica. Debes estar seguro que puedes sanar tu peso. Tu mereces ser libre de la tiranía del apetito fuera de control!

QUE ES EL SINDROME DE DIETA YO-YO?

El síndrome de dieta yo-yo es un patrón de perdida y ganancia de peso una y otra vez. Las mujeres son particularmente vulnerables, aunque los hombres ciertamente también sufren de este síndrome. Todo tipo de intentos es para bajar de peso –saltarse comidas, ejercicios y dietas de moda- pero el peso es solo un síntoma del verdadero síndrome, el cual es una secuencia de patrones sicológicos y físicos.

Si has estado en muchas dietas en tu vida pero actualmente no estas contento con tu peso, si tiendes a comer de más cierto tipo de comida (chocolate, papitas fritas, pan, picante, queso, etc.), y si comes más cuando estás enojado o estresado, tienes el chance de sufrir del síndrome de dieta yo-yo. Si es así, sabes de primera mano la frustración de buscar la cura mágica que se llevará tu sobrepeso para siempre.

La mayoría de los libros y programas de dieta tratan el problema solo desde la parte física, prometiendo que si combinas los alimentos de ciertas maneras o si eliminas las grasas, carbohidratos, ingredientes refinados o los lácteos, tu sobrepeso desaparecerá para siempre. El éxito limitado de estas dietas se evidencia en la manera en que salen al mercado nuevas dietas, las cuales se convierten en libros exitosos, uno tras otro. Si alguno de estos libros tuviera el secreto para la pérdida de peso permanente, no siguieran saliendo nuevos libros de dieta.

Las dietas de estos libros no son adoptadas de manera permanente por muchos comedores compulsivos porque no manejan las razones principales del comer en exceso. De hecho, la mayoría de las dietas ayudan al compulsivo con sus obsesiones ya que les piden que se pesen constantemente y que pesen sus alimentos, esto los lleva a más preocupación por la comida y lo que comen que si no estuvieran en una dieta! Estas dietas generalmente conllevan mucho trabajo y son difíciles de mantener por más de unas semanas o meses. Lo que realmente ha venido siendo necesario es una simple y efectiva manera de controlar y sanar el dolor sicológico que causa el sobrepeso. Este método, basado en métodos de sanación espiritual es usado con éxito para tratar condiciones físicas y emocionales.

Algunos libros dicen que es bueno tener sobrepeso. La sociedad está muy obsesiona con ser delgada, los autores escriben, con un mensaje subyacente "para de preocuparte tanto por el peso –estás bien tal como estás”. Aunque soy la primera en estar de acuerdo que los medios han contribuido a la obsesión mundial de perder peso, no creo que sea malo querer verse y sentirse saludable.

Muchos estudios exponen que la persona delgada o con un peso normal recibe consistentemente mejor trato de extraños, esposos, niños, empleados y compañeros de trabajo, en comparación con los obesos. Es esto justo? Claro que no. Pero esta injusticia es razón para ignorar esta fuerte parcialidad social? En verdad, probablemente todos somos prejuzgados en favor de la belleza estética, sea que esto signifique apreciar un cuerpo atractivo, una hermosa flor, una mansión impresionante o una película muy bien hecha.

No hay nada de malo o superficial en querer mejorar su nivel físico. Ser delgado no borra todos los problemas de la vida, pero en muchas formas esto hace la vida más llevadera. Si te despojas de la obsesión por comer y perder peso, automáticamente tendrás más tiempo en tus manos. Siendo honestos, la posibilidad de tener más tiempo atemoriza a algunas personas que viven en sus bolsas de papitas fritas. Después de todo, una razón muy importante para comer compulsivamente es el  aplazar el trabajar en el propósito de su vida. Los que sufren del síndrome de dieta yo-yo se dicen a sí mismos: “no puedo empezar a trabajar en mis metas hasta que no baje este peso”. El dolor que envuelve el no trabajar en lo que queremos hacer, y la angustiosa preocupación de si somos capaces de llevar a cabo nuestras metas, son temporalmente sofocados por la comida en exceso.

Si tu peso fluctúa constantemente, estás pagándolo caro. Tus siempre cambiantes niveles de grasa pueden dañar tu autoestima y confianza, tus relaciones con las personas y con tu bolsillo. Las razones por las cuales las personas sufren del síndrome de dieta yo-yo varían, así que no hay una absoluta y correcta manera de sanar su apetito. La meta para ti es aprender simples y efectivas formas de manejar tus estados de ánimo para que tu apetito por la comida se mantenga naturalmente bajo. Mi experiencia personal y clínica me ha enseñado una razón fuerte y clara: El mantenimiento exitoso del peso depende enormemente del mantenimiento de tu paz mental. Mantén tu mente y tu corazón en paz y tu apetito estará normal. Tu peso naturalmente se ajustará.
 

 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner