Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 382 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

LA MUJER Y LA VIDA MODERNA PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por Marcus Buckingham   
Extraído del libro Find Your Strongest Life

“U
no nunca se da cuenta lo que se ha hecho, uno sólo puede ver lo que queda por hacer”
Marie Curie, Científico Francés
¿Qué es eso que hace que la vida moderna sea mucho más estresante para la mujer?
Las causas son muchas y muy variadas, pero entre toda esta diversidad hay dos causas muy comunes, y tristemente, ambas son crónicas –significa que nunca podrás huir de ellas, lo único que puedes hacer es aprender a controlarlas. Igualmente triste, nada de esto te sorprenderá saberlo- la mayoría de las mujeres saben que las hace sufrir, aunque no sepan que hacer al respecto. Mirémoslas un poco más de cerca:
Exceso de toma de Decisions.  
Una explicación al sufrimiento de las mujeres, es por supuesto que los dos lados de la paradoja están unidos. La razón por la cual la mujer ahora vive más estresada y ansiosa es porque hoy tiene más oportunidades, más elecciones y por tanto más espacios en los cuales moverse. Aquí está el problema. Elegir se supone que es bueno, cierto? Claro es realmente difícil alternar entre las demandas del trabajo, la familia y la sociedad, pero, Quien querría regresar el reloj cuarenta años atrás cuando la mujer no podía tener educación, o trabajo, o un ascenso?.
La mayoría de las mujeres desean tener la libertad de elegir si trabajan o no, y de hecho la mayoría elige trabajar. Si regresamos a 1974, el 60% de las mujeres preferían quedarse en casa. Hoy en día solo el 45% desea hacerlo.
Y esta no es una decisión basada en la situación financiera. Es una elección guiada por el deseo de encontrar oportunidades fuera de la casa para expresarse a si mismas y hacer una contribución productiva a la sociedad. Por supuesto, yo no sé esto con certeza, pero es la más obvia explicación al hecho de que el 72% de las mujeres cuyos esposos ganan entre $60.000 y $120.000 dólares al año, todavía elijan trabajar.
Sin embargo, hay un grupo en particular de mujeres quienes no tienen elección frente a trabajar o no: Madres Solteras. Las estadísticas revelan que si tú eres una madre soltera y no trabajas, tienes seis veces más probabilidad de ser pobre que si trabajaras. La elección entre trabajar y ser pobre no parece ser realmente una elección.
El reto con las decisiones, es que cuando estás frente a una, tienes que elegir, y más importante aún, tienes que elegir correctamente. Te guste o no, la responsabilidad radica en escoger entre todas las posibles decisiones que puedes tomar y se supone que debes hacerlo sin miedo, sin culpa y sin remordimientos.
Para la mujer de ahora es casi imposible las decisiones son tantas y los riesgos tan altos. ¿Debo tener hijos primero o enfocarme ahora en el trabajo? ¿Debo seguir mi vena artística ahora o esperar a tener suficiente dinero ahorrado en el banco? ¿Es mejor tomar un trabajo con pocas responsabilidades y dinero si eso significa más tiempo con mi familia? ¿Contesto el email o termine el rompecabezas con mi hijo? ¿Qué mi mama cuide los niños o contrato una nana? ¿Me quedo en este trabajo que no me gusta o cambio a uno donde no sé cómo me irá? ¿Cuido a mi mama o le pago a alguien para que lo haga por mi?. Las preguntas son infinitas; las respuestas abiertas, contemplar las consecuencias de tomar decisiones equivocadas es aterrador. Esperas que estar en el trabajo mientras a tu hijo lo cuida una niñera sea la mejor opción, de hecho, los estudios la avalan, pero a pesar de eso, tú nunca te perdonarías si descubres que esa no era la mejor decisión.
Algunos podrían decir que la vida moderna le pide al hombre tomar decisiones similares. Entre todos los dilemas que el hombre enfrenta – y ellos tienen una buena cantidad también- no es tema a debatir si trabajan o atienden a la familia. Si el hombre pasa una hora del día llevando a sus hijos al colegio, es aplaudido. Si pasan todo el día con ellos, son un modelo ejemplar. Y si deciden quedarse en casa, hasta les escriben artículos de revista. Los hombres están libres de los interminables cuestionamientos, señalamientos y culpa que parecen acompañar tantas decisiones de las mujeres.
No, el dolor y la presión del exceso de toma de decisiones afecta más a la mujer que al hombre. Y desde que nadie quiere regresar a ese mundo de pocas elecciones, las mujeres tienen que aprender la habilidad de tomar decisiones sin miedo, sin culpa y sin remordimiento. Tienes que aprender como el tomar decisiones te hace más fuerte. 
Simplemente los hombres.
Si, los hombres son una condición crónica también. Ellos no van a desaparecer, así que tienes que aprender cómo vivir con ellos. ¿Qué exactamente hacen los hombres para que tu vida sea más ansiosa y llena de estrés? Y al hablar de hombres no importa si es esposo, jefe, amigo, o colega, cada uno tiene su manera peculiar de generar estrés en ti.
Si hablamos de las labores del hogar, de acuerdo con las estadísticas, no es que el hombre no colabore en la casa; es solo que ellos no lo hacen en la misma proporción que la mujer. En una semana normal, el 52% de las mujeres hacen algún tipo de quehacer en la casa, solo el 20% de los hombres lo hace. Si hablamos de cocinar, el 64% de las mujeres son útiles en la cocina, comparado con el 37% de los hombres. Y en términos del cuidado de los niños, la mujer pasa en promedio 1,2 horas del día jugando, vistiendo, bañando, alimentando y haciendo tareas con los hijos, y los hombres solo la tercera parte de eso, 0,4 horas.
¿Y qué decir de los hombres en el trabajo? Bueno aquí tenemos buenas y malas noticias. Las malas noticias es que este mundo del trabajo nos recuerda que es un mundo construido por hombres para hombres. Este es, además de todo, un mundo lineal. Trabajas, asciendes; trabajas más, asciendes más. Pero este camino lineal no funciona tan bien para las mujeres. Independientemente a que tengas hijos o no –y con más de 82 millones de mujeres en américa, la mayoría lo hace- no hay escapatoria al hecho que el reloj de la fertilidad expira. Es otra decisión que la mujer tiene que tomar, decisión que afecta el camino a seguir y qué posiciones está dispuesta a asumir. Las buenas noticias es que todo esto no detiene a la mujer de regresar al trabajo luego de tener los hijos. Hoy en día cuando la mujer deja a los niños en casa, regresa más rápidamente y con excelente desempeño.
No es cuestión de tiempo. Para sumar una cosa más, en los últimos cuarenta años, muchas más decisiones y muchas más responsabilidades han sido añadidas a tu plato, pero muy pocas de las que ya habían, han desaparecido. Ahora se supone que debes ser bonita, una esposa adorable, una madre fantástica, inteligente, una agresiva mujer de negocios y una administradora híper-competente. Y si eres exitosa en hacer todo esto bien, ¿Qué aspecto tendría ese éxito de mujer? Podría ser un hibrido entre Martha Stewart, Michelle Obama, Meg Whitman, Angelina Jolie y Danica Patrick, todo en un inalcanzable paquete.
El reto de jugar tantos roles no es lograr que te alcancen las horas del día. El reto realmente es que durante esas horas tú elijes hacer demasiadas cosas y es difícil prestar la atención debida a cada una de ellas. Así que la solución tiene todo que ver con cómo elijes distribuir tu atención y en cuantas cosas.
Es una ironía muy obvia, mientras trates de hacer más cosas en menos tiempo, te estarás volviendo más lenta e ineficiente.

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner