Si no puede ver la información haga click aquí
Para asegurar la entrega de estos emails en su buzón de entrada, agregue el email info@vivaorganicstore.com a su libreta de direcciones.

 
 
Dicen los Ángeles: Dios sabe lo que necesitas antes de que se lo pidas, y no tienes que pedirle esas cosas en una oración formal. Tu tiempo de oración, ten la certeza, es para tu propio beneficio y no para el de Dios. Cuando descansas en gratitud y respeto ante Su maravilloso e inmenso poder, descansas en ese mismo poder en tu mente y en tu conciencia. Coloca tu mente con sinceridad en el centro de Su corazón, y siente el pulso de la energía flotando con la tuya, sanando tus ideas al ritmo eterno y universal de su origen.
Cuando estás en sintonía con la energía del Creador, tus ritmos al compás con toda la naturaleza y la humanidad, se ponen en su lugar. Tu tiempo llega perfectamente en nuestras alas de ángeles, para entregarte el momento que te ofrece las oportunidades más grandes para tu crecimiento espiritual. Emprende estas obras sin temor, querido, y esquiva el fango si debes, para ser colocado en el lugar en donde Dios desea que estés. Ora por sabiduría en tu propio ser para que te guíe a salvo, a lugares aun más remotos en donde puedas desempeñarte a Su servicio.

Pues tú eres un instrumento escogido para el trabajo de sanación de dios aquí en la Tierra. Fuiste diseñado para ser un creador valiente como El. Para realizar su trabajo, debes primero conocer Su semejanza contigo. La oración te ofrece oportunidades de ver tu propia magnificencia en el espejo, y decir: “Soy El quien es yo!” “El y yo somos Uno!” 


Terapia Angélica, Doreen Virtue

 EL HOMBRE QUE EXIGIA UNA MUJER DIEZ
Tomado de La Fidelidad es mucho más que Amor
Walter Riso

“Quien se sienta en el fondo de un pozo a contemplar el cielo, lo encontrará pequeño”
Han Yu

A sus 39 años, Santiago era lo que podría llamarse un solterón. No llegó a mi consulta por iniciativa propia sino porque una de sus novias le pidió, o mejor, le suplicó, que pidiera ayuda profesional. Era un hombre alto, bien parecido, algo cortante, desconfiado, inteligente, educado y económicamente próspero. Mostraba esa extraña combinación que fascina a las mujeres con instinto suicida.

Había estudiado ingeniería, pero estaba dedicado a las finanzas y desde hacía quince años dirigía la sucursal principal de una importante empresa. Su filosofía de vida giraba alrededor de la excelencia. Ordenado, autoexigente y quisquilloso, nunca se pasaba de la raya ni la pisaba. No llegaba tarde, pagaba por anticipado, no contraía deudas, no decía malas palabras y jamás perdía la compostura. Una extraña mezcla de alemán de la posguerra, inglés clásico y cirujano plástico.

Sin embargo, esta aparente pulcritud comportamental estaba lejos de configurar un estilo santurrón. Santiago no tenía un pelo de tonto, de nerd o de cándido. Le encantaban las mujeres, las emociones fuertes, las juergas y practicaba activamente el sexo. Aunque no tenía muchos amigos, las amigas le sobraban. Las había ido acumulando a lo largo de la vida y cumplían la función de soporte social en aquellos momentos de ocio cuando la soledad se volvía irritante.
Continua...

 
 
 


 

  7 MANERAS DE TENER LA SALUD DEL ALMA, EL CUERPO Y LA MENTE
Monica Avendaño
QUÉ PASÓ CON EL DETALLISTA? ¿MURIÓ O, LO MATAMOS?
Isabella Santodomingo
  EL MIEDO
Osho
VISTA Y PERCEPCION
Will Arntz
  DESAYUNAR
Barry Sears
TROFOLOGÍA: LA CIENCIA DE COMBINAR LOS ALIMENTOS
Daniel Reid
 
 

QUÉ DICE TU CARA?
Wataru Ohashi

QUÍMICA DEL PENSAMIENTO
Ramtha
 
 
 

Conversaciones con Dios (Espiritual)
Neale Donald Walsh

El Secreto (La Ley de la Atracción)
Rhonda Byrne

   
   
No recibir más correos [SUBSCRIPTIONS] Enviar este correo a un amigo
Me enviaron éste correo y quiero registrarme
 
Este e-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido.