Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 357 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

PENSAMIENTOS PODEROSOS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Escrito por LOUISE L. HAY   

Tomado del libro Vivir!

Los pensamientos que tenemos y las palabras que decimos están continuamente configurando nuestro mundo y nuestras experiencias. Muchos tenemos el viejo hábito de pensar negativamente, y no nos damos cuenta del daño que nos hacemos a nosotros mismos. Sin embargo, nunca estamos estancados, porque siempre podemos cambiar nuestra manera de pensar. Cuando aprendemos a elegir constantemente pensamientos positivos, los viejos y negativos se disuelven y desaparecen.

Tu inconsciente va a elegir los pensamientos que son importantes para ti en este momento. Estos conceptos son como fertilizantes para la tierra de tu mente.  Al absorberlos a medida que los vas repitiendo enriqueces lentamente la base de tu jardín de la vida. Cualquier cosa que plantes crecerá en abundancia.


1.    Estoy en proceso de curación.
Tu cuerpo sabe sanarse a sí mismo. Quita la basura negativa que lo estorba y ámalo. Proporciónale alimentos y bebidas nutritivas. Mímalo. Respétalo. Créate una atmosfera de salud y bienestar. Permítete sanar.
Mi disposición a perdonar inicia mi proceso de curación. Permito que el amor de mi corazón me bañe, me limpie y cure todas las partes de mi cuerpo. Sé que merezco sanar.

2.    Confío en el proceso de la Vida.
Estamos aprendiendo cómo funciona la Vida. Es como aprender a utilizar el ordenador. Cuando compramos nuestro primer ordenador, aprendemos los procesos básicos: cómo se enciende, aprendemos los procesos básicos: cómo se enciende, cómo se apaga, cómo se inicia y cómo se termina un documento, cómo se imprime. Y nos quedamos admirados de las maravillas que hace el ordenador. Sin embargo, vemos que es mucho más lo que puede hacer cuando aprendemos más cosas sobre su funcionamiento. Lo mismo ocurre con la Vida. Cuando más aprendemos de su funcionamiento, más maravillas realiza para nosotros.
La vida tiene un ritmo y un flujo, y yo formo parte de ella. La vida me sustenta y me proporciona sólo experiencias buenas y positivas. Sé que el proceso de la Vida me procura mi mayor bien.

3.    Puedo liberar el pasado y perdonar a todo el mundo.
Tal vez no queramos olvidar viejos agravios, pero aferrarnos a ellos nos mantiene estancados. Cuando dejo atrás mi pasado, mi momento presente se vuelve más rico y pleno.
Me libero y libero a todas las personas de mi vida de los agravios del pasado. Son libres y yo también lo soy para vivir nuevas y magníficas experiencias.

4.    Me dispongo a cambiar.
Todos deseamos que la Vida y los demás cambien. Pero nada va a cambiar en nuestro mundo mientras no estemos dispuestos a hacer cambios en nosotros mismos. Muchas veces nos aferramos con fuera a hábitos y creencias que ya no nos sirven de modo positivo.
Me dispongo a dejar marchar las viejas creencias negativas. Sólo son pensamientos que me estorban. Mis nuevos pensamientos son positivos y satisfactorios.

5.    Nadie es culpable.
Si nos ponemos en la piel de otra persona, comprendemos por qué se comporta de la manera como lo hace. Todos hemos sido hermosos bebés, totalmente abiertos, con confianza en la Vida, mucha autoestima y una sensación de valía personal. Si no somos así ahora, es porque en algún lugar del camino alguien nos enseñó a ser de otra manera. Podemos desaprender la negatividad.
Dejo marchar la necesidad de culpar a los demás y de culparme a mí. Todos hacemos lo mejor que podemos con el entendimiento, el conocimiento y percepción que tenemos.

6.    Veo las cosas con claridad.
La mala disposición a “ver” ciertos aspectos de nuestra vida puede nublarnos la vista. Suele ser una forma de protegernos. Los ópticos hacen poco para curar los problemas de vista; sólo recetan lentes cada vez con más aumentos. La mala alimentación también contribuye a empeorar la visión.
Dejo marchar todas las coas de mi pasado que me nublan la vista. Veo la perfección de toda la vida. Perdono de buena gana; envío amor hacia mi vista y veo las cosas con comprensión y compasión. Mi clara percepción interior se refleja en mi vista.

7.    Mi Vida es un espejo.
Todas las personas de mi Vida son reflejos de una parte de mí. Los seres que amo reflejan mis aspectos amorosos. Las personas que me caen mal reflejan esas partes mías que necesitan curación. Todas las experiencias de la vida son oportunidades para crecer y sanar.
Las personas de mi Vida son verdaderos reflejos míos, y me brindan la oportunidad de crecer y cambiar.

8.    Dejo marchar todos miedos y dudas.
Los miedos y las dudas sólo son mecanismos de retraso que nos impiden tener lo bueno que decimos deseas en nuestras vidas. Dejemos que se vayan.
Ahora elijo liberarme de todos mis miedos y dudas destructivos. Me acepto y creo paz en mi mente y mi corazón. Soy una persona amada y estoy a salvo.

9.    Amo mi cuerpo.
Me encanta vivir en mi maravilloso cuerpo. Se me ha dado para que lo use toda mi vida, lo quiero y cuido amorosamente de él. Mi cuerpo es algo precioso para mí. Amo todas sus partes, por dentro y por fuera, las que veo y las que no veo, todos los órganos, glándulas, músculos y huesos, todas y cada una de sus células. Mi cuerpo responde a esta amorosa atención dándome una salud y una vitalidad vibrantes.
Creo paz en mi mente, y mi cuerpo la refleja con una salud perfecta.

10.    Estoy en paz.
En lo más profundo de mi ser hay un manantial infinito de paz, semejante a un lago de montaña profundo y sereno. Nadie, ni ningún caos exterior pueden tocarme cuando estoy en ese lugar. En ese sitio estoy en calma, pienso con claridad y recibo ideas divinas. Allí estoy en paz.
La paz y la armonía divinas me rodean y viven dentro de mí. Siento tolerancia, comprensión, compasión y amor por todas las personas, incluyéndome a mí.

11.    Soy un ser Digno de amor.
A muchos de nosotros no se nos enseñó el amor incondicional. Por lo tanto, creemos que necesitamos ganarnos el amor. Pensamos que no somos dignos de que nos amen si no tenemos un trabajo fabuloso, una buena relación de pareja o un cuerpo perfecto. Eso es una tontería. No tenemos necesidad de ganarnos el aire que respiramos; Dios nos lo da porque existimos. De igual modo, tenemos el derecho de amar y ser amados. Somos dignos de amor por el simple hecho de existir.
No tengo por qué ganarme el amor. Merezco que me amen porque existo. Los demás reflejan el amor que siento por mí.

12.    Hay abundancia para todos, incluyéndome a mí.
Hay tal cantidad de alimentos en el planeta que podríamos alimentarnos todos. Sí, hay personas que se mueren de hambre, pero no es la falta de alimentos sino la falta de amor lo que permite que esto ocurra. Hay muchísimo dinero y riqueza en el mundo, más de lo que nos imaginamos. Si todo se distribuyera equitativamente, más o menos en un mes, los que tenían dinero tendrían más y los que eran pobres ahora volverían a serlo. Porque la riqueza tiene que ver con la conciencia y la sensación de merecimiento. Hay miles de millones de personas en este planeta, y sin embargo hay personas que dicen que están solas. Si no tendemos la mano, el amor no nos podrá encontrar. Así pues, cuando afirmo mi valía y merecimiento, lo que necesito viene a mí en el momento y el lugar perfectos.
El Océano de la Vida es generoso con su abundancia. Todas mis necesidades y deseos son satisfechos antes de que lo pida. Mi bien me viene de todas partes, de todas las personas y de todas las cosas.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner