Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 520 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

MALOS HABITOS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 
Escrito por viva   
Lunes, 29 de Noviembre de 2010 14:45

Quizás estás tratando de dejar de fumar, de comer en exceso o de gruñir. Por fortuna, hay una técnica que puede ayudarte a cambiar el mal hábito: regresar al principio.


Si realmente quieres cambiar tu vida necesitas dominar la práctica de “recomenzar”. Más que cualquier terapia o técnica de autoayuda, ésta es la práctica con la que obtendrás resultados reales y duraderos.

“volver a empezar” es una práctica común entre quienes hacen meditación, porque es muy fácil perder la concentración y que la mente se descontrole. Los instructores lo que aconsejan entonces es no luchar contra ello, no darle vueltas, no culparse; simplemente, volver a concentrarse en la respiración o en lo que se hubiera elegido. Es decir, en cuanto uno se dé cuenta de que ha perdido el camino (sentido, cambio o mejora que haya decidido acometer) que inició, vuelve a empezar con toda tranquilidad, y lo hace las veces que sea necesario.
 
Esta práctica implica un camino radical de actitud, porque, en vez de reaccionar con autocríticas o sentimientos de culpa cuando te ves apartado del camino que pretendes seguir, simplemente vuelves a intentarlo. Vuelves a la conducta que habías decidido seguir, aquí y ahora, con plena serenidad y seguridad.
 
Por qué fracasamos. Pongamos que sientes ansiedad en el trabajo o que eres propenso a discutir, y tu finalidad es dejar de ser así. Pero, con frecuencia, después de una decisión de cambio, algo se tuerce y el comportamiento indeseado vuelve a aparecer con fuerza.
 
Una vez más, en el trabajo te estresas o sigues peleándote con los demás. Una vez más, vuelve el juicio crítico, el desánimo y la frustración. Lo intentas una y otra vez, pero no lo consigues y llegas a creer que no puedes cambiar.
 
El problema está en que no puedes exigirte y controlarte ilimitadamente. La práctica de volver a empezar tiene un enfoque diferente. Dejas de emplear tus energías en luchar contra tus supuestos fallos o caídas para ponerlas al servicio de tus potenciales. Simplemente haces lo que deseas hacer tan bien como puedas. Es una actitud de humildad que te libera de la “mente juiciosa” que piensa que puede controlarlo todo. Te conviertes en una persona más efectiva aprendiendo sólo a utilizar tu tiempo y energía en hacer lo que puedas hacer justo ahora.
 
“Volver al principio” significa abandonar tus reacciones normales (crítica, juicio, quejas). No niegas tus pensamientos ni sentimientos, no intentas hacerlos desaparecer, sino que los reconoces sin realizar ningún juicio sobre ellos pero sintiendo compasión por el momento tan difícil que estás viviendo.
 
Entonces te dices a ti mismo: “Sí, me he perdido, pero seguiré intentándolo”. Es decir, no olvidas tu propósito de cambiar, pero lo llevas al momento presente, las veces que sea necesario. Desarrollas la fuerza de volver a empezar porque has adquirido el compromiso de perseguir tu objetivo, más que de alcanzarlo. Si te centras en el viaje y no en la meta, descubres la fuerza de voluntad y la inspiración necesarias para volver siempre adonde quieres ir.
 
Cuando seas capaz de considerar tu vida de esta forma, en vez de insistir en que debería ser de otra, empezarás a valorar las cosas tal y como son en realidad.
 
Con perseverancia. La práctica de recomenzar es un modo más efectivo de alcanzar tu propósito que centrarte obsesivamente en él. Da igual que intentes adelgazar, dominar tu genio o dejar de ser un adicto al trabajo; sabes lo que tienes que hacer para cortarlo de raíz, pero no lo haces.
 
Así que cuando descubras que estás comiendo más de la cuenta, simplemente deja de comer en ese momento. Si has acordado asumir otro proyecto de trabajo, da marcha atrás tan pronto como caigas en ello. Si sientes que estás perdiendo los estribos, detente en seco. No hagas ningún drama: simplemente retomas tu senda y vuelves a empezar.
 
3 PASOS PARA VENCER

Has decidido cambiar hábitos, pero… a los pocos días de iniciar tu nuevo plan de vida, ¡zas!, vuelves a las andadas… Por fortuna, hay tres cosas sencillas que puedes hacer:
 
1. Observa lo que ocurre cuando malgastas el tiempo en sentirte desanimado, temeroso o le das vueltas a la cabeza. No te juzgues; simplemente date cuenta de la cantidad de energía y emociones que derrochas sintiéndote mal inútilmente. ¡Esa misma energía es la que vas a emplear en adelante para volver a retomar el buen camino las veces que sea necesario!

2. Nada más descubrir que te has desviado, di: “Sí, me he perdido, y ahora recomenzaré”. Esta afirmación te sirve para recordar tus intenciones y propósitos, olvidando los pensamientos negativos y volviendo al momento presente.

3. Prepárate para las recaídas, incluso para olvidar tus compromisos; después de todo, estás enseñando a tu mente a asumir una respuesta automática diferente a la habitual. Pero confía siempre en que volverás a intentarlo, ¡INCANSABLEMENTE!
 
 
 
 


Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
Última actualización el Jueves, 05 de Julio de 2012 11:42
 
Cargando...



Banner