Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 431 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

TU FE PARA ACTUAR PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por HOWARD FALCO   

Tomado del libro YO SOY

“Sin los actos, los sueños seguirán siendo solo sueños”

La verdadera prueba de tu voluntad para crear la vida que imaginas  está en tus actos, los cuales son siempre una manifestación de aquel que tú crees ser. Cada vez que cambies tus actos, demostrarás que algo nuevo es posible para ti. La realidad que experimentas solo podrá cambiar si conviertes tus pensamientos en actos. Si decides reclamar una mayor parte de tu poder ilimitado para elegir quién eres, la verdad de esta decisión se hará evidente en los actos que rigen tu vida.


Hasta este momento, tu vida ha sido la suma de todos los actos y declaraciones YO SOY de tu pasado. Estos pensamientos y actos te han conducido a todas las experiencias que han creado el ser que tú eres actualmente. Aunque muchas personas tratan de convencerse a sí mismas de ser lo que no son, lo cierto es que el universo no puede ser engañado. Tú puedes negar, engañar y tratar de manipular la verdad momentáneamente, pero aquel que tú eres seguirá manifestándose a través de las circunstancias de tu vida. No puedes escapar a la verdad de quién eres a menos que decidas aceptar y cambiar a aquel que tú eres.

-Reconocer y aceptar una verdad es la única salida a la experiencia repetida y no deseada de esta verdad.-

Tus pensamientos y actos comenzarán a cambiar y a evolucionar de una manera más positiva a medida que tengas más fe en ti. Cuando descubras los verdaderos pensamientos que tienes sobre ti y que te han limitado en muchos aspectos, accederás a la fuente creadora de tus actos, y esta conciencia te liberará para declarar y crear una nueva versión de ti. Una vez más, tus actos revelarán la verdadera naturaleza de los pensamientos que acabas de manifestar.

Lo interesante es cómo podemos seguir albergando creencias sobre nosotros mismos, aunque no estemos tomando ninguna de las decisiones necesarias para ratificar que nuestra declaración sea cierta. Esto no tiene nada de malo siempre y cuando la incapacidad para experimentar lo que creemos que es cierto nos sumerja en un estado mental negativo. Es aquí donde nuestros actos tendrán que validar la creencia que consideramos verdadera. Cualquier idea que tengas acerca de quién eres, solo se concreta en el momento en que necesitas experimentarla como algo real. Vivirás un estado de paz mental únicamente cuando alcances la armonía entre tus creencias y tu experiencia en el mundo.

Por ejemplo, si crees estar en forma, la prueba de fuego es quitarte la ropa y pararte frente a un espejo de cuerpo entero y decir: “YO SOY alguien con un cuerpo en forma”. Si tu imagen en el espejo confirma esa creencia, estarás en paz y te sentirás orgulloso con tu cuerpo. Si la imagen no coincide con tu definición, experimentarás un cierto grado de insatisfacción que te revelará el deseo de estar en forma. La razón por la que te sientes insatisfecho proviene del hecho de que tu creencia (estar en forma en este caso) no coincide con las evidencias de la realidad exterior (tu reflejo en el espejo). Lo que crea la ficción o el conflicto interno es esta imposibilidad de validar tu concepto de ti.

Se te has cansado de la energía negativa derivada de los pensamientos sobre tu aspecto físico, tienes dos opciones. En primer lugar, e independientemente de lo que la sociedad o los medios de comunicación intenten mostrarte, no existe ningún ideal absoluto sobre el aspecto que deba tener una persona para sentirse en forma. Puedes modificar esa idea y hacerla coincidir con el aspecto actual de tu cuerpo; esta elección pondrá a tu pensamiento en armonía con tu experiencia de ti. En segundo lugar, si deseas reconciliarte con la idea de lo que significa estar en forma para la cultura predominante, podrías tomar medidas coherentes y transformar tu cuerpo para que coincida con la idea convencional de lo que es tener un cuerpo “en forma”.

La primera opción no exige ninguna acción. Es solo un cambio en tu percepción mental del término “en forma”.  Al margen de su realmente has cambiado tu percepción, esto se hará evidente en tu estado mental a partir de tu nueva definición de lo que es estar en forma.

La segunda opción requiere una acción creativa para moldear tu cuerpo de modo que se ajuste a tu imagen mental. Tendrás que implementar una nueva dieta y una rutina de ejercicios, u otros medios, para iniciar ese camino de cambio. Qué tanto quieras encarnar tu idea estas opciones. Si realmente has replanteado tus YO SOY acerca de quién eres o deseas ser, los resultados se manifestarán a partir de tus nuevos pensamientos. Esto es válido también en el caso de las creencias menos tangibles, como: “Yo escucho a los demás” o “Yo soy responsable con el dinero”. Tus creencias se materializarán únicamente cuando te conduzcan a los actos coherentes con la realización de tu deseo.

Cuanto más seas consciente de que eres digno y capaz de alcanzar lo que deseas, mayor será la probabilidad de que se manifieste en tu vida. Cuanto más abierto estés a la verdad de tu situación actual y a las condiciones para el cambio, más rápido se concretarán. La negación y el engaño solo contribuirán a prolongar el tiempo que tardan tus ideas en hacerse realidad.

Por ejemplo, si comienzas un programa para estar en forma y esperar perder 14 kilos en dos semanas, es posible que te falte aprender algo. Tu incapacidad para lograr este resultado, independientemente de lo que hagas, te ofrecerá la oportunidad de confrontar tus falsas creencias y establecer un cronograma que esté en armonía con una pérdida de peso razonable.

Cada vez que aceptas la valiosa retroalimentación luego de tomar medidas y no haber alcanzado tus metas, estás creando ideas nuevas y necesarias. Esa es la información crítica que te conduce a actos nuevos y eficaces que son, en última instancia, los que crean aquello que deseas. Cualquier situación en tu vida que te genere discordia y malestar puede abordarse de este modo. Puedes cambiar tus creencias y percepción acerca de cómo te representas en el objeto de tu descontento (de modo que ya no afecte la imagen que tienes de ti) o puedes adoptar nuevas medidas que te conducirán al cambio.

-Tus actos siempre serán más elocuentes que tus palabras. Si deseas ver las creencias a partir de las cuales actúas en el mundo, basta con reconocer tus actos actuales.-

Tu nivel de deseo para lograr una nueva realidad siempre se reflejará en la intensidad y en el propósito de tus actos. Si quieres estar en forma, sigues una dieta estricta y haces ejercicio cinco días a la semana, obtendrás un resultado mucho más rápido que si descuidas tu dieta y haces ejercicio una o dos veces por semana. En el ejemplo de encontrar un nuevo empleo, si envías cinco hojas de vida cada día y asistes a tres entrevistas por semana, tu realidad cambiaría mucho más rápido que si no haces nada. Aunque seas rechazado por muchos empleadores, simplemente cumplir con el proceso te permitirá recibir la retroalimentación necesaria sobre las condiciones que debes reunir a fin de ser elegible para el tipo de empleo que deseas. Ya se trate de más capacitación o experiencia laboral, con esta nueva información tendrás la oportunidad de implementar los cambios necesarios.

Las decisiones que tomas o los actos que realizas para lograr sus sueños y metas siempre dependen de ti. Tú determinas cuáles son correctos y cuáles son incorrectos para ti, basado en tus verdaderas intenciones y deseos. Tú también determinas en cierta medida el tiempo que necesitas para realizar tus metas. El mensaje clave es que tú eres quien eres en este momento hasta cuando te declares y actúes de un modo diferente.

Tus declaraciones de YO SOY contienen las disposiciones integrales para la creación continua de tu vida. Las creencias que constituyen tu historia personal cambian y evolucionan permanentemente. A medida que modifiques tu historia, tu ego representará a cabalidad el nuevo guión para tu vida. Si tu ego se opone al cambio o duda de él, es porque aún no crees plenamente en el nuevo tú.

Puedes formular las preguntas correctas, puedes admitir las respuestas y creer que has cambiado a ese ser que eres tú; sin embargo, la verdad siempre estará en tus actos. Nada cambiará si no hay nuevos actos. Lo único que te detiene en este punto es el miedo. Ante un cambio, te enfrentarás al miedo de abandonar al yo conocido y pasar a un yo desconocido. Es aquí cuando la resistencia y el miedo tratan de frenarte, diciéndote qué es posible y qué no, qué no puedes hacer y qué no mereces. Una vez más, se demostrará que todas estas ideas limitantes del yo son falsas. Tu potencial para experimentar tu perfección solo está limitado por ti. No importa qué haya sucedido en tu vida: en este momento eres digno de cualquier posibilidad.

Si estás a punto de alcanzar una nueva forma de experimentar tu vida, hay una palabra que se ha empleado durante miles de años, la cual reúne la sabiduría y el poder necesarios para convertir en una realidad viva tu creencia acerca de quién eres: FE.

A lo largo de la historia de la humanidad, esta palabra ha sido interpretada de diversas maneras. A continuación, se presentan dos definiciones. La primera se refiere a ti como a ese ser que experimenta el momento presente de la vida.

-La fe es el amor incondicional y la aceptación de sí mismo como un ser perfecto y completo en cada momento.-

La segunda definición se pone en práctica cuando estás en medio de un cambio en la vida y tienes la tarea de actuar con respecto a ella como su creador.

-la fe es la voluntad de entrar en la experiencia de lo desconocido con la aceptación plena de que todo aquello que descubras será perfecto para ti y para tu viaje en la vida.-

La primera definición es la fe en quién eres tú actualmente, y la segunda es una definición de la fe en aquel que serás. Acoger la energía de la fe es el punto de inflexión para una nueva experiencia de vida. Cuando actuamos según nuestra fe, estamos demostrando que comprendemos la perfección de la vida. Podemos ver cómo las experiencias en la vida nunca son desperdiciadas.
 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner