Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 414 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

TIENES DERECHO A SENTIRTE ATRACTIVA O ATRACTIVO INDEPENDIENTEMENTE DE LO QUE DIGAN LOS EXPERTOS EN BELLEZA PDF Imprimir E-mail
Escrito por WALTER RISO   

• ¿sientes que tu pareja no te desea como antes? A veces, aunque nos parezca desproporcionado, sentirse no deseado puede ser tan doloroso como sentirse no amado. No gustarle a la persona que amamos es una catástrofe para la autoestima. Cuando el enamoramiento está en pleno furor, la atracción es un hecho incontrolable, no importa que sea feo o fea, eros hará que te veas como el ser más hermoso. El problema aparece cuando al cabo del tiempo eros deja de cumplir su función de embellecedora.

•Si tu auto imagen es buena, soportara la caída de eros. No pondrás la belleza afuera, sino en tu interior. No dejaras que “los expertos en belleza”, que entre otra cosa no existen, definan tu valía estética. Si eres mujer, una vez más, el impacto del cuerpo es mayor. Te propongo reflexionar sobre los siguientes puntos para que los integres a tu base de datos y generes un esquema de inmunidad frente a tu imagen corporal y a la posibilidad de seducir a tu pareja como mejor te plazca.

1. ARREGLATE PARA TI, SIN OLVIDAR A TU PAREJA
Puedes entrar en la desidia sexual, si tu pareja no te ve atractiva o atractivo. Si la crítica es que no tienes ojos verdes o no cumples con la estatura adecuada, pues no hay mucho que hacer fuera de indignarte y revisar que tanto se justifica seguir con una relación donde no te desean. Recuerda que siempre habrá alguna persona que te vea hermosa o hermoso. A esta hora, en algún lugar del mundo hay alguien que estaría feliz de tenerte.

No obstante,  la mayoría de las veces se pueden congeniar los gustos, al menos en lo fundamental. No digo que se fácil, sino que vale la pena intentarlo. Si te gusta andar todo el día de jeans y a tu pareja le gusta más de traje y corbata, puedes hacer una variación, crear momentos especiales para darle gusto o alternar.

No tiene sentido que defiendas los jeans como un principio moral o no negociable. Si a tu marido le gusta que uses faldas cortas de vez en cuando, ¿Por qué no? Podrías argumentar que la falda no  te queda bien o que te agradan más los pantalones, pero, aun así, ¿no vale la pena revisar ese criterio y flexibilizar un poco tu estilo personal?

Arréglate para ti, pero no olvides que  la forma que lo hagas influirá significativamente en el eros de tu compañero o compañera. Nadie duda que la pareja nos atrae más cuando se acomoda a nuestro fetiche, cuando exalta nuestros sentidos, cualquiera que sean ellos. No subestimes tu apariencia. No te pierdas el disfrute de adornarte y gustarte. No te escapes del espejo, es verdad que es indiscreto, pero ayuda. Y si pese a tu buena intención tu pareja te rechaza, no te critiques ni te autocastigues, habrá alguien con mejor gusto. La belleza es una actitud, si te sientes bello o bella, lo eres.

2 . EXALTA TUS ENCANTOS Y UTILIZA LA SEDUCCIÓN
Mostrar tus encantos naturales no es un acto de mal gusto ni de exhibicionismo barato, se llama sensualidad, coquetería, no es frivolidad sino seducción, eros responde a las insinuaciones, no obra en frio ni guiado por la objetividad. Eros tiene puntos sensibles que escapan a toda lógica y esos son los que debes activar. Pero si tu creencia es que el amor “puro” no necesita de galanteo y persuasión, estas fuera de foco.

Una de las ideas más ridículas que se ha generalizado en nuestra cultura es que el amor erótico no quiere de otro ingrediente que el sentimiento mismo, es decir: si te amo, entones necesariamente te deseo. Nada más erróneo. Precisamente, el descuido personal (no me refiero a la belleza sino a la sensualidad) hace que con los años muchas personas dejen de desear a sus parejas, aunque las quieran. Afecto sin deseo: hermanos del alma. ¿De dónde sacas que no debes seducir a tu mujer o a tu hombre? ¿Has visto la cara de felicidad de tu marido cuando te le insinúas de la manera que a él gusta? ¿Recuerdas la expresión de tu esposa cuando decidiste ser romántico? Ero manda, pero hay que ayudarle.

Si está sufriendo porque no te sientes deseada o deseado, piensa hasta dónde eres responsable de ello. ¿Cómo estimulas a la persona que dices querer? ¿Realmente lo haces o simplemente crees que existe una forma de inercia erótica que se alimenta a si  misma? ¿Por qué crees que las parejas hacen  el amor con más frecuencia cuando llegan de una fiesta? Es sencillo: se ven mejor, huelen mejor, están mejor vestidos,  hay un toque sexy en esto del arreglo personal. A veces nos sorprendemos cuando en coctel cualquiera vemos  a nuestra pareja deslizarse elegantemente entre la gente, y pensamos: “No está nada mal, si la viera hoy por primera vez me pareciera atractiva y trataría de tener algo con ella”. Pero después de un día de trabajo, la cuestión cambia. No es que no haya amor, de hecho philia y ágape pueden estar presentes, pero eros necesita a veces maquillaje, menos barba, frescura, descanso.

De ti depende mantener a eros en plena actividad. No obstante, si eres una persona tímida, inhibida o un tanto normalista, la cosa se complica. Si te sientes ridícula haciendo la danza de los siete velos, lo entiendo, pero si esa sensación también está presente cuando cruzas las piernas o camina frente a un grupo de  hombres que te mira, la cuestión puede requerir ayuda profesional. Una paciente me decía que ella se sentía como  una prostituta cuando intentaba seducir a su marido, porque en  el amor verdadero eso estaba de más.

El hombre la dejo por una mujer fea y menos culta, pero con un atractivo especial para él: era sexualmente picara y atrevida. No olvides que a veces entramos al amor por eros. Sentirte lindo o linda no es suficiente para producir en la pareja un revolcón erótico. Hay que tener personalidad seductora, y yo pienso que todos disponemos de ella. Si te lanzas al ruedo, descubrirás que eres mucho más sexy de lo que crees. En tu interior hay un animal sexual dispuesto a saltar y a soltarse de la rienda de los perjuicios. Puede ocurrir que tu pareja se asuste, es verdad, pero eso no significa que te acomodes al discreto encanto de un sexo programado y sin imaginación.

Cada pareja debe hacer su propia revolución sexual y revisar sus protocolos de seducción erótica de tanto en tanto. Tienes derecho a una vida sexual plena y saludable. Si no la has logrado, no te quedes añorando lo que podría haber sido y no fue. Metete el orgullo en el bolsillo e intenta conquistar a tu pareja sin que ello implique humillarte, busca sus puntos débiles, explora sus zonas erógenas, llega a su punto G, arrástrala a la manía. No hay malos amantes, sino malos estimuladores.

LA BELLEZA FISICA NO ES IMPRESCINDIBLE PARA EL PLACER SEXUAL
 La belleza física puede ser un disparador de eros, pero tal como dice el refrán, en la cama todo el mundo se parece. No añores a la supermodelo o al actor de telenovela. Es posible que en su vida privada no sean muy distintos a ti. Por pura estadística, la mitad son malos amantes. A casi todo el mundo le ha pasado una vez que la fantasía de hace añicos cuando la llevamos a cabo. Si no hay más que belleza, a la tercera o cuarta relación sexual se pierde el encanto.

El acople sexual es mucho más complejo que el gusto estético. Se trata de compatibilidad anatómica, más que contemplativa.  El olor, el sudor, el tipo de piel, la manera de apretar y soltar, el saber de los besos, alguna curvas que se convierten en fetiche sin darnos cuenta, el ritmo y la cadencia al caminar, lo que se dice y como se dice, el preludio y el epilogo, el aliento, la ropa interior y exterior, la fortaleza y la ternura, en fin, todo esto junto a la vez. ¿La belleza?: si, también influye en eros, pero no tanto como crees.  La manera en que llevas tu cuerpo es quizás más importante que el cuerpo mismo.

¿Nunca te ha pasado que alguien que te atrae fuertemente no coincide con tu ideal de hombre o mujer? Y es que la química no solo está en los rasgos, ni en la cara bonita, hay algo más primitivo, mucho más vital que nos indica “por qué” es. No niego que una persona atractiva físicamente genere revuelo a su alrededor, sin  embargo, pienso que los adonis y la venus están lejos de uno, muy lejos del promedio. Si tienes complejo con tu aspecto físico, mira a tú alrededor y veras que la mayoría de los seres humanos están emparejados con gente común y corriente. No te rodees de personas que lo único que hacen es pensar en su aspecto físico. Eres mucho más que piel y huesos. Eres el conjunto vivo y armonizado de infinidad de atributos que pueden enloquecer de placer a cualquiera si te dispones a ello.
 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner