Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 371 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

EMPIEZA UN ROMANCE CON LA COMIDA PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
Escrito por MARIANNE WILLIAMSON   
Jueves, 06 de Enero de 2011 15:09

(Extraído del Libro A Course in Weight Loss)

Probablemente leas este título varias veces pensando en que hay un error ortográfico. Tal vez piensas que más bien deberías terminar tu romance con la comida, no empezarlo. Pero no, has leído bien. Es tiempo de empezar un verdadero romance con la comida.
Tal vez lo que has tenido hasta ahora es una relación obsesiva, y una relación así, no es amor. Sea con una cosa o con una persona, una relación obsesiva es un carnaval de dolor…pero no un verdadero romance, porque ahí no hay amor. Pensar que necesitas la comida que realmente no necesitas, prácticamente aspirar comida, anhelar comida, obsesionarte con la comida, atragantarte y luego evitar la comida, control y ser rígido sobre el tema; ninguna de estas cosas habla de lo que es un romance. Dolor, compulsión y odio a ti mismo no es amor.
El verdadero amante de la comida es capaz de tomarse tiempo con ella. La saborea sin deseo neurótico, puede masticarla y sentir su sabor, puede comer sin sentir culpa y parar sin que eso implique mayor esfuerzo. Puede celebrar como esta comida está contribuyendo a su salud. No, el comedor compulsivo no es un amante de la comida. Cuando se trata del placer de comer, tus mejores días no quedaron atrás, están delante de ti.
Los patrones de alimentación de un comedor compulsivo son caóticos, temerosos, furtivos y fuera de control, y estos patrones no son el verdadero problema; estos solo son síntomas del problema. El verdadero problema es la histeria en el intestino - en el silencio se escucha el grito aterrador: “Estoy vacío! Lléname” “Estoy vacío! Lléname”- irracional e irresistible energía que camina directo a tu cerebro, estacionándose en tu sistema nervioso y no te deja hasta que te has comido todo.
Obviamente, la solución a comer en exceso no es negarte la comida, la respuesta no es negar nada, en lo absoluto. Y la última cosa que necesitas hacer si deseas dejar de pensar obsesivamente en comida, es decirte a ti mismo que no pienses en ella!
La comida es tu maestro. Es una reflexión de un problema interno, una oportunidad y una invitación a darle frente a eso que está detrás de comer compulsivo. El único verdadero problema de todos, es la separación de nuestro ser.Cada paso que damos con amor, es un paso de regreso a nuestro verdadero Yo, donde aprendemos a relacionarnos con la comida con desapego divino, con amor y gratitud porque la comida es algo que tenemos el derecho de disfrutar.
El desapego significa que puedes tomarlo o dejarlo, puedes disfrutar de la comida si tienes hambre y no comerla sino lo deseas. El amor, como siempre, es la clave para hacer las cosas bien. Aprendiendo a amar la comida, pararás la obsesión por ella. Y el problema no es la comida, es la obsesión.
Obsesión, sin importar si es a una sustancia o a una persona, ocurre cuando te abres a dar y no sabes cómo recibir. Andas en busca de más porque sientes que nada está llegando. Cuando niño, tal vez, nada llegaba, ahora sigues tratando de obtener más de algo que estás convencido no está ahí. Cuando construyas una relación con comida que si te da algo, empezarás a experimentar una relación en la que el amor reemplaza la obsesión.
La única manera de que puedas mantener una neutralidad saludable frente a la comida es aprendiendo a amarla, y la única comida que puedes realmente amar, es la comida que te ama a ti.
Un gran helado de chocolate te ama?, tu qué opinas? Es cierto que puede darte mucho placer momentáneo, pero la cocaína también puede. En mi caso, el placer de un helado estaba conectado con el hecho de que cuando era niña, mi mama siempre me llevaba por un helado para celebrar cosas como buenas calificaciones o ganar un premio en el colegio. Desafortunadamente, mi cerebro grabó el mensaje de que grandes logros deben ir acompañados de un gran helado de chocolate. Me tomó años para desconectar eso, y solo ocurrió recientemente cuando mi madre trajo el ritual de celebración como una excusa para tapar su deseo de comer helado (cuando somos padres, entendemos mucho mejor a los nuestros…).
No, los helados no te aman, ni te amarán. Ellos están llenos de azúcar, químicos procesados que traen a nosotros de todo, menos amor. Estos productos nos llenan de cáncer, aumentan el colesterol, interfieren con la absorción de proteínas, causan alergias, contribuyen a la diabetes y enfermedades cardiovasculares, crean dificultad en la concentración, reducen las defensas y más. Yo no llamaría a nada esto amor.
Al mismo tiempo, no se puede decir que un helado está prohibido de por vida. Es simplemente decir que al envolverte en tu más puro ser, no desearás comerte todo un helado, la experiencia ya no se sentirá más como amor hacia ti.
La comida que te ama es aquella que contribuye a tu bienestar. Las frutas, los vegetales, los granos enteros, hacen que tu cuerpo sea fuerte, combata enfermedades, produzca una piel sana y que se mantenga funcionando normalmente. Los vegetales hacen que las células de tu cerebro crezcan y funcionen correctamente, las frutas te proveen azúcar saludable y te dan energíay los granos enteros pueden reducir los riesgos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Los restaurantes ahora incluyen en sus menús las mejores opciones nutricionales, orgánicas, incluso vegetarianas. E inclusive cuando no lo hacen, tú puedes aprender a ordenar del menú de manera que te beneficie.
Siempre es fácil, conveniente o barato hacer elecciones sabias en cuanto a comida? Tal vez no. Pero seamos claros: Tampoco es fácil, ni conveniente, ni barato ser un adicto a la comida.
Comencemos tu romance con la comida.
Para que los cambios comiencen en tu vida y los viejos hábitos desaparezcan, toma un tiempo en el cual los hábitos nuevos pasan de tu intelecto a tu sistema nervioso, desarrollar la paciencia es parte del proceso.
Has convertido el comer mal en todo un ritual, un tipo de ceremonia mágica y secreta en la cual buscaste en la oscuridad lo que ésta, no te puede dar. Aprende a crear un nuevo ritual: el ritual del saludable, sabio y amoroso comer.
Todo comienza con una hermosa servilleta. Necesitas una nueva. Una nueva servilleta es importante; no puedes crear nuevos rituales usando las herramientas que representan lo viejo. Reemplaza también el plato y los cubiertos.
Quebrarás tus rituales negativos reemplazándolos por unos sagrados. Esto te llevará naturalmente a una alimentación saludable, lo cual te llevará naturalmente a perder peso. Amén.
Sé que debes sentir que tu relación con la comida es disfuncional…que tus patrones adictivos están tan arraigados en ti y han estado por tanto tiempo…que es imposible cambiar esta situación. Sin embargo, tú no estás solo. Has puesto tu problema en manos divinas, y el poder divino te transformará. Das cada paso con Dios en tu corazón.
Interrumpirás los viejos patrones reemplazándolos con algo hermoso y bueno. Donde está la luz, no puede haber oscuridad. Donde hay una conexión sagrada, la compulsión no puede estar. En la presencia de tu Yo real, todo lo que tú no eres, simplemente desaparecerá.
Oración para antes de comer.
Dios mío,
Por favor ayúdame a empezar de nuevo,
a reconstruir mi templo
y restaurar mi cuerpo.
Has que aprenda a comer bien.
Por favor envía tus ángeles a ayudarme.
Has que los ángeles rodeen mi comida y se sienten conmigo mientras que como.
Has que la comida,
que he usado para herirme,
ahora se convierta en bendición
y solo bendición en mi vida.
Gracias Padre,
Amén.


Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
Última actualización el Martes, 05 de Agosto de 2014 15:18
 
Cargando...



Banner