e Newsletter
.
1
VERGÜENZA DE SI MISMO
(Extraído del Libro “Cuestión de Dignidad”)
Walter Riso
 
Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado vergüenza. ¿Quién no ha cometido alguna vez errores o equivocaciones en público, generando hilaridad y miradas burlonas? ¿Quién no ha sentido esa mezcla de pesar y alivio (“pena ajena”) por no estar (¡gracias a Dios!) en los zapatos de quien ha hecho el ridículo o ha cometido la mayor de las torpezas?

La famosa expresión, “Trágame tierra”, posee el encanto de la sabiduría popular. Es un hecho fácil de comprobar que la vergüenza produce, al igual que la ansiedad, un fuerte impulso a retirarse de la situación.
 
Pero mientras que en la ansiedad la huida tiene un carácter anticipatorio y preventivo, en el acto vergonzante la retirada se presenta ante un hecho real que ya ha ocurrido: ya “metimos la pata”, ya no se puede sacar y lo único que queda es escapar o, mejor, desaparecer mágicamente a lo Harry Potter.
 
La sensación que produce vergüenza es poco menos que insoportable. La vida debería darnos al menos una segunda oportunidad y tener una función de deshacer, como la herramienta del programa Word, para regresar al pasado inmediato y subsanar la equivocación o la torpeza. CONTINUA.....
 
 

VINO: ELIXIR DE VIDA
Gabriel Delgado

 


Oh, tú, invisible espíritu del vino, para algunos, lacra y epidemia social, sigues siendo para otros una oculta dimensión mágica y esotérica que se relaciona con la alquimia, el amor, la religión, la sabiduría y la medicina.

 

“Donde no hay vino no hay amor, afirmó alguna vez el poeta dramático griego Euripides. Y cuando alguien le dijo al poeta y astrónomo persa Omar Khayyam que no bebiera más vino, respondió: “Cuando bebo comprendo lo que dicen la rosa, la amapola y el jazmín, y aún comprendo lo que decir no saben los libros ni mi amada”. “Un sorbo de vino vale más que el reino de Kavus; es preferible al trono de Kobad, al imperio de Thus. Cuando muera, ungidme con el jugo de la parra; en lugar de plegarias, cantad sobre mi tumba las alabanzas de la copa y el vino.”

 

Quien así se refiere al jugo fermentado de la uva no es precisamente un borrachín empedernido, sino alguien que, además de poeta y astrónomo, fue un reconocido místico, matemático y alquimista. CONTINUA...... 

Más Artículos:

TRES TIPOS DE MENTE…DESCUBRE EL TUYO

MACA: LA SOLUCION ANCESTRAL PARA EL MUNDO MODERNO

MI CUERPO Y MI SER

 

1
Your Subscription:
[SUBSCRIPTIONS]