Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 451 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

TRES PASOS PARA ALCANZAR LO QUE DESEAS SER, HACER O TENER PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Escrito por ESTHER Y JERRY HICKS   

El proceso creativo es muy sencillo desde un punto de vista conceptual. Consiste en tres pasos:
Primer paso (te corresponde a ti): pides.
Segundo paso (no te corresponde a ti): obtienes respuestas.
Tercer paso (te corresponde a ti): debes recibir o aceptar (dejar que fluya hacia ti) la respuesta se te ha dado.

Primer paso: pides
Puesto que habitas en un medio maravilloso y diverso, el primer paso se produce de forma fácil y automática, pues así es como se generan  tus preferencias naturales. Todo—desde sus deseos sutiles e incluso inconscientes hasta tus deseos claros, precisos y vividos—es consecuencias de las diversas experiencias que forman tu día a día.

Los deseos (o el hecho de pedir) son el resultado natural de hallarte en este medio repleto de una fantástica diversidad de contrastes. Por consiguiente, el primer paso se produce de forma natural.

Segundo paso: El Universo responde
El segundo paso es muy sencillo, pues te corresponde a ti. El segundo paso le corresponde a lo no físico, es obra de la fuerza denominada Dios. Todas las cosas que pides grandes y pequeñas, son atendidas y ofrecidas de inmediato, sin excepción. Cada punto de conciencia tiene el derecho y la facultad de pedir, y todos los puntos de conciencia son respetados y atendidos de inmediato. Cuando pides se te concede. Siempre.A veces expresas lo que pides con palabras, pero por regla general emana de ti a través de vibraciones, un flujo constante de preferencias personales, cada una de las cuales da paso a la siguiente, y todas ellas son respetadas y atendidas.

Cada pregunta es respondida. Cada petición es concedida. Cada oración es respondida. Cada deseo es concedido. Pero el motivo de que muchos nieguen esa realidad, y que arguyan ejemplos de deseos insatisfechos corresponde a su experiencia vital, se debe a que todavía no han comprendido y completado el tercer paso, cuya importancia es decisiva, porque si uno no completa este paso la existencia del primero y del segundo paso puede pasar inadvertida.

Tercer paso: Permites que fluya Hacia Ti
El tercer paso consiste en la aplicación del arte de permitir. Es el  motivo de que exista tu guía emocional. Es el paso en virtud del cual reajusta la frecuencia vibratoria de tu ser para que coincida con la frecuencia vibratoria de tu deseo. Al igual que debes ajustar el dial de tu radio en frecuencia de la emisora que desea escuchar, la frecuencia vibratoria de tu ser debe coincidir con la frecuencia de tu deseo. Es el arte de permitir que fluya tu bienestar natural, es decir, permitir que lo que pides fluye hacia ti. Si no estás en un estado receptivo, te parecerá que tus peticiones no han sido atendidas, aunque lo hayan sido; te parecerá que tus ruegos no han obtenido respuesta, y tus deseos no se cumplirán, no porque no hayan sido escuchados sino porque tus vibraciones no coinciden con ellos, de nodo que no permiten que fluyan hacia ti.

Cada tema constituye dos temas:
Lo deseado y lo no deseado. Cada cuestión  la forman dos cuestiones: lo que deseas y la ausencia de  lo que deseas. Con frecuencia—aunque creas que piensas en algo que deseas—en realidad estás pensando justamente en  lo opuesto a lo que deseas: dicho de otro modo: “deseo estar bien, no deseo estar enfermo”; “deseo de gozar de seguridad económica, no deseo padecer penurias”; “deseo tener una relación perfecta; no deseo estar solo”. Lo que piensas y lo que recibes siempre coinciden desde el punto de vista vibratorio, de modo que es muy útil realizar una correlación consciente entre lo que piensas y lo que se manifiesta en tu experiencia vital, pero resulta aún más útil discernir a donde te diriges antes de llegar de allí.

Cuando comprendas tus emociones y el importante mensaje que te trasmiten, no tendrás que esperar a que algo se manifieste en tu experiencia para comprender que clase de vibraciones han emitido, sino que lo que sientas te indicara exactamente hacia donde te diriges. Céntrate en lo que deseas, no en lo que deseas evitar

El proceso creativo se verifica al margen de que seas consciente de él. Debido a la variedad y contraste de tus experiencias nacen continuamente en  ti nuevas preferencias, que aunque no te percates de ello, las transmites como si fueran peticiones. Y en el  mismo  momento en que transmites una preferencia, la fuente de energía transmite tu petición vibratoria  y en virtud de la ley de atracción te ofrece de inmediato respuestas, con la que debes alinearte en sentido vibratorio.

La razón por la que no siempre eres consciente de que tus deseos han obtenido respuestas es que a menudo se produce desfase entre el momento en que formulas tu petición (primer paso)Y el momento que permites que la respuesta fluya hacia ti (tercer paso). Aunque emane de ti un claro deseo como consecuencia del contraste que experimentas, con frecuencia en lugar de centrarte únicamente en el deseo en sí mismo, te centras en la situación contradictoria que genera ese deseo, de forma que tus vibraciones coinciden más con el motivo por el que has formulado tu deseo que con el propio deseo. Por ejemplo, tu coche esta viejo y  requiere frecuentes reparaciones… cuando empiezas a notar que falla, desea un coche nuevo. Y como ansias experimentar la sensación de seguridad que proporciona un coche nuevo, emana de ti un cohete vibratorio de deseo que la fuente ha recibido y atendido de inmediato.

Pero como no eras consciente de la ley de atracción y el proceso de creación basado en tres pasos, esta nueva sensación de euforia es poco duradera. De modo que en lugar de centrar inmediatamente tu atención en tu nuevo deseo y seguir dándole vueltas a la perspectiva de un flamante y maravillosos coche (alcanzando así una armonía vibratoria con tu nueva idea), piensas en el vehículo que ahora posees, señalando las razones por las que deseas un coche nuevo. “este viejo trasto ya no me sirve”, piensas, sin darte cuenta de que al pensar en tu viejo coche estas centrando tus vibraciones en él en lugar de centrarlas en el coche nuevo que deseas. “necesito un coche nuevo”, explicas señalando las abolladuras, los arañazos y los fallos del viejo.

Con cada frase de necesidad y justificación de un coche nuevo refuerzas sin querer la vibración de tu molesta situación presente y al hacerlo, sigues manteniéndote en una discordia vibratoria con tu nuevo deseo en lugar de mostrarte receptivo a lo que pides. Mientras prestes más atención a lo que deseas con respecto a esta situación, no obtendrás lo que pides. En resumen, si piensas predominantemente en tu maravilloso coche nuevo, este comenzara a fluir lenta y  sistemáticamente hacia ti, pero si piensas ante todo en  el viejo trasto que tienes ahora, tu flamante y maravilloso coche no llegara.

Quizás te parezca complicado distinguir entre el hecho de pensar en tu coche nuevo y seguir dándole vueltas al viejo, pero cuando seas consciente de tu guía emocional conseguirás hacer esa distinción.
 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner