Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 326 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

TODO ESTÁ INCLUIDO POR PEQUEÑO QUE SEA PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Escrito por RHONDA BYRNE   


Culpar, criticar, encontrar defectos y quejarse son formas de negatividad. Todas ellas generan muchos conflictos. Cada vez que te quejas y que criticas algo estás transmitiendo negatividad. Quejarte del tiempo, del tráfico, del gobierno, de tu pareja, de los hijos, de los padres, de las colas, de la economía, de la comida, de tu cuerpo, de tu trabajo, de los clientes, de los negocios, de los precios, del ruido o del servicio puede parecer algo insignificante, pero atrae un montón de negatividad.

Elimina de tu vocabulario palabras como terrible, horrible, repugnante y espantoso, porque cuando dices esas palabras van acompañadas de fuertes sentimientos. Cuando las dices, han de regresar a ti, ¡lo que significa que estás poniendo esas etiquetas a tu vida! ¿No te parece que sería mucho mejor utilizar palabras como fantástico, increíble, fabuloso, brillante y maravilloso? Puedes tener todo lo que te guste y desees, pero has de sintonizar con el amor, y eso significa que no valen excusas para no amar.  Las excusas y justificaciones impiden que recibas todo lo que quieres. Impide que tengas una vida increíble. Cuando vas a quejarte a un vendedor y al cabo de unas horas te llama un vecino para quejarse de tu perro que está ladrando, no ves la conexión. Cuando quedas con una amiga para ir a comer y hablas negativamente de otra amiga que tenéis en común, y luego llegas a tu trabajo y te enteras que se han producido graves problemas con tu   mejor cliente, no ves la conexión.  Cuando ayudas a alguien en la calle a recoger algo que se le ha caído y a los diez minutos encuentras un sitio para parquear  justo delante de la puerta de supermercado, no ves la conexión. Cuando ayudas a gusto a tus hijos con sus deberes y al día siguiente recibes la noticia  de que el gobierno te devuelve más de lo que pensabas, no ves la conexión. Cuando le haces un favor a un amigo y esa misma semana tu jefe te regala dos entradas de cortesía para ver un partido, no ves la conexión. En cada circunstancia y momento de tu vida recibes lo que has dado, tanto si eres consciente de ello como si no.

 EL PUNTO DE REFLEXIÓN
Si transmite más del 50% de pensamientos y sentimientos positivos en lugar de negativos, has llegado a un punto de  inflexión. ¡Aunque solo des el 51% de pensamientos y sentimientos positivos, habrás decantado la balanza de tu vida!  He aquí la razón. Cuando das amor, no sólo te vuelves en las circunstancias positivas que deseabas, sino al volver ¡aporta más amor y positividad  a tu vida! La nueva positividad atrae más cosas positiva, aportando más amor y positividad a tu vida, y así sucesivamente. Todo es magnético, y cuando te sucede algo bueno, ello atrae más cosas buenas por su propio magnetismo. Habrás experimentado lo que digo cuando has tenido un “golpe de suerte” o “una buena racha”, cuando te ha sucedido una cosa buena tras otra, cuando simplemente te pasaban cosas buenas. La única razón por la que se produjeron esas circunstancias es porque transmitiste más amor que negatividad, y cuando el amor volvió a ti, incremento el amor en tu vida, lo que a su vez atrajo más cosas buenas. Seguramente también habrás experimentado lo contrario, cuando algo te ha ido mal y te han empezado a pasar cosas malas, una tras  otra.

Esas circunstancias se produjeron porque transmitiste más negatividad que amor, y cuando la negatividad volvió a ti, incremento la negatividad en tu vida, lo que a su vez atrajo más cosas negativas. Quizás catalogaste esos momentos “mala suerte”, pero nada tiene que ver con la suerte. La ley de la atracción actuó con toda precisión en tu vida, y esos momentos buenos o malos, fueron simplemente un reflejo del porcentaje de amor o negatividad que estabas transmitiendo. 

La única razón por la que el  “golpe de suerte” o de  “mala suerte”  cambio es porque en algún momento decantaste la balanza en el otro sentido gracia a tus sentimientos.  Para cambiar tu vida, lo único que has de hacer es decantar la balanza dando el 51% de amor a través de tus buenos pensamientos y sentimientos. Cuando llegues al punto de reflexión de dar más  amor que negatividad, el amor que vuelve a ti se multiplica atrayendo más amor a través de la ley de atracción. ¡De pronto, experimentaras las aceleración y multiplicación de las cosa buenas! En vez de recibir multiplicadas más cosas negativas, ahora recibirás multiplicadas más cosas buenas en todas las áreas de tu vida. Así se supone que ha  de ser la vida.

Cuando te levantas cada mañana, estas en el punto de inflexión del día. Una actitud te decanta hacia  un día maravilloso lleno de cosas buenas, y otro te decanta hacia un día cargado de problemas. ¡Con tus sentimientos eres tu quien determina como será tu día!  Aquello que sientes es lo que das, y con toda seguridad, eso será lo que recibirás a lo largo del día donde quieras que vayas.  Cuando empiezas el día feliz, mientras te sientas feliz, ¡tú día será fantástico! Pero si empiezas tu día con mal pie y no haces nada para cambiarlo, tu día no tendrá nada de maravilloso.  ¡Un día de buenos sentimientos no solo te cambia el día, sino que también cambia tu futuro y tu vida! Siempre que mantengas tus buenos sentimientos y te vayas a dormir feliz, empezarás el día siguiente con la inercia de los  buenos sentimientos. Mientras continúes sintiéndote lo mejor que puedas, los sentimientos positivos seguirán multiplicándose gracias a la ley de atracción, continuaran de este modo un día tras otro, y tu vida ira mejorando.

Hay muchas personas que no viven el presente. Están completamente entregadas al futuro, y, sin embargo, la forma en que vivimos es lo que crea nuestro futuro. Lo que importa es lo que sientes hoy, porque es lo único que determina tu futuro. Cada día es una oportunidad para una nueva vida, porque cada día está en el punto de inflexión de tu vida. Y puedes cambiar tu futuro cuando quieras a través de tus sentimientos. Cuando decantes la balanza hacia los buenos sentimientos, la fuerza del amor cambiara tu vida tan deprisa que apenas podrás creerlo.


 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner