Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 424 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

QUÍTALE EL PILOTO AUTOMÁTICO A TUS SENTIMIENTOS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Escrito por RHONDA BYRNE   

Tomado del libro El Poder

Muchas personas no conocen el poder de los sentimientos, y por ello sus sentimientos son reacciones o respuestas a lo que les ocurre. Han puesto sus sentimientos en piloto automático, en lugar de asumir deliberadamente control sobre ellos. Cuando algo bueno ocurre, se sienten bien. Cuando algo malo ocurre, se sienten mal. No se dan cuenta de que sus sentimientos son la causa de lo que les está ocurriendo. Cuando reaccionan con sentimientos negativos a algo que ha ocurrido, dan más sentimientos negativos, y reciben de vuelta más circunstancias negativas. Quedan atrapados en un ciclo de sus propios sentimientos. Sus vidas giran en círculos sin llegar a ninguna parte, como un hámster en una rueda, porque no se dan cuenta de que para cambiar sus vidas, ¡tienen que cambiar sus frecuencias de sentimientos!


Si no tienes suficiente dinero, naturalmente no te sientes bien acerca del dinero, pero el dinero en tu vida nunca cambiará mientras no te sientas bien acerca de él. Si das sentimientos negativos acerca del dinero, estás en una frecuencia negativa acerca del dinero y recibirás de vuelta circunstancias negativas, como cuentas grandes que pagar o cosas que se dañan, todas circunstancias que te drenan el dinero. Cuando reaccionas con sentimientos negativos hacia una cuenta grande, das más sentimientos negativos acerca del dinero, lo cual a su vez trae aún más circunstancias negativas que te drenan más dinero.

Cada segundo es una oportunidad para cambiar tu vida, porque en cualquier momento puedes cambiar tu manera de sentir. No importa lo que hayas sentido antes. No importan los errores que piensas que puedes haber cometido. Cuando cambias la manera de sentir, entras en una frecuencia diferente, ¡y la ley de atracción responde instantáneamente! Cuando cambias tu manera de sentir, ¡el pasado desaparece! Cuando cambias la manera de sentir, tu vida cambia.

NO HAY EXCUSAS PARA LA FUERZA DEL AMOR. Si tu vida no está llena de todo lo que amas, no quiere decir que tú no seas una persona buena y amable. El propósito de la vida de cada uno de nosotros es superar la negatividad optando por el amor. El problema es que la mayoría de las personas aman y luego dejan de amar cientos de veces al día. No ofrecen amor durante suficiente tiempo para que la fuerza del amor introduzca todas las cosas buenas en sus vidas. Piensa en esto. En un momento das amor abrazando a un ser querido, y entonces dejas de dar amor en cuestión de minutos cuando te disgustas porque no puedes encontrar las llaves o estás demorado en tráfico o no encuentras estacionamiento. Das amor cuando te ríes con un colega de trabajo, y dejas de darlo cuando te decepcionas porque en la cafetería local donde almuerzas se ha terminado un plato que quieres. Das amor esperando el fin de semana, y dejas de darlo cuando recibes tus cuentas. Y así es el día entero; das amor y dejas de dar amor, das amor y dejas de dar amor, das amor y dejas de dar amor, momento tras momento.

O estás dando amor y aprovechando la fuerza del amor, o no. No puedes aprovechar la fuerza del amor usando una excusa por no haber amado. Las excusas y las justificaciones por no amar sólo añaden más negatividad a tu vida. Cuando das una excusa por no haber amado, igual estás sintiendo negatividad otra vez, ¡y estás dando más de ella!

Si te enojas porque hubo una confusión sobre la hora de una cita y culpas a la otra persona por el error, estás usando la culpa como excusa para no dar amor. Pero la ley de atracción sólo recibe lo que tú estás dando, así que si estás dando culpabilidad, debes recibir circunstancias de culpa de vuelta en tu vida. No necesariamente te regresará de la persona a la que estás culpando, pero con toda seguridad recibirás una circunstancia de culpa. Para la fuerza del amor no hay excusas. Recibes lo que das, punto.

TODO ESTÁ  INCLUIDO POR PEQUEÑO QUE SEA. Culpar, criticar, señalar errores y quejarse son todas formas de negatividad. Todas traen muchos conflictos. Con cada pequeña queja y por cada momento en que criticas algo, estás dando negatividad. Las quejas sobre el tiempo, el tráfico, el gobierno, tu pareja, tus hijos, tus padres, las largas filas, la economía, la comida, tu cuerpo, tu trabajo, los clientes, los negocios, los precios, el ruido o el servicio parecen pequeñas cosas inofensivas, pero traen de vuelta consigo una cantidad enorme de negatividad.

Elimina de tu vocabulario palabras como terrible, horrible, repugnante y espantoso, porque cuando dices estas palabras, vienen con sentimientos fuertes. Cuando las dices deben regresar a ti, ¡lo cual significa que estás poniéndole esas etiquetas a tu vida! ¿No crees que sería una buena idea usar más palabras como fantástico, fenomenal, fabuloso, brillante y maravilloso?

Puedes tener todo lo que amas y quieres, pero tienes que estar en armonía con el amor, y eso quiere decir que no hay excusas para no dar amor. Las excusas y justificaciones te impiden recibir todo lo que quieres. Te impiden tener una vida fenomenal.

No asocias tu queja ante el empleado de una tienda con la llamada de un vecino que recibes pocas horas después quejándose de que tu perro está ladrando. No asocias tu almuerzo con un amigo en el que hablas negativamente de un amigo común con el hecho de que al regresar al trabajo descubres que han surgido problemas con tu principal cliente. No asocias tu conversación durante la cena sobre una noticia negativa con el hecho de que esa noche no puedes dormir porque te sientes mal del estómago.

No asocias el hecho de detenerte a ayudar a alguien que ha dejado caer algo en la calle con el estacionamiento que encuentras diez minutos después junto a la entrada del supermercado. No asocias la ayuda que alegremente le das a tu hijo con sus tareas con la noticia que recibes al día siguiente de que la devolución de tu declaración de impuestos es mayor de lo que pensabas. No asocias el favor que le haces a un amigo con las dos entradas gratis para un juego que te regala tu jefe esa misma semana. En cada circunstancia y momento de tu vida estás recibiendo lo que das, aunque asocies una cosa con la otra o no.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner