Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 447 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

AUTOCONSCIENCIA EMOCIONAL PDF Imprimir E-mail
Escrito por MARÍA ELENA LÓPEZ Y MARIA FERNANDA GONZALEZ   

Tomado del libro Inteligencia en Pareja

La autoconciencia emocional es la habilidad para detectar y entender nuestras propias emociones y sus efectos, es decir, saber denominar exacta y claramente el estado emocional experimentado. Es entender la conexión que existe entre las emociones y los pensamientos, entre los sentimientos y los actos, lo que a su vez hace que el comportamiento sea consistente y evidente.

A veces, nos vemos influenciados por una emoción que no está clara y actuamos de manera inconsistente y sin relación con lo que posiblemente estamos sintiendo. Y esta falta de coordinación genera aún más confusión. Sólo las personas que saben cómo y por qué se sienten de una determinada manera están capacitadas para manejar sus emociones.

Cuando somos conscientes de nuestras emociones nos comportamos con seguridad y agrado, y esto se refleja en que tomamos decisiones acertadas. Somos capaces de reconocer lo que pertenece a nuestro propio mundo emocional, sentimos que la vida fluye más fácilmente y todo parece funcionar a la perfección. Tenemos una mayor claridad acerca de los efectos de las reacciones emocionales y cuando la manifestación no es la más productiva podemos cambiar el rumbo.

Volverse sensible a las señales emocionales ayuda a ser flexible cuando se requiere cambiar de rumbo. Es como convertirse en un gran estratega y, si algo no funciona, cambiar a una posición más efectiva. Tener claridad acerca de las reacciones más comunes refuerza otros rasgos de la personalidad, como la independencia y la seguridad en sí mismo.

Durante el proceso de socialización, interiorizamos ciertos comportamientos y actitudes de nuestros padres y muchas veces asumimos algunos que no son adecuados. Sin embargo, tener claridad respecto a nuestros propios límites nos ayuda a dejar de actuar inconscientemente, como tal vez lo hacían nuestros padres. Cuando actúe descontroladamente, piense si esa reacción le recuerda alguna vivencia de su infancia o la manera como actuaron personas de su pasado. También es productivo examinar si esas reacciones son comprensibles en el adulto que usted es en este momento.

Es muy triste comprobar que, en la actualidad, muchas personas se dejan llevar por el ritmo acelerado y el estrés, lo que les impide realizar la labor de tomar conciencia. Lograr reconocer un sentimiento mientras ocurre, o prevenir su desarrollo, es una de las grandes claves de la inteligencia emocional, mientras que la incapacidad de reconocerlo nos deja bajo su dominio descontrolado. Cuando las parejas se acostumbran a no tener conciencia de las emociones y de sus reacciones, acumulan sentimientos basados en situaciones que no tienen sentido y que son terreno propicio para el conflicto. Así mismo, cuando las personas pasan por alto ciertas emociones, pueden insensibilizarse cuando suceden, lo que las lleva no sólo a no reconocer sus propias emociones, sino a incapacitarse para detectarlas en su pareja.

Es importante tener presentes las imágenes o las ideas que su pareja tiene de la manera como usted se comporta. En la medida en que cada uno tenga claridad sobre lo que el otro piensa, se pueden corregir las malas interpretaciones y las creencias sobre el comportamiento. Por ejemplo, si pienso que mi pareja cree que yo soy un desorganizado, no sólo voy a actuar como tal, inconscientemente, sino que es probable que continúe reforzando esta creencia. De este modo, mi pareja supondrá que no se puede hacer nada al respecto y actuará de acuerdo con esta idea. Pero actuar sobre supuestos puede generar conflicto. Muchos de los problemas se crean por reacciones incontroladas frente a las situaciones de crisis y a las diferencias que hay entre los dos integrantes de la pareja. Y la falta de control emocional puede reforzar aún más estas diferencias, hasta hacer imposible encontrar otras alternativas para actuar.

Para desarrollar la autoconciencia emocional, tenga en cuenta lo siguiente:

•    Realice un ejercicio de autoexamen emocional: escoja un momento para evaluar las emociones que caracterizaron las experiencias de la jornada. Describa cómo se sintió durante el día o ante una situación determinada.

•    Delimite y describa sus emociones de la manera más clara posible. Reflexione acerca de las diferencias que hay entre estas descripciones y deseche las que no representen con exactitud su situación.

•    Describa también las señales físicas que se presentaron antes de y durante las emociones experimentadas. Determine cuáles pueden ser alarmas que lo previenen para no dejarse manejar por la emoción.

•    Puntualice cuál es la relación que hay entre la emoción y su reacción. ¿Qué tan desproporcionada o acertada fue su reacción? Si se le salió de las manos, reflexione sobre los posibles motivos.

•    Examine qué pensamientos reforzaron la permanencia de tal emoción o estimularon el descontrol. Analice en qué otras situaciones o con qué personas suele reaccionar de esa manera.

•    Determine si los comportamientos fueron fruto de la emoción descontrolada o si fueron el resultado de una decisión consciente.

•    Evalúe la coordinación y consistencia que hay entre las emociones y las acciones realizadas. Si hay inconsistencia, reflexione más allá del episodio para entender la motivación más profunda.

•    Estudie qué pensamientos o herramientas le pueden ayudar a tomar correctivos cuando la situación es conflictiva.
 

 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner