Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 456 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

PARA NO SUFRIR PDF Imprimir E-mail
Escrito por WALTER RISO   

Disfruta del enamoramiento sin dejar que afecte tú individualidad y tu salud  mental
*¿Qué hacer para mermar la angustia del enamoramiento? ¿Es posible prepara y fortalecer la mente para semejante asalto al corazón? Podemos incrementar nuestra inmunidad a sufrir.

No implica perder la sensibilidad por el placer y el gusto al enamoramiento, sino darle un toque racional, un freno inteligente para vivir a eros más tranquilamente y no salir lastimados (al menos no tanto como vemos que ocurre en la mayoría de la gente). Reflexionar antes, durante y después del enamoramiento: racionalizar el deseo, al menos cuando deba hacerse.

* Si eros se disparó de manera inesperada, la cuestión es más difícil de controlar. Tratar de convencer a un borracho o a un adicto al éxtasis en plena euforia sobre los efectos negativos del consumo es perder el tiempo. De todas maneras, si has creado un esquema de defensa ante el enamoramiento, este actuara de manera automática y atenuara el impacto. Te permitirá procesar el sentimiento de manera más saludable. Obviamente tampoco se trata de instalar un estilo “anterior”, baluarte de los esquizoides, los mojigatos o los cobardes. El análisis sereno apacigua el espíritu, pero no le quita fuerza.

* Si quieres dejar entrar a eros a tu vida y disfrutarlo sin tanta angustia, debes crear algunos antídotos y una vez creado no olvidarlos. Uno puede entregarse  “casi” totalmente durante el enamoramiento, pero el “casi” implica dejar una pequeña área del cerebro libre de afecto, dispuesta y vigilante, como las madres cuando duermen y despiertan ante el mas mínimo movimiento de su bebe pero no ante un trueno. Atención despierta, cuidado cortical, la teoría de Pavlov al servicio de la defensa afectiva.

* Es posible hacerlo si utilizas el principio de la racionalidad responsable. No eres una maquina afectiva que devora amor, aunque quisieras. El pensamiento racional   hará que no te comportes como una persona adicta y desesperada por sentir. Para sentir bien hay que pensar bien. El afecto no aparece en un vacío informacional sino que en el intervienen tus creencias, tu sistema de valores, tu filosofía de vida y tus actitudes. Nunca eres puro amor. Racionalidad responsable implica utilizar la razón de manera moderada e inteligente, sin reprimir, pero también sin soltar totalmente el corazón. Tus puntos de alerta harán que puedas disfrutar sanamente la relación. El enamoramiento solo afecta negativamente a las mentes predispuestas a sufrir.

*¿Quién dijo que no debe haber límites para eros? Si tu compañero de enamoramiento te pide que te prostituyas porque necesita dinero, ¿lo harías? ¿No sería un coto para que el amor pasional se confronte con la realidad? El amor no lo justifica todo, sino seria Dios.

Hay una serie de creencias racionales o esquemas adaptivos que puedes ir construyendo, para luego internalizarlas y establecer así un cinturón de seguridad cognitivo ante la embestida del enamoramiento. Insisto, no hay que dejar de disfrutar el placer de ser amante y amador, sino saber cuándo es peligroso y cuando, no: sabiduría afectiva, capacidad de discriminación. Cada vez que sientas, percibas o intuyas  que tal o cual persona puede llegar a generar en ti enamoramiento, o cuando definitivamente ya estas bajo el influjo de eros, activas las siguientes cinco premisas. Lo ideal es que reflexiones sobre estos temas y  asumas una posición, ojala en frio, para que con el tiempo elabores tu propio estilo afectivo. Practícalas y automatízalas, conviértelas en pensamiento.

NO IDEALICES A LA PERSONA AMADA
No distorsiones la información magnificando lo bueno y minimizando lo malo. No digo que te vuelvas una persona desconfiada, sino que intentes establecer  un balance más o  menos objetivo. La clave es: sé realista. Aunque te sientas fascinada por el sujeto, no te rindas a sus pies. Aunque ella parezca una diosa, no pongas cara de esclavo, controla la baba. El tiempo hace que una vaya viendo como es realmente el otro, pero un tiempo sin sesgos ni autoengaños. Si adoptas esta actitud realista desde el principio o desde el momento que descubres que estás enamorado o enamorada, eros no podrá distorsionar la información.

No hallar defectos al comienzo de una relación pasional es apenas obvio, ya que las hormonas bajan el cociente intelectual y la capacidad de observación. Pero si mantienes la calma mental, es decir, si procuras estar atento pese a la ilusión, no crearas un ídolo ni un monstro de perfección. Adema realmente quieres un compañero o una compañera “diez”? porque si eso es lo que buscas, deberías revisar tu necesidad de aprobación. Recuerda: al inicio de un romance todo es color de rosa, todos escondemos los defectos y exageramos las virtudes.  No es para que te desilusiones, sino para que abraces un amor verdadero, de carne y hueso. ¡Que encarte una “supe pareja”!

Cuando idealizas a alguien es porque la persona no te alcanza tal cual como es. Además, la idealización produce un efecto de rebote: cuando se pasa el efecto, vuelves a la imperfecta realidad del ser amado y a su consabida desilusión. Eros es un embellecedor de tiempo limitado y por eso es mejor “enfriar” un poco el procesamiento. Conclusión: alerta naranja, atención despierta y percepción realista. Y, después, haz lo que quieras.

ESTAR ENAMORADO NO IMPLICA ABANDONAR TU ROL SOCIAL Y TUS OTRAS AREAS DE DESEMPEÑO.
No debes desaparecer para el mundo  sus placeres, si eros llega. Y no hablo de ser infiel, porque cuando se está en pleno enamoramiento nadie te provoca y por lo tanto no hay riesgo. Me refiero a que debes tener cuidado de no caer en el aislamiento social o el abandono en sus otras áreas de desempeño. Si piensas: “¡Él lo llena todo!” “¡Ella justifica mi vida!”, estas cayendo al abismo.

¿Quién dijo que debes dejar a tus amigos o amigas anteriores o descuidar tu trabajo por un nuevo romance? ¿De dónde sacas que estar enamorado es perder tu esencia básica? Eros nos lleva a pensar abundantemente que si no estamos de tiempo completo con la persona amada, la felicidad es incompleta.

Desde el mismo comienzo de la nueva relación debes dejar sentado para ti y para la otra persona que tu vida no se verá alterada en lo fundamental, en lo que eres, en tus gustos, en tus pasatiempos, en tu ideología. El acople debe ser mutuo, pero respetuoso, y eso significa “reestructurar la vida” pero no hacer borrón y cuenta nueva. Tu pareja no es el segundo Mesías, por lo tanto no tienes que desbaratar lo que has construido por años. He conocido a más de un enamorado que bajo el influjo erótico intentan cambiar la responsabilidad, como si eros se tratara de una revelación trascendente.

No exageremos. Una cosa es deshacerse en besos y caricias y otra volver añicos el “YO”. Así pues, si eros empieza a hacerte cosquillas, deja las cosas en claro desde el inicio: mis cosas, tus cosas y nuestras cosas. Si crees que descuidar  las otras facetas de tu vida es un “acto de amor” no te engañes estamos hablando de puro enamoramiento y no de philia, que es más racional. Si tienes vocación de dador o dadora (ágape), lo cual no es malo, espera un tiempo a que eros repose.

El principio del placer se disfraza a menudo de convicción. Eros te otorga el don del placer, pero te quita inteligencia y racionalidad, por lo tanto tus “decisiones románticas” son sospechosas por definición. Dile a tu nueva pareja: “Bienvenido a mi vida, esto es lo que tengo, esto es lo que soy, esto es lo que voy a defender y esto es lo que estoy dispuesta o dispuesta a negociar”. Conclusión: ama sin dejar absorber totalmente por el otro, no perder tu manera de ser en brazos de nadie, no abandonar  a los viejos amigos, las aficiones o cualquiera otra cosa que sea significativa, para tener a eros contento y amarrado. Que te quieran o te deseen como conjunto, o que no te quieran ni te deseen.

EROS DECAE, NO NECESARIAMENTE SE ACABA, PERO DECLINA  CON EL TIEMPO: ASI QUE NO TE ILUSIONES DEMASIADO.
Una vez más la realidad. La magia no dura más allá de lo que la naturaleza designa. Eros puede transformarse en otra cosa o incluso puede mantener durante un tiempo su encanto original, pero el enamoramiento tiende  bajar de intensidad. Por lo tanto, no deberías sorprenderte de que uno de los dos (si tienes suerte, tú primero) entre en desgano. No obstante, puedes dejar los cimientos para que cuando eros baje su furor, prospere algo nuevo y gratificante, si te interesa.

Obviamente, no digo que tengas que vivir tu experiencia romántica con la pesadumbre de que se va a terminar en cualquier momento, de lo que se trata es de estar con los pies en la tierra. Una frase saludable: “Voy a disfrutar mientras dure, sin perder demasiado el norte”.La química se agota, no depende esencialmente de ti que esto ocurra, de todas maneras puedes establecer las bases para que eros se transforme en philia “para siempre” es una mala frase al igual que “todo” , “nunca” o  “nada”. Estos calificativos caracterizan el pensamiento absoluto y dicotómico que se maneja entre extremos sin ver los matices.

NO DEJES QUE LA  PERSONA QUE AMAS OCUPE TU MENTE,  COMO SI FUERA UN VIRUS
Pensar en él o ella todo el tiempo te quita energía, te idiotiza. Pelea con la obsesión. Amar no es desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo. Puedes utilizar la palabra ¡stop! Doscientas veces, llamar a alguien, salir a la calle, gritar como un loco o leer algo divertido cuando te invada el pensamiento perturbador, pero lo más importante es tomar conciencia de cuanto espacio mental te quita el romance. Es ideal para esto tener un amigo o una amiga que haga el papel de aguafiestas, que te traiga a la realidad sin contemplaciones ni anestesia, que te señale el error o que tanto te estas apartando de la normalidad.

El trato que hizo una de mis pacientes con su mejor amiga fue: “voy a contarte cada vez que no soy capaz de  quitármelo de la cabeza o cuando me sienta que estoy exagerando. Tú, entonces, me pellizcas, me muerdes, me tiras el vaso de agua fría o me das una patada, pero no me dejes asumir el papel de estúpida mientras esto dure”. La posición es clara, los puntos de alerta están activados. “Mientras esto dure” significa mucho, es la aceptación de que el conjunto de las sensaciones que se están sintiendo no duraran para toda la eternidad.

La estrategia que utilizo  mi paciente se la conoce como la técnica de ULISES, y consiste en poner el control afuera, si no soy capaz de controlarme a mí mismo. Recordemos que Ulises le pidió a su compañera que lo atara al mástil y que no soltara hasta salir del mar de las sirenas, sin importa lo que dijera o hiciera, para evitar así ceder al hechizo de su canto.

Conclusión: distracción, poner el control afuera, detener el pensamiento, así sea placentero. La droga también lo es. Que te “guste” pensar todo el tiempo en ella o él no es razón verdadera: el principio del placer no justifica la locura.

SI TU RELACIÓN REQUIERE QUE HAGAS SACRIFICIOS HEROICOS Y ESFUERZOS DENODADOS PARA MANTENERLA ACTIVA, NO FUNCIONA

El enamoramiento no es philia, ni convivencia matrimonial. No vale la pena correr riesgos inútiles para conservar una relación erótica que no se conserva a sí misma. No dejes que el heroísmo amoroso se te suba a la cabeza. Cuando te encuentres bordeando el principio de la insensatez ya puede ser tarde. El pensamiento que debes fortalecer es: “No hare nada que me dañe a  mí o a las personas que amo de manera irracional o no justificada”. Escribe en una o varias tarjetas y riégalas por todas parte. Úsalas como un recordatorio.

Si tienes que desgastarte tanto para que tu pareja de turno siga contigo o para que eros no languidezca, estas en el lugar equivocado o ya entraste al terreno de la adicción. El placer erótico tiene su propio motor y si hay algo que no hay que hacer en el enamoramiento es esforzarte para generar placer, porque ya está implícito.

Conclusión: el enamoramiento es un estado emocional que puede llevarte a cometer cualquiera insensatez, como por ejemplo casarte sin pensarlo demasiado, entregar tus bienes o tu vida. Una paciente bajo el furor de eros, decidió dejarse contagiar de sida por su nueva pareja (llevaban menos de un mes) como una prueba de amor. Aun se lamenta del error.







 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner